Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

Poemas

• Miércoles 24 de enero de 2018

Acepto que soy ególatra
Transeúnte
Homosexual
Distraído
Pendejo
Miope
Algunas veces miento
De sólo pensarlo
Me aburro
Y que tiemblo en las noches
A tu lado
Sólo aridez
Te acepto
Como eres
Me encierro
Y en la penumbra
Sólo pienso
En los gatos maullando
En la cópula de las cigarras que a tientas escarban erráticas
En el torbellino de los astros
Y en el cometa Halley.

 


 

Antes de morir
quisiera
Un columpio de colores
Un viaje a Praga
Todos los días y las noches de infancia
Así de simple
Deseo
Que Penélope no espere a Ulises
Y se tire a cualquiera que pase por su lado
Que sólo tengamos una hora de paz
Que toquemos con ternura las hojas secas
Que escuchemos el canto del gallo
Que miremos los atardeceres
Que lloremos, pero con fuerza y esplendor
Que despertemos en el alba
Y una sola palabra nos nombre
Así de simple
Deseo
Partir enseguida.

 


 

Ya nada me conmueve
Sólo el aleteo de cualquier pájaro
La candidez de la oruga
Caja de resonancia la cigarra
A estas alturas sólo silencio y el salto
Único acto soberano.

 


 

Para vos.

Sólo el amor
Dilapida los rencores más adustos
Las horas del almuerzo
El tranvía
Los deseos de la piel
Todo lo vago
Todo lo cruel.

 


 

Uno se sirve agua
Y la tierra se siente ajena
Ante el huracán que provoca
Sólo piensa
Que el agua coge su rumbo
Por los esteros del viento
Algún resquicio en el aire
Precisa su mirada.

 


 

(A vos, por segunda vez)

Sólo polvo en la comisura de tus labios
Bosques
Atavíos
Vías alternas
Sólo gorriones enmudecidos
Sólo una piedad a cuestas
Todas las palabras
Y ninguna
Sólo cuerpos en vela
Y de nuevo
Bosques
Atavíos
Y las palabras.

 


 

Miyó ha escrito
“No hay razón para envejecer juntos”
Y en las noches
Llena de voces
Me oculto
Entro en el torbellino de tu boca
Paciente u homicida
Cierro mi voz
Y el temor acecha
Cuando el día llega a su fin
No hay razón para envejecer juntos, me dices
Y tiemblo de sólo pensar
Que amanecerá
A ras del viento.

 


 

(a mi padre)

Junio es el mes más triste de la Tierra
A cada paso
Raudo
A cada instante
Ciega mi edad.

Juan Joel Linares Simancas

Juan Joel Linares Simancas

Investigador venezolano (Valera, Trujillo, 1976). Licenciado en educación, mención castellano y literatura, por la Universidad de los Andes (ULA). Magister en literatura latinoamericana y especialista en literatura venezolana. Es docente del Núcleo Valera de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel) y del Instituto Universitario de Tecnología Industrial Rodolfo Loero Arismendi (Iutirla). Ha participado en congresos y simposios como ponente. Colaborador de revistas especializadas como Ágora, Cifra Nueva (ULA) y Revista de Literatura Hispanoamericana (LUZ). Miembro de la línea de Investigación Lengua y Literatura (Illa) de la UNESR y de la División de Patrimonio y Artes Plásticas de la Coordinación Trujillana de Cultura.
Juan Joel Linares Simancas

Textos recientes de Juan Joel Linares Simancas (ver todo)