XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Sonetos de Eugenia Elizabeth Román

miércoles 12 de octubre de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Cuerpo ausente

Ya no queda el calor del cuerpo ausente,
las lágrimas surcaron el instante;
trizado está el espejo y anhelante
del rostro que hasta ayer era presente.

Las sombras se han vaciado de dolor
de un triste corazón deshabitado,
nostalgias de un encuentro del pasado
de aromas de un perfume sin olor.

Están las ilusiones prisioneras
en noches de nublada oscuridad.
Palabras pronunciadas pasajeras

en días tan soleados de verdad.
Constante es tu recuerdo en donde eras
silencio en soledad sin soledad.

 

El placer de leer

Escribir es pintar el universo
de misterio, terror o fantasía.
Es cantar una dulce melodía
con palabras plasmadas en un verso.

Fina pluma dejó lenguaje terso
con historias de miedo o simpatía
que el lector con pasión las revivía
sumergido en sutil mundo diverso.

Vivirán desde siempre los gigantes,
las princesas, los duendes y las hadas,
detectives y enigmas fascinantes

y batallas ganadas con espadas.
Quedarán en la mente las brillantes
aventuras jamás imaginadas.

 

Tunuyán

Tunuyán es lugar de crecimiento,
colorido paisaje que cautiva
con su trucha y su pesca deportiva
a turistas que guardan sentimiento.

Cuando acuna el calor del fuerte viento
es el zonda que todo el mundo esquiva.
La tonada es la música atractiva
que guitarras emiten con su aliento.

El Manzano es histórico y siempre amigo
del quirquincho y de la liebre castilla,
de montañas y viñas, fiel testigo.

Cordillera y perfume de jarilla,
minerales del agua tienen abrigo
con el sol donde tierra fértil brilla.

 

Incertidumbre

Es tiempo de funesta incertidumbre
tu risa es siempre y siempre tan lejana
y suena triste y cruel esta campana
de amar que es mi constante pesadumbre.

Son tantos los momentos que soñamos
son sueños que jamás se concretaron,
silencios pasajeros apartaron
las noches de placer que iluminamos.

Y sutil llega siempre el sin sentido
y roba nuestra mágica esperanza
y suave viene y triste su latido

con fuerza a quebrantar nuestra confianza.
Pero aunque al cielo eleve mi pedido
no es tiempo de alabanza.

 

Esperarte

Mi sublime locura no mataste
en tu adiós que esta mirada no entendía.
Despedida que marca el triste día
donde amor y pasión arrebataste.

Esperanza que guarda aquel instante
de los sueños caídos a pedazos,
tus palabras rompieron los abrazos
de este cuerpo que ahora viaja errante.

En la vida me queda el esperarte,
la razón no supera mis sentidos.
Volverá la ilusión a rescatarte

sin pensar en momentos ya vividos.
El rencor no podrá nunca apartarte
de la noche que nos mantiene unidos.

 

Presagio

Ya no pienso, no escucho, ya no veo
tu risa es la que aturde mis oídos,
tus ojos los que ciegan mis latidos,
en tus labios ardientes ya no creo.

El salir sin heridas es deseo
del infierno que atrapa mis sentidos,
instrumentos cautivan los sonidos
de la música mágica de Orfeo.

La agonía de versos no separa
esta mano lejana que provoca
los sinceros poemas que declara.

Es tu miedo la musa que convoca
sentimiento de amor que sólo aclara
el oculto presagio de tu boca.

Eugenia Elizabeth Román
Últimas entradas de Eugenia Elizabeth Román (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio