Una producción
de Editorial Letralia
Cagua, Venezuela
Jorge Gómez Jiménez
Editor

Conviértanos en su página de inicio

Alojamiento:
AbracaAdabra.Network

¡Obtenga su propio buscador GRATUITO!

Letralia, Tierra de Letras
Año VIII • Nº 102
20 de octubre de 2003
Cagua, Venezuela

Depósito Legal:
pp199602AR26
ISSN: 1856-7983

La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras
Poemas
María Pugliese

Comparte este contenido con tus amigos
Coincidentes

los desvíos consumen
                                           Quiero estar ahí
la presencia devora entre lamentos
                                           ¿Por qué vine?
la evocación diluye
con su boca vacía
lo que fue en el abrazo          Somos una vez más ajenos
un bálsamo de sal                 a los otros
                                           de nosotros mismos
desperezos sin tregua
                                           en retiro
la misma enfermedad
dolencia resignada
                    ¿Vendrá mañana?
                                           y una doble tristeza


La voluntad no repara
en detalles
Todo se abre
Nada es individual

Torsos desnudos brillan
se esparcen
se vuelven a juntar
en brillos de hierros
que se esparcen

A pesar del espanto
percibo entre esos giros
un rasgo de belleza

Es de día
y caerá la noche
    con su absurda obsesión
    de gigante en reposo
    con su infusión
    desde la nuca

Nada es individual
Todo se abre

                         Una espalda quiebra
                         otra vez
                         en dos


Riesgos

Las estrellas desprenden
gotas de agua
                    que cantan como pájaros.
Los pájaros crujen
como hojas
                    que caen en la tierra.
Los escombros susurran
un salto acompasado
detrás de la ventana.
Oídos que alertan.
Rastros sin rostros.
                       No importa.
                       Yo sí me acuerdo
                       de los rieles trazados
                       debajo de los puentes.
                       Es suficiente.

Los oídos alertan
                       sonidos que se elevan
                       al timbre de una voz.


Enhebran palmo a palmo toda la piel
que desliga las ropas
                             Si pudieran al menos
                             quitarse los zapatos
                                                          agravan el respiro
                                                          sitian ecos y susurros
                                                          No tenemos lugar

             Me dice que no puede
             Le digo que lo quiero
             Me dice que no puedo
             Le digo que no quiero
             Me dice que no diga lo que digo
             Le digo que no sabe lo que dice
             Me dice que quién sabe
                     que oye pájaros por la noche
             Le digo nunca es tarde
                     afuera ya está el verde entre las hojas
             Me dice siempre se tiene miedo

No hay lugar

Al borde de mi cama
esperan los zapatos
                            Vendrá mañana

Cárcel de Caseros. Buenos Aires, 4 de noviembre de 1999.


Rocíos

Entre nosotros habita
un malentendido
                           el de llevarte
                           colgado de mi cuello
                           el de alzarme
                           al hilo de tus lenguas
para descansar

Este malentendido
trenza hebras de luz
combate
con hálitos pausados
con ondas
                           de rocío y hiel
Sube por los dientes
en deglución
baja por las vísceras
no consiente
e irradia sus asombros
                           un único regazo
                           sin sendas
                           ni vistas hacia atrás.


Cerca de la llama
las sombras se aletargan y crecen

No sé de reclamos

Lejos
la imagen se repliega
en su perfil de rosa
pequeño
              acorazado

Esta necesidad y su reverso

¿Doy para recibir?
No sé de reclamos

Esa tenue presión
sobre la espalda
a la distancia
¿asegura un dolor perecedero?
Una necesidad y su reverso

Lejos
expande entre abrigos
oscuridad y frío
ahoga
        da respiro

 


       

Aumentar letra Aumentar letra      Reducir letra Reducir letra

Predicado.com, la comunidad de la letra

Letralia participa en el Stockholm Challenge 2003/2004



Creada el 20 de mayo de 1996 • Próxima edición: 3 de noviembre de 2003 • Circula el primer y tercer lunes de cada mes