Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
El valor del idioma. Microsoft y la RAE acaban de firmar un acuerdo importante para quienes hablamos la lengua de Cervantes.

Noticias
Los Van Van en Miami. Anticastristas rodearon la Arena de Miami en protesta por la presencia de la orquesta cubana.
Juan Gelman exige respuesta. Tras la pista de su nieto, el poeta publica una carta abierta en Página 12 increpando al presidente de Uruguay.
Grass y Hungría, estrellas en Francfort. El evento literario más importante del mundo trae malas noticias para las pequeñas editoriales.
Espido Freire gana el premio Planeta. La joven de 25 años ganó 50 millones de pesetas por su novela Melocotones helados.
Acuerdo entre Microsoft y la RAE. La academia brindará asesoría a la empresa de Bill Gates en materia lingüística.
Consulta nacional. El Conac lanzará una consulta para analizar las necesidades culturales de Venezuela.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Proyecto Cervantes 2001. Una iniciativa que facilita el trabajo a los estudiosos de la obra de Cervantes.

Artículos y reportajes
Rumiñahui inauguró la nacionalidad ecuatoriana. El ensayista Michael Vicuña Botto narra momentos épicos de la historia primigenia de su país.
América Latina: las telenovelas que nos unen. El periodista cubano Arnoldo Varona expone diversas facetas del fenómeno cultural latinoamericano.

Sala de ensayo
Paul Valery aprende a bailar. Desde España, Cristina Pérez Andrés analiza una conferencia de Valery donde se establecen relaciones entre la poesía y la danza.

Letras de la
Tierra de Letras

Crónica posmoderna de una historia ciudadana
Guzmán Bañales
Reina de un palacio ajeno
Isabel Rivas
Un recuerdo
Jorge Rubén Cuelle
Fábulas: El geranio, juez
Luisa Futoransky
El show de Gallinita
María José Irigoyen
Poemas
Ofelia María Trillo
El papiro amarillo
Juan Planas
Espejismo
Luis Martínez
El cómplice
Enrique Coll Barrios
Dos poemas
Francisco Arias Solís
Pastando
Rubén Rojas Moguel

El regreso del caracol Del pétalo diverso, de Rogelio Pizzi.


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 80
18 de octubre
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Artículos y reportajes

Comparte este contenido con tus amigos
Rumiñahui inauguró la nacionalidad ecuatoriana

Michael Vicuña Botto

En la América conquistada por los españoles, existió un gran imperio que se expandió bajo el fragor de la conquista de Tupac-Yupanqui, aquel inca que emprendió la tarea de someter al Reino de Quito por el año 1455. Aquel gran jefe inca tuvo como hijo a Huayna-Cápac —Inca XIII del Tahuantinsuyo— y Shyri XVII de Quito, el que naciera en Tomebamba y muriera en diciembre de 1526 en Quito; ambos pueblos evidentemente correspondían a tierras ecuatorianas.

Huayna-Cápac asciende al trono del Tahuantinsuyo, en plena juventud, y anduvo por las costas peruanas y ecuatorianas siempre tratando de unir más pueblos a su imperio.

Él entra en el Reino de Quito, bajo nuevas tácticas diplomáticas a través de ciertos hombres de su confianza. Los cronistas destacan que el camino a Quito lo pobló antes que nada de afectos hasta convertirlo en victorioso camino.

Mientras tanto, Caccha desde su trono de rey, ya enfermo dirigió la organización de sus ejércitos pero fue en vano. Huayna-Cápac deseaba la paz, aunque no pudo evitar que una lanza enemiga atravesara el tórax del Shyri Caccha, el que sufría de una parálisis y se derumbó al suelo, en tanto que llevaban a la reina Paccha hasta el lugar donde su padre agonizaba y allí fue proclamada reina. Los gritos eran una mezcla de queja y de plegaria, de venganza y de dolor.

Huayna-Cápac con prudencia y sagacidad, ordenó que sus hombres rindieran los honores al Shyri caído y a los miles de hombres que poblaron los campos de guerra.


Presidió los funerales de Cacha

Mientras, en el Cuzco, temblaban las Vírgenes del Sol y en el pecho de Rava Ocllo, madre de Huáscar, nacían espinas.

Los Nazacotas y los Píntacs absorbían sus lágrimas desconcertados. El cacique Píntac andaba perdidamente enamorado de Paccha. Y se produjo la rebelión, y es el propio Píntac el que entrará en la tienda de Huayna-Cápac lanzando agravios al inca.

Huayna-Cápac tuvo un delirio de venganza, persiguió a los imbabureños y los sometió a orillas del lago que hoy conocemos como Yaguarcocha, donde arrojó veinte mil cadáveres, hasta convertirlo en lago de sangre.

En el año 1488 nacerá Atahualpa, el hijo amado de Huayna-Cápac. Rumiñahui era un puma que nació en Píllaro por el año 1482, también hijo de Huayna-Cápac y de Nary Ati, princesa de Píllaro.

A Rumiñahui le otorgaron el nombre porque en su infancia fue preparado con la dureza de las rocas. En lengua quichua quiere decir "Cara de piedra". Pillaguaso, nombre que quiere decir "como el rayo", era su abuelo. Rumiñahui fue introvertido, severo, fuerte, ágil y autoritario. Un temperamento así tendría una expresión de dureza como la de la piedra precisamente y por su aspecto físico le pusieron el sobrenombre de "Rumiñahui" o "Cara de Piedra".

Rumiñahui es el nombre propio del varón ecuatoriano que encarnó el honor, la tenacidad para la defensa del derecho, del honor y de la patria.

Rumiñahui y Atahualpa, hermanos, vivieron juntos en el palacio al lado de su padre. Eran valientes, inteligentes, hábiles, dueños de una gran seguridad.

Rumiñahui, de talla más alta que la de su medio hermano Atahualpa, es atlético, despojado de supersticiones, diríamos que es un varón con gran sentido lógico, es de una gran intelectualidad. Desde su infancia y juventud creó y maduró internamente un sentimiento y un resentimiento; pues, era hijo bastardo y Atahualpa era el legítimo. Aunque Rumiñahui era mayor que su hermano no tenía, por esta razón, derecho a la sucesión real.

Era primogénito cronológicamente, pero segundo ante el derecho de su hermano. Rumiñahui nació para ser primero y tuvo que ser segundo. Pero no fue rival de Atahualpa.

Más de 30 años los hermanos vivieron junto a su padre Huayna-Cápac. Cuando muere el inca Shyri Huayna-Cápac, Atahualpa y Rumiñahui continuaron unidos íntimamente por la sangre, por el deber y por un gran afecto. Sólo cuando Atahualpa fue apresado por los españoles, Rumiñahui se separa para siempre de su hermano para cumplir con sus sagradas obligaciones.

En 1526 Atahualpa comienza su gobierno. Cuando el cuerpo embalsamado de Huayna-Cápac fue enviado al Cuzco, el nuevo Shyri nombró a Rumiñahui para que lo representara en el Cortejo. Al regresar Rumiñahui, Atahualpa buscó la unidad de todo su imperio. Pero no pasaron 4 años cuando se inician las dificultades, las gentes de Huáscar intentaban ultrajar a la nación quiteña. Atahualpa se remitió al testamento de su padre donde estaban fijados los linderos del reino de los Shyris.


Y la guerra comenzó...

Cuarenta mil soldados quiteños avanzaron y triunfaron en las sucesivas batallas. Los generales Quisquís, Calicuchima y Rumiñahui fueron dueños de la victoria.

Atahualpa al parecer fue herido, lo que motivó que fuera a descansar a Cajamarca. Y proclamaron a Atahualpa como Inca del Imperio.

Rumiñahui fue uno de los capturadores de Huáscar. Rumiñahui avanzó a Cajamarca días antes de la llegada de los españoles, los que se acercaban lentamente, trató de convencer a su hermano de que debía recibir a los extraños con las armas en las manos pues los hombres blancos sólo deseaban la riqueza del oro.

Rumiñahui pidió a su hermano que no fuera a la plaza de Cajamarca a entrevistarse con Francisco Pizarro. Seguramente Rumiñahui pensaba: "Le apresarán, le matarán, esos hombres falsos se llevarán el oro, las mujeres, todo el imperio, todo se perderá". Emprendió la marcha rumbo a Quito entre las sombras de la noche.

La patria le gritaba interiormente, hervía su sangre, pues quería llegar a la grandeza de los holocaustos varoniles; mataron a Atahualpa, un 29 de agosto de 1533, atándole a un madero y ahogándolo.

Todos los Ayllus estaban consternados por lo de Cajamarca, Rumiñahui asumió el mando supremo del gobierno y del ejército, reunió el oro, plata, piedras preciosas y ornamentos valiosos para custodiarlos personalmente.

Sebastián de Benalcázar era el que organizaba la conquista del Reino de Quito. No iba a ser fácil para los españoles conquistar a los quiteños. El Reino de Quito despertaba preparado para proclamar al Shyri XIX en la persona de Rumiñahui. Rumiñahui se enfrentó a Benalcázar, debió contar con doce mil hombres, siete días consecutivos fueron los de la lucha en Tiocajas y logró vencer a Benalcázar. El Shyri XIX había juramentado morir o vencer, morir como hombre o triunfar hasta que la tierra de su raza quede limpia de ultraje.

Rumiñahui libró su último combate, mantenía estrictamente custodiado el tesoro de Atahualpa y en las espaldas de sus hombres y de las llamas los sacó por los senderos que quizás él solamente conocía.

Para que nadie conociera el sitio donde escondió el oro, dio muerte a todos los que lo ayudaron en la tarea, pues también juramentó y prometió que el tesoro se guardaría muy celosamente, y cumplió como hombre. Finalmente quemó Quito, cuando el fuego era dantesco Rumiñahui se marchó llorando.

La fecha de destrucción de la ciudad posiblemente fue en junio de 1534.

Posiblemente Rumiñahui avanzó por el sendero de las faldas occidentales del Atacazo, Corazón e Illiniza. Quizás el camino que tomaron era relativamente importante, pero mucho más relevante es el hecho de que Rumiñahui se convierte en uno de los más temibles guerrilleros en contra de Benalcázar y de los españoles en general.

El propio Rumiñahui con inusitada astucia hizo conocer la noticia a los oídos de los españoles que él había muerto, que se había arrojado con el tesoro al cráter de uno de los volcanes. Los blancos no podían tolerar el engaño y la burla en la que habían caído; entonces se inicia una de las más grandes persecuciones, por donde pasaban exigían que se les indicara donde se encontraba el puma.

Desde Ambato a Quito rondaban los españoles y Rumiñahui no aparecía. Y nuestros hombres se iban terminando poco a poco hasta que setenta hombres a caballo y otros más a pie rodearon el sitio del Peñón de Topalabí.

Rumiñahui tenía una herida en el pie pero aun así ascendió al Topalabí y sus hombres le dieron aviso de que estaban rodeados, que el fin se aproximaba. Y fue cuando aparecían los extraños, Rumiñahui los miró con desprecio, abrió los brazos como para abrazar a su Patria, luego extendió la mano al sol y se lanzó al abismo.

Con sus guerreros agonizaban mientras sus grandes capitanes se dejaban capturar para acompañarlo y Benalcázar los recibió. Desde su captura hasta el día de su muerte seguramente pasaron cinco meses.

El 25 de junio de 1535 cuando Benalcázar no estaba en Quito, los españoles comunicaron que Rumiñahui y sus generales habían muerto castigados.

Sobre la fecha del más grande héroe de la resistencia indígena, existe cierta duda, pues muchos aseveran que Rumiñahui fue asesinado en el mes de mayo de 1535.

Nada se sabe con certeza, porque no existe testimonio o documento sobre el asunto, pero lo que sí es cierto es que los castigaron vandálicamente por el gran delito de haber defendido con cuerpo y alma su suelo, su patria, su raza y su destino.

Una de las grandes dificultades para rehacer la historia de nuestros antepasados es la falta de información de primera mano en lo que respecta a los hechos anteriores a la llegada de los cronistas españoles. Y en el caso de existir alguna crónica, ésta puede haber sido escrita según los intereses de quien tenga la autoría de la misma. Su interpretación también es voluntariado por intereses de la circunstancia política del momento.

Lo que sí es cierto es que Rumiñahui se constituyó en el singular guerrillero que defendió el honor de su raza y de su nación, para ejemplo de las generaciones.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras