Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Cinco poemas de Natalia Lara

lunes 5 de febrero de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Assemblé

“Entre los troncos de manaca
la danza del jatabu”.

R e p e t i c i ó n
para recoger la señal
y recordar
el acoplamiento.

Quebrar el envés de la imagen,
deslizar los pies en el suelo
filiación el aire.

—A s s e m b l é—
prófugo y vespertino
para resumir el tiempo.

Raíz de luz
que no se ignora.
Cavidad en el cristal.

Ya anochece.

 

Nueve

A Mariángel Outten. In memoriam

Nueve. Escucho la risa de la muerte ajada.
El valle de amarilias negras
nos recuerda la fatalidad.

Concierto de tristeza.

Es fiel el llanto,
como la flor roja del matapalo.
Oscila alrededor de la rama,
lágrima trepadora
para estrangular la luz.

¡Te alzas en el humedal!

¡Te vas, c a n c i ó n!

Se sabe.
Alcatraces feroces parpadean,
se instalan, mujer,
en tus mamas que nutren.

¡Burbujean yerbajos
hasta secar tu cuerpo!

Sólo lágrimas.
Pálido horizonte,
te alcanza.
Gris es el duelo.

¡Te vas, c a n c i ó n!

 

Reset

Degüello el infortunio,
tinaja quebrada

d e s p i e r t o.

 

Persianas

En movimiento la áspera montaña
—lubricante para mis ojos.

Sacro
………….Verde
Tibio

Lejos de la calumnia su imagen,
fábula dormida en el cuello del día,
mito sobre la noche,
ahora que termina y ampara,
junto al muro
doce meses para exhalar.
Noche espesa y su sombra
por la cual rehúye
el pájaro que la adorna.
Husmeo a distancia
la transformación de las hojas caídas,
la roca incandescente,
la piel fecunda del río…

c a r o n í

en alarido animal:
la sangre prolongada te custodia.
Aves de presa,
peces que vibran,
gemidos solitarios.
Capricornios se abrazan
y el guijarro muestra su corazón.
Aguas pasadas
percibe el olfato.
El amor sopla la dulzura
de un mar remoto.
Se enlazan las líneas
de una persiana atenta
a los ápices de luz.
Después,
oscureces.

 

Para despedirme

Para despedirme
bastó el collar rojo
del desengaño,
observar las líneas
encendidas de las pomas,
oír el grito en la premura.

Salir de un viaje último
con grandeza de lluvia
—sin cauce preciso—
salvo la sonora dulzura
de un aire frío
que me agita y me respira
con moderación.

Natalia Lara
Últimas entradas de Natalia Lara (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio