Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Tres poemas de Razones del camaleón, de Ernesto R. del Valle

lunes 11 de diciembre de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Neno

Pedro Luis Rodríguez del Valle
Mi hermano menor
¡Pero, hermano! Ha terminado el juego…
¿Y sigues escondido?

Limpio crepúsculo el de nuestra infancia.

Allí lo ubico, en esos territorios
en que la cruda inocencia
nos fue haciendo adultos,
más hermanos aún,
surcos sosegados en un afán sin límites sombríos.

Establezco desde entonces las raíces del pecho de mi hermano,
en mi sed de siempre.

Pero la muerte mordió mi sangre en la sangre de mi hermano.
Su muerte volteo mis ojos en la vasta soledad de muerte.
Bitácora demencial en este dolor que lleva mi alma
en este su silencio de tierra y fruta redonda.

 

Casa de la infancia

Las puertas de madera, ¿crujirán todavía?
Y las ventanas, ¿aguardarán impacientes
por sus charnelas oxidadas?

¿Quién susurra en el patio esa canción,
junto a las quicalias?

Y el ferroso ruido de la máquina Singer
donde madre cosía nuestra miseria adusta
por un plato de sopa con ternilla.
¿Se escucha aún entre los astros?

Solamente pregunto
—luego de tantísimo tiempo—
por la inocencia del amor cobijado
entre aquellas paredes…

 

Herencia

Madre y padre unieron sus sangres
en la comunión de sus cuerpos,
y de esa santa trinidad
de los sexos llegamos mi hermano y yo
a consolidar las penalidades cotidianas,
el hartazgo por la vida,
la crucial familiaridad de la pobreza,
enriquecida, desenfadada,
hogareña.

Ernesto R. del Valle
Últimas entradas de Ernesto R. del Valle (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio