XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Un díptico de Israel A. Bonilla

lunes 1 de abril de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!

I

El niño, casi sin querer, exhala,
pasmado por la etérea cesura.
Sabe que su imaginación no iguala
al cielo y su escarpada arquitectura.

¿Lo juzga, entonces, cómoda antesala?
¿Lo pronuncia telón y pronto abjura?
Cándido merodea y lo señala
desde esta inevitable sepultura.

Tiempo y espacio importan poca cosa
como tristes parásitos del ego.
Sencillamente están: acogen todo.

Filosofía humilde, jubilosa
al inicio, desatendida luego.
Cielo y niño son uno en cierto modo.

 

II

La luz agonizante de las tardes
atiende con paciencia la inquietud
de lo viviente, ignora sus alardes.
Revela una secreta plenitud.

Ya en otros tiempos se cantó el declive:
flores marchitas, sórdidos cortejos.
Ya en otros tiempos, frente a su aljibe,
el poeta cantó a sus reflejos.

Parece que el instante de la sombra,
ese instante de alegre incertidumbre,
continuará en su inobservado afán.

Nótese que la voz de quien lo nombra
acarrea la necesaria herrumbre
de un reticente e intempestivo adán.

Israel A. Bonilla
Últimas entradas de Israel A. Bonilla (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio