correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Cuatro poemas de Francisco Cuaresma Borrero

viernes 6 de mayo de 2022

Toná

Madre ¿por qué estás desnuda?
eres pilar de este templo
y sufrida de la fragua,
¿por qué tan sola en tu adentro?

Himno de alaridos,
como perro golpeado,
huye despavorido.

La libertad depravada
¿por qué tan buena y sufriendo?
en su raíz, por el golpe,
herido de puñal ciego.

Hueles a metal,
a sangre y a entendimiento,
a melodía infernal.

¿Por qué siguen tus senderos
negros corceles y espadas?
De la raza de sueños
eres la fiel matriarca.

Vieja de los nuestros,
eres madre dolorosa,
sin palios ni incienso.

¡Huye, huye de las bridas
que persiguen tu misterio!
abandona ya tu esencia
¡vete, vete a paso lento!

Madre dolorosa,
riegas con tus ojos dolor y sueños.

 

Seguiriya

De luto está la luna
yunque mi mortaja,
oyendo ya los tambores que suenan
por el monte grana.

¡Qué filito de toro!
curva de naranja
¿Quieres dibujar cercos de mi sombra
en la luz de plata?

Los cinco escopeteros
blancos de guadaña
tres pasito a paso vienen primero
los otros dos tardan

¡Oh mi maíta negra!
de lanza encalada
por los miradores de abismo negro
pierdo mi esperanza.

Ya se va mi caballo
al coso de plata
para cuando vuelva maíta mía
guarda tu plegaria.

¡Oh maíta de mis carnes!
¡Maíta del alma!

 

Soleá

Eres la reina de reyes
sin alcázar ni esperanzas
pero con tus doce golpes
(guitarra, tacón y palma)
te deslizas libremente
entre silencio y palabra.

Dama escurridiza
entre las humanas almas
quien no te conoce
jamás te ama.

Pululas entre los hombres
como melodía fantasma
espíritu del dolor
que bajo el polvo reclaman
huesos sin nombre ni patria.

Merced La Serneta
Alcalá, Triana…

La tarde de cien estacas
enseñó su palma de oro
brillo de crines clavadas
y se aleja perezoso
el párpado de sutil ámbar.
Soleá de mis entrañas.

 

Tangos

Gira en la noche el silencio
sin querer tocar su abrazo
en círculos azul y fuego
con golpes de ritmo básico.
En las venas temblorosas
de la mano del gitano
rezaba la algarabía
la oración de tientos tangos
y en el surco de tus pechos
va su mente suspirando
seca de inquietudes viejas,
cuajada de duro paño.
Estremecen los tambores
estrépito de escenario
entre gritos como pétalos
de rosas blancas y nardos,
entre áridas trompetas
sollozos de palo santo,
en el rito del jaleo,
silencio sacrificado.
De sudor y corazones
el aire está acribillado,
por las bocas, por las manos,
por los pies y los abrazos.
Derrumbada está la noche
por el seísmo del tango.

Francisco Cuaresma Borrero
Últimas entradas de Francisco Cuaresma Borrero (ver todo)