Una producción
de Editorial Letralia
Cagua, Venezuela
Jorge Gómez Jiménez
Editor

Conviértanos en su página de inicio

Alojamiento:
AbracaAdabra.Network

¡Obtenga su propio buscador GRATUITO!

Letralia, Tierra de Letras
Año VIII • Nº 102
20 de octubre de 2003
Cagua, Venezuela

Depósito Legal:
pp199602AR26
ISSN: 1856-7983

La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Literatura en Internet
BookCrossing-Spain
http://www.bookcrossing-spain.com

Comparte este contenido con tus amigos
BookCrossing-Spain.comIntercambiar libros es una práctica común desde que el mundo es mundo. Es una de las más claras expresiones de solidaridad intelectual que se pueden tener con un semejante, aunque luego la devolución de ese mutuo préstamo de papel se postergue indefinidamente pues, ya se sabe, si bien se considera pendejo —ingenuo, para quienes no estén familiarizados con el término— a quien presta un libro, más pendejo aun es quien lo devuelve.

BookCrossing-Spain.comUna iniciativa que nos redime de llevar sobre nuestros hombros tales calificativos es la de BookCrossing.com, que usted puede visitar en castellano entrando a BookCrossing-Spain. El concepto es sencillo: usted deja un libro en un banco de plaza, en una cabina telefónica, en el andén del metro, donde se le ocurra, y abre bien los ojos pues quizás en el próximo banco, cabina o andén esté otro libro esperando por usted.

BookCrossing brinda toda la información que usted necesita para participar en este peculiar juego que sólo entienden los amantes de la lectura. Para no perderle el rastro al libro, usted deberá registrarlo en los archivos del sitio. Acto seguido se le proporcionará un BCID (BookCrossing Identification), una etiqueta que usted debe imprimir y adosarle al ejemplar. Esa etiqueta servirá para que quien se tope con el ejemplar entre al sitio y reporte el hallazgo. De esta manera existe la posibilidad de conocer la situación en la que se encuentra cada libro registrado en un momento específico.

"Nuestra meta es convertir el mundo entero en una biblioteca", pregona BookCrossing desde su entrada. Para respaldar la labor de los bookcrossers —tarea urgente buscarle un apelativo en castellano a estas personas—, el sitio ofrece críticas, recomendaciones y reseñas de libros que son provistas por los mismos usuarios, además de que de acuerdo al ISBN el mismo sistema muestra la imagen de la portada. De esta manera se combinan las vertientes real y virtual de la iniciativa, pues alguien que halla un libro en la plaza de su barrio puede más tarde leer en Internet la historia de la participación de ese libro en el juego, conocer las opiniones de otros lectores, enterarse de quién fue el dueño original... Y más adelante, cuando decida liberarlo, podrá saber quién lo encontró y qué opinión tuvo.

Los usuarios que quieren liberar un libro pueden simplemente dejarlo etiquetado en un sitio público o, si esto no les hace demasiada gracia, regalárselo directamente a una persona conocida. La etiqueta provee toda la información necesaria para que quien de una u otra manera reciba el libro pueda darle continuidad al proceso, todo bajo la consigna de leer, registrar y liberar, que si bien en castellano no impresiona es la traducción literal de las siglas RRR, read, register and release, una especie de lema publicitario para un producto que no se vende y por el cual sólo se reciben beneficios intelectuales.

BookCrossing informa responsablemente que por ahora es bajo el porcentaje de libros cuyo hallazgo es reportado, pero la cantidad de personas que se enteran de la iniciativa está en franco crecimiento —la idea original surgió hace dos años y, parece mentira, a nadie se le había ocurrido antes. El documento de preguntas frecuentes del sitio habla de un 20 a 25% de libros reportados. Y anima a continuar, esgrimiendo una frase de demoledora contundencia ("El mundo sigue siendo un lugar mejor debido a tu generosidad") y un dato estadístico (en el último año el sitio pasó de 100 a 10.000 usuarios nuevos al mes).

La idea de convertir el intercambio de libros en una práctica de proporciones planetarias es de Ron Hornbaker, uno de los socios de la empresa informática Humankind Systems, Inc., con sedes en las ciudades estadounidenses de Kansas (Missouri) y Sandpoint (Idaho). El sitio nació en 2001 inspirado en ideas paralelas como PhotoTag.org (gente que deja cámaras desechables en sitios públicos) y WheresGeorge.com (consiste en seguirle la pista a dinero estadounidense de acuerdo al número de serie). Es una idea tan sencilla, y de índole tan natural para un amante de la lectura, que a Hornbaker le tomó varias horas darse cuenta de que nadie lo había hecho jamás.

Si usted es sagaz y si el éxito de BookCrossing sigue en ascenso, seguramente ya comprenderá que a donde apunta todo esto es al nacimiento de una nueva tendencia cultural, resultado de combinar la avidez que caracteriza a los lectores empedernidos con la maravillosa sensación de encontrar algo que puede convertirse en parte de nosotros mismos. Pues, como en Fahrenheit 451, al leer un libro estamos en poder de algo único, que siempre nos pertenecerá aunque lo dejemos en el próximo banco, cabina o andén a la espera de un nuevo lector.


       

Aumentar letra Aumentar letra      Reducir letra Reducir letra

Predicado.com, la comunidad de la letra

Letralia participa en el Stockholm Challenge 2003/2004



Creada el 20 de mayo de 1996 • Próxima edición: 3 de noviembre de 2003 • Circula el primer y tercer lunes de cada mes