Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Poemas

miércoles 28 de septiembre de 2016
¡Compártelo en tus redes!

Caracas acuática

I.

En esta mañana acuática
bajo el túnel vegetal de una calle sinuosa
los rayos de sol despiertan
la córnea del tiempo.
Desde el cristal salpicado
transito luminiscencias.
Un bosque techo me abriga.

Gloria al bravo pueblo con las manos
cruzadas
en rezo invertido
sobre la zona lumbar.
Cada día el mismo ritual:
hojas de trópico otoñal manchando el cielo
no sé de dónde vienen pero cruzan siempre
las guacamayas
en este lugar.
Falda plisada de poliéster
raspando los muslos.
Yo recito
mientras espero
sin saber cómo se lanza un yugo
o se bajan las cadenas.

Espero.

 

II.

Subo al bloque de cemento
áspero
y se mece inestable
de puntillas llego a la fuente. Se moja mi barbilla.
La escuela es atravesada
por tozudos retoños gramíneos
tréboles salvajes y dientes de león.
La casa
la caja de arena, el cerro,
el tobogán de los grandes y también
el de nosotros los niños pequeños
el piso de cemento y la rayuela
todo se está agrietando
Tikal selvático.

Mientras los demás corren
en el patio,
toco el dorso invertebrado
y vuelvo esferas los gusanos armadillo.
Los preservo en el cuenco de una mano
los hago rodar por el corredor.
Los rozo y vuelven, otra vez
a enrollarse. Para mí son canicas.

 

III.

Esta mañana acuática de música vudú
doy un salto al descansillo de la escalera.
Atravieso el aire hasta los brazos del abuelo
desde sus cajas Habanas
de madera
con el broche dorado tan pequeño,
insiste el olor
adherido a la familia
un aroma dulzón en la casa, en la alfombra vino
en los libros que leo sin plan.
Abro una página,
cualquiera sirve
del Tesoro de la Juventud.
En todas me quedo.

Sobre un dromedario
entro a la cocina
a las islas de peso falso flotando en caramelo y vainilla
siento en el aire el limón rallado,
hay frascos ámbar traslúcidos
cabellos de ángel y clavos de olor en el alto mesón.
Niña pequeña en secreto envejezco
heredo el paladar
me vuelvo la abuela que me enseña
intuyo formas de hacer, a veces sin mirar.

 

IV.

Aún no comprendo para qué sirve
el libro tibetano de la muerte
después que la muerte ya ocurrió.
Semáforo luz roja.

 

V.

Burbuja que se eleva
no se puede detener
se aleja la niña.
Esa ciudad
esa casa
esa isla de nube
no se alcanzan.
No te enojes,
yo intento no enojarme.
Tengo o construyo fiera un nuevo centro
me empeño.
Las motas de luz en mi rostro
mis brazos en el túnel vegetal
el brillo y la sombra de mi cuerpo dálmata
las gotas que deforman y luego lavan
este domingo
en un presente cualquiera.

 

Discontinua en Manhattan

I

En la quinta se divide esta ciudad.
East side, West side.
Aquel parque en el que nos acostamos sobre la grama
para ver pasar el tiempo,
no sé dónde es.
Era de noche
hacía frío y allí estábamos,
mirando el cielo.
No había estrellas y no importó.
No eras quien pensaba y no importó.

 

II

Esto es hoy.
Árboles enclenques. Blancos. Demasiado frío para detenerse,
paso sin verlos y sin embargo los vi.
Asfalto brillante, brisa como agujas. Sólo hay color gris,
¿y a quién le importa? Esta ciudad acude,
celebra
salva
arropa.
Hago memoria.
Aquella noche sin estrellas se explica sola.
¿Hasta cuándo creerás en la alegría del sur?

 

III

Son las dos son las tres en Manhattan
y no imagino lo que quiero. Me revuelvo entre estas sábanas.
El estornudo, la mosca en el vaso.
Son las dos son las tres.
Granada.

 

IV

La granada es una fruta y la granada es una bomba.
Afuera, ¿hay nieve?
No logro ver, empeñada en mi territorio
quebrado.
El pasado me pesa y no sé si lo inventé.

 

V

No hay mudanza. Coraza coraza, no puedes entrar.
Coraza coraza, no puedo salir,
herida de palabras
que me atraviesan flecha.

 

VI

Cuarenta y dos west. Dean and Deluca.
Double skim capuccino.
No me dejas pero estás de espaldas. A kiss?
Prince Street, vamos juntos sin tocarnos.
Soy culpable
te regalo mi culpa para estar en paz.
Es increíble, todavía creo en explicar,
verbo inútil,
comienza en yo explico y se queda allí.

Y con todo,
nada.

Entonces pausa.

 

VII

Un paso más. Un respiro.
Momento que pasa.
La nieve suave
sutil
lenta
me acaricia.

La palabra ya no explota,
vuela
se esfuma,
justo acá
donde nadie voltea a mirar.

Entonces pausa.

Salto.
Pausa.

Me da una risa. La libertad me pertenece.

 

Uptown

I know it looks like I’m moving, but I’m standing still
Bob Dylan

Es una huida en upbeat

aire frío en los pulmones
ojos entreabiertos
verde y gris

líneas negras sobre fondo nada
la nieve que no llega

viento
contra el viento

aquel árbol me pertenece
el lago se transita así
contra el reloj.

Correr en este parque
es sujetar la liga tensa del tiempo.

La cinta se detiene.

La versión serigráfica
se contiene.

 

Memoria cuzqueña

Escalera radical
piedra irregular que al fin encaja
………….como un guante.
Llevo peso al viaje largo,
camino lenta
………….mente
………….siete siglos en zigzag.

El pasado se acerca
dos colinas
y luego es sólo bajar.

Llego al monumento
………….muslos ardiendo.
Paso el día mirando el sol,
la perfección incomprensible
de unos bloques elegidos por una gente muy distinta a mí.

Universo perfecto
en la mitad de nada.

Bajo al Cuzco
voy por una pizza,
una cerveza Cristal
un caramelo de coca
………….la memoria se organiza
………….gracias a detalles así.

Esta noche tropezaré con un hombre
me acostaré con él.
El ácido láctico terminará
derramado
en una cama de flores desteñidas.

Así es el recuerdo:
en veinte años
mi encuentro con las magníficas rocas peruanas
tendrá siempre a cuestas
un polizón.

 

Ice-land

Residir en la llama, en su bóveda azul fría
Mercedes Roffé

Isla de nombre Geiser
zorro ártico, recuerdo día sin sol
el tiempo no te roza.
Ciclo de hielo hirviente
poema cóncavo, repetición eterna.

He buscado hotel, sé dónde hospedarme en Reikiavik
conozco el precio del pasaje
miré fotos: una piscina a la intemperie, musgo verde brillante,
pradera donde gritar que nadie escucha lo que acabo de decir.
Jungla precipicio.

Hay piscinas en Reikiavik
agua más nieve es anillo serpiente,
nudo concilio de hierba y raíz.
Hay mermelada de cerezas en la ciudad.

Compro el pasaje
pongo el anuncio:
viajera empecinada busca hoja en blanco
en Islandia lunar.

Keila Vall de la Ville
Últimas entradas de Keila Vall de la Ville (ver todo)