Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
El valor del idioma. Microsoft y la RAE acaban de firmar un acuerdo importante para quienes hablamos la lengua de Cervantes.

Noticias
Los Van Van en Miami. Anticastristas rodearon la Arena de Miami en protesta por la presencia de la orquesta cubana.
Juan Gelman exige respuesta. Tras la pista de su nieto, el poeta publica una carta abierta en Página 12 increpando al presidente de Uruguay.
Grass y Hungría, estrellas en Francfort. El evento literario más importante del mundo trae malas noticias para las pequeñas editoriales.
Espido Freire gana el premio Planeta. La joven de 25 años ganó 50 millones de pesetas por su novela Melocotones helados.
Acuerdo entre Microsoft y la RAE. La academia brindará asesoría a la empresa de Bill Gates en materia lingüística.
Consulta nacional. El Conac lanzará una consulta para analizar las necesidades culturales de Venezuela.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Proyecto Cervantes 2001. Una iniciativa que facilita el trabajo a los estudiosos de la obra de Cervantes.

Artículos y reportajes
Rumiñahui inauguró la nacionalidad ecuatoriana. El ensayista Michael Vicuña Botto narra momentos épicos de la historia primigenia de su país.
América Latina: las telenovelas que nos unen. El periodista cubano Arnoldo Varona expone diversas facetas del fenómeno cultural latinoamericano.

Sala de ensayo
Paul Valery aprende a bailar. Desde España, Cristina Pérez Andrés analiza una conferencia de Valery donde se establecen relaciones entre la poesía y la danza.

Letras de la
Tierra de Letras

Crónica posmoderna de una historia ciudadana
Guzmán Bañales
Reina de un palacio ajeno
Isabel Rivas
Un recuerdo
Jorge Rubén Cuelle
Fábulas: El geranio, juez
Luisa Futoransky
El show de Gallinita
María José Irigoyen
Poemas
Ofelia María Trillo
El papiro amarillo
Juan Planas
Espejismo
Luis Martínez
El cómplice
Enrique Coll Barrios
Dos poemas
Francisco Arias Solís
Pastando
Rubén Rojas Moguel

El regreso del caracol Del pétalo diverso, de Rogelio Pizzi.


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 80
18 de octubre
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Un recuerdo

Jorge Rubén Cuelle

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

Mario Benedetti

Marchábamos al costado de la vía entre Arata y Caleufú. Por ese entonces todavía no soñábamos con el asfalto, así que el Ford "A" levantaba polvareda mientras el borde del camino nos iba mostrando aquella lonja de ceniza que el devenir de los años, los vientos y sus constantes erosiones ya habían sepultado en el resto de La Pampa.

Era un tórrido atardecer de verano del cincuenta y pico. Papá le había sacado las lonas con vidrios laterales al automóvil para que circulara un poco de aire, aunque permanentemente secaba la transpiración de su frente y cuello con un pañuelo, mientras mamá, sentada a su lado, se abanicaba con una revista de modas que horas antes había comprado en Santa Rosa. Melina y yo, como buenos niños, ocupábamos el asiento trasero, mientras pedíamos a viva voz tomar una Bilz cuando llegáramos al siguiente pueblo, para calmar la sed agobiante que nos causaba ese sol abrasador que no cejaba en su intento de quemar, pese a que el círculo de fuego caía irremediablemente en su agonía hacia el poniente.

El vehículo bordeando huellones, entre barquinazo y barquinazo marchaba lento pero seguro. Al menos, eso era lo que creíamos, hasta que de pronto... el motor se detuvo totalmente, y papá buscó la derecha estacionándose casi contra el borde en que se extendía el alambrado de las vías.

Nadie circulaba por la ruta, y la oscuridad comenzó a avecinarse al punto en que nos encontrábamos. Nosotros asomados sobre el marco superior de la puerta cantábamos una canción infantil, que fue cortada abruptamente por Melina cuando comenzó a gritar al mismo tiempo que señalaba hacia el costado izquierdo:

—Papá, papá... ¡un hombre!

Entonces lo vimos. Estaba parado sobre la parte opuesta de la calle, mirándonos atentamente. Era alto y delgado, vestía traje marrón y cubría su cabeza con un sombrero de fieltro de alas caídas. En la semioscuridad, su rostro era una vaga sombra indefinida.

No había un vehículo cerca, ni población, ni animal alguno que el individuo hubiera utilizado como medio de locomoción. Papá mientras limpiaba sus manos engrasadas en un trapo viejo comenzó a caminar hacia él, seguramente con intenciones de pedirle ayuda. Y entonces ocurrió aquello...

La imagen que veíamos, sin aparentar movimiento comenzó a deslizarse hacia el alambrado que estaba tras él. Cada metro que avanzaba mi padre, producía igual desplazamiento en ese ser que seguía mirándonos atentamente, sin que su figura denotara movimiento alguno.

Centímetro a centímetro fue arrimando su espalda hasta el alambrado, y cuando parecía que no tenía otra escapatoria que enfrentarse cara a cara con mi padre, su figura, erguida como estaba, pasó a través de los tirantes alambres y comenzó a adentrarse en el espigado maizal que se levantaba a escasos metros del camino hasta esfumarse.

Luego de un instante de cavilación, papá regresó hacia nosotros, subió al auto, le dio arranque y el mismo quedó regulando. Como todos permanecíamos en silencio, se dio vuelta y nos dijo:

—Lo que ustedes creen que vimos, fue sólo nuestra imaginación.

 
 

Viene a mi memoria ese recuerdo porque en ese instante miles de luciérnagas volaban a nuestro alrededor y el cielo tenía más estrellas que nunca, casi como el de este anochecer, en que el auto se me ha parado en medio del camino.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras