Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Viajes de fuego cruzado:
narrativas del poder y sus agendas en América Latina

lunes 18 de octubre de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Viajes de fuego cruzado: narrativas del poder y sus agendas en América Latina, por Salvador Montoya
Es necesario develar los fuegos cruzados de América Latina sabiendo que esta lucha es trifásica: espiritual, cultural y epistémica. Imagen: Stefan Keller • Pixabay
A Roshi, mi fuego cruzado
Amanecí de bala.
Víctor Valera Mora
El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos.
Simone de Beauvoir

1

El pensador José Ortega y Gasset afirmaba que desde que el primer español arribó a tierra americana, el Nuevo Mundo (después llamado América Latina) vive en una guerra civil perpetua, está bajo fuego cruzado. Ortega y Gasset establece una verdad meridiana: América Latina vive bajo un asedio que planifica su destrucción. Entonces, el genio francés Víctor Hugo tenía razón cuando escribía que “se puede resistir una invasión de ejércitos, pero no una idea cuyo momento ha llegado”. Y siguen sobrevolando sobre nuestra geografía ideas tóxicas, dañinas y pandémicas. Sí, el fuego cruzado: el populismo radical, el narcotráfico, la tecnocracia neoliberal, los diversos terrorismos se han infiltrado en nuestros países. Es la novela negra que, como dice mi amigo el escritor venezolano Edgar Borges, “son desvíos masivos hacia las sombras”.

 

2

Por consiguiente, para romper estas oscuridades es necesario develar los fuegos cruzados de América Latina sabiendo que esta lucha es trifásica: espiritual, cultural y epistémica. Estas corrientes se nutren de por lo menos cuatro agendas de poder. En primer lugar, la agenda de la izquierda del Foro de Sao Paulo a partir de los años 90 con la caída del Muro de Berlín y la Rusia Soviética. De allí emergen la reestructuración de proyectos hegemónicos que dieron como resultado muchos de los populismos que han recorrido los últimos veinte años de la región. Sin embargo, la agenda de la derecha neoliberal también trajo sus vicios y sus reduccionismos reiterativos basados por el famoso Consenso de Washington y su aplicación sui generis a cada una de las naciones del continente. Ahora bien, estos programas de poder han tenido sus euforias y sus declives, provocando el auge de la agenda de los Estados fallidos. En otras palabras, convertir a nuestros países en sencillos títeres de los poderes de la Realpolitik mundial. Y por último, la cuarta agenda y no por ello de menor impacto es la agenda del Nuevo Orden Mundial. Es esa que sintetizó muy bien el Foro de Davos recientemente: “No tendrás nada pero serás feliz”, luego de la propuesta del Gran Reset, de la nueva normalidad y del mundo pospandemia Covid-19.

 

Todo viaje es un fuego cruzado hacia la epifanía.

3

Este fuego cruzado y sus viajes por las zonas de poder en nuestro continente se ha visto reflejado en la literatura de más alto calibre. Nombremos al azar cuatro grandes analistas. En el caso de Alejo Carpentier, en sus novelas plantea el viaje a la semilla de nuestra cultura, viaja por el Caribe, se pierde en nuestra naturaleza abisal, en sus pasos osados del siglo de la luces. Parece decirnos: todo viaje es un fuego cruzado hacia la identidad. En el caso de Álvaro Mutis y su enigmático personaje Maqroll, el Gaviero, su errancia en la búsqueda interna de ser y de romper nuestros provincianismos. Maqroll va más allá de la globalización: es un polímata de las maravillas y de los mundos. Maqroll dice: “Niega toda orilla”. La permanente búsqueda de aventura. Parece decirnos: todo viaje es un fuego cruzado hacia el enigma. En el caso de Roberto Bolaño y sus detectives salvajes, buscan la verdad detrás de las ciudades y su arte y su poesía. Es una ruta hacia lo disruptivo, cercena los espejismos. Parece decirnos: todo viaje es un fuego cruzado hacia la epifanía. En el caso de Ricardo Piglia, desde su perspectiva detectivesca ahonda en personajes cargados de utopía y de violencia. Viven en un lenguaje de respiración artificial, de plata quemada. Son el blanco nocturno. Parece decirnos: todo viaje es un fuego cruzado hacia la coartada.

 

4

Por tanto, quien quiera liberar su alma de opresiones seguirá lo que dice el famoso cineasta venezolano Luis Alberto Lamata, en su film El enemigo, cuando alguien declara: “Si te comportas como el enemigo, eres el enemigo”. Allí está el mayor fuego cruzado. El mayor triunfo de la vileza es volverte un individuo negativo, frustrado y cínico. El mal te va a provocar para que te comportes como un villano, como un maligno, para que tu mente sea degradada por agendas infernales. No obstante, en todas las épocas siempre hay un Dante que cruzará infiernos. Somos Dante cruzando infiernos para vencer los fuegos cruzados de América Latina. Todos somos Dante. Y es nuestra única redención posible.

Salvador Montoya