Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

De la familia y otras añoranzas

miércoles 8 de diciembre de 2021

La tía Catalina

Como ramo de azahar tu pecho helado
tu humor de cascabel y clavellina
de un monte de amor abochornado
que arrulla en el azul la golondrina

Como guirnaldas sobre bambalina
hoy siento mi recuerdo decorado
¿Quién dijo que no habría Catalina
a lo largo de un tiempo ya olvidado?

Por llamar a tus ojos de ternura
dejo alcoba de amor sola y vacía.
Sin cariño no existe la hermosura

Catalina, de Nicolás decía
en mi sueño llamando la blancura
que en mis tardes de niño florecía.

 

Mi colegio

Mi añorado colegio en La Alameda
frente de la Academia Realito,
eres en mi memoria todo un mito
de un tiempo del que ya nada me queda.

Fuiste glorioso tramo en la vereda
de la vida de un hombre todo un hito,
y aquello que se viera ayer maldito
hoy se me antoja suave cual la seda.

Mi colegio de San Luis Gonzaga,
mi niñez, ensalzada maravilla,
que el estrago del tiempo no deshaga

el recuerdo engarzado a esa Sevilla,
porque no es bien nacido el que no paga
en su esplendor tributo a su semilla.

 

El tío Alonso

Alonso, Alonso, paciencia infinita
dijo la campanada de la tarde
Alonso, corre, que el cortijo arde
negra niebla del viejo que dormita

Ni el tiempo ni la norma te marchita
y en ti goza la vida dando alarde,
porque el hombre agobiado es un cobarde
caído de un presente que lo invita.

Alonso Bayo digo, y tiembla el cielo,
cruzada tu figura en mi quebranto
de no tener tu copa y tu consuelo

de sentirte morir a cal y canto.
Marchita está mi alma en el anhelo
de renovarme hoy con tu encanto.

 

Juan Lucas

Aquel señor de gris en mi memoria,
era mi padre su mejor amigo,
de mi temprana soledad testigo
del agua de mi vida limpia noria.

Juan Lucas, ¿me dirás desde tu gloria
si el alma de mi padre está contigo?
Con la mirada alzada al cielo digo
que en vosotros mi fe se vanagloria.

Viejo cruceño de arcana vivencia,
sólido tu perfil y tu cimiento,
tus frases tienen ecos de sentencia.

Hoy visto de colores el lamento
tan gris como la tarde de tu ausencia,
tan claro como tú en mi pensamiento.

Francisco Cuaresma Borrero
Últimas entradas de Francisco Cuaresma Borrero (ver todo)