Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

“Hola, soy venezolano”

• Viernes 26 de enero de 2018
Venezolanos huyendo de su país en la frontera con ColombiaFotografía: Fundación Identidad
Venezolanos huyendo de su país en la frontera con Colombia.

No es necesario que repita esa frase de presentación cada vez que se acerca a un transeúnte para ofrecer sus arepas. El hombre tiene algo más de cuarenta años, grueso, de tamaño promedio, lleva una gorra y una casaca deportiva con los colores de su país y carga al frente una caja conservadora donde tiene las arepas que ha preparado esa mañana en la casa pensión donde se ha instalado. No es necesario que diga que es venezolano porque con ese atuendo y su acento al hablar no podría ser de otro lugar, pero la frase tiene una carga emotiva que va mucho más allá de un simple saludo o presentación.

Se ha ubicado en la primera cuadra de la calle San Agustín, a pocos pasos de la plaza de armas, a donde no lo dejan entrar. No parece irle nada mal, su competencia son una chilenas que venden “pancitos” salidos de una panadería financiada por una ONG a favor de niños de zonas alejadas (la panadería está en la calle Sucre), unas argentinas que venden bomboncitos de chocolate, unas tamaleras que han puesto sus canastas en las puertas de unas librerías, una señora que vende pan de Chapi y unas pocas vitrinas que ofrecen salteñas y sánguches en la misma cuadra. Va y viene por esa única cuadra, donde ahora se ha instalado una feria de libros.

¿Cuánto sabemos del drama del pueblo venezolano? ¿Cómo dimensionar lo que tienen que pasar estos ciudadanos desde que deciden salir de su casa hasta llegar a unos pasos de la nuestra?

Pero claramente su saludo no sólo llama la atención de los transeúntes sino que despierta algunas sensaciones y emociones que no es difícil reconocer entre quienes se detienen a comprar las arepas (deliciosas tortillas de harina de maíz que generalmente sirven para el desayuno; en Venezuela, como en Colombia, las arepas se comen todo el día y en casi todos los platos) pero sobre todo a robarle un par de palabras a ese extranjero que ya sabemos está entre nosotros no como turista ni porque él quiso.

A algunos les cuenta sobre su familia, su antiguo trabajo y su difícil decisión de ganarse la vida preparando esa tortilla que al parecer todo venezolano sabe hacer (me pregunto qué plato o comida sabe preparar cualquier peruano y podría salvarlo de la miseria en otro país), y no falta alguien que sin ninguna vergüenza le pregunta si es cierto todo lo que dice la prensa sobre su país, sobre el presidente Maduro, el chavismo, la pobreza, las protestas, los saqueos, las colas, los asesinatos y la riqueza y pobreza extremas. Da la sensación de que en nuestro país no se conoce de estas cosas (¿tan pronto las hemos olvidado?).

Hay quienes terminan comprando las arepas con un sentimiento de solidaridad que conmueve, y eso está bien, porque nuestro espíritu ha sido siempre solidario y de ayuda a quien lo necesita. Pero esta presencia es sólo una más de las muchas que ya se están notando en nuestra ciudad: hay venezolanos y venezolanas atendiendo en restaurantes, llamando a clientes en las puertas de cevicherías al paso, ofreciendo paseos por la ciudad en agencias de turismo. En Lima, donde la presencia es mucho mayor, incluso están como cobradores de combis, que sin menospreciar el oficio, es una ocupación que demuestra el drama que están viviendo los venezolanos en nuestro país.

Durante el desfile por el aniversario de Cerro Colorado, hace unas semanas en nuestra ciudad, estuvo en el recorrido una familia venezolana, enarbolando su bandera y dando pasos de su baile típico con una vestimenta para la ocasión, fueron muy ovacionados. ¿Cuánto sabemos del drama del pueblo venezolano? ¿Cómo dimensionar lo que tienen que pasar estos ciudadanos desde que deciden salir de su casa hasta llegar a unos pasos de la nuestra? Al margen de estar de acuerdo o no con el gobierno venezolano, ¿es justo que un ciudadano deba sobrevivir en un país que no es el suyo? Hoy es la imagen del venezolano la que nos conmueve, en un momento fue la nuestra, y aún hoy hay miles de peruanos sobreviviendo en Chile, Argentina, España, Estados Unidos. Ellos también existen.

Alfredo Herrera Flores

Alfredo Herrera Flores

Escritor y periodista peruano (Lampa, 1965). Estudió periodismo y literatura en Arequipa y tiene estudios de maestría en literatura latinoamericana, mención estudios culturales, y en comunicación para el desarrollo. Ha obtenido el Premio Copé de Oro de Poesía, en 1995, y el premio nacional de poesía convocado por la Municipalidad de Paucarpata, el mismo año. Ha publicado los libros de poesía Etapas del viento y de las mieses (1986), Recital de poesía (Flordecactus editores, 1990), Elogio de la nostalgia (con prólogo de Pablo Guevara, Lluvia Editores, 1995), Montaña de jade (Premio Copé de Oro de Poesía, Ediciones Copé, 1996), Mares (Lago Sagrado Editores, 2002), El laberinto (2008), Coca (2009), Mare nostrum (Universidad Nacional del Altiplano, 2013), Mar de la intensidad (Cascahuesos Editores, 2014), el cuento Rosario a las seis (2005); otros textos y artículos periodísticos se han publicado en varios países en revistas y diarios impresos y electrónicos. Ha ocupado diversos cargos en la administración pública y ejerce la docencia universitaria. Mantiene la columna El barco ebrio y el blog La silla prestada, donde reflexiona sobre literatura, periodismo, política y cultura.

Sus textos publicados antes de 2015
213234240245257273283295
Alfredo Herrera Flores

Textos recientes de Alfredo Herrera Flores (ver todo)