Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Su novela Alma de azahar es un canto de amor a Córdoba
Jaime Gutiérrez Escobar y la pasión por resolver crímenes

viernes 24 de noviembre de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Jaime Gutiérrez Escobar
Jaime Gutiérrez Escobar: “No busco revolucionar el mundo del género policiaco porque está fuera de mi alcance, pero me apasiona plantear problemas y escenarios lo más complejos posibles para ir desentramando la madeja”.

Un escritor que seguramente dará mucho de qué hablar en el género negro es el español Jaime Gutiérrez Escobar, cuya tercera novela, Alma de azahar, no sólo desafía al lector con un complejo encadenamiento de asesinatos, sino que pone en valor a la mujer, a través de unos personajes femeninos fuertes y reales, y rinde homenaje a Córdoba, la ciudad que lo vio nacer en 1982.

Leire Garmendia es una joven y competente detective que lucha contra los duros recuerdos de su pasado, al tiempo que trata de sobrellevar de la mejor manera posible la dura responsabilidad de resolver el cruento acertijo que se le presenta en la forma de una serie de crímenes que, por otro lado, funcionan como piezas de un rompecabezas y mensajes inexplicablemente dirigidos a ella.

Gutiérrez Escobar —quien antes ha publicado las novelas El espejo de la verdad y Cuando los dioses sueñan— la delinea con un inacabable amor por su personaje y por su ciudad, y además pone en un plano medio un mundo tradicionalmente dominado por hombres, para darles protagonismo en su novela a otros personajes femeninos que se unirán como un todo para conducir al lector a través de más de cuatrocientas páginas de crímenes, misterios, mitos y leyendas, un universo al que —nos comenta en esta entrevista— ya ha empezado a armar una segunda parte.

 

Lee también en Letralia: reseña de Alma de azahar, de Jaime Gutiérrez Escobar, por Jorge Gómez Jiménez.

Jaime Gutiérrez Escobar y la batalla entre luz y oscuridad

—En Alma de azahar destaca la estructura narrativa, en la que utilizas bien dosificados los saltos en el tiempo y los cambios de voz. ¿Qué te inspiró a adoptar este enfoque, y cómo crees que contribuye a la experiencia del lector?

—Sinceramente, no sé realmente qué me inspiró a hacerlo de esta forma, pero lo que sí sabía es que quería darle diferentes enfoques y que no se convirtiera en un monólogo. Experimenté con la sensación de vivir los mismos sucesos desde distintos puntos de vista a través de los ojos de los personajes a la par que buscaba sumergirme lo más fielmente posible en cada año y que el lector me acompañara en este viaje y que lo viviera y lo sintiera a su manera contribuyendo a ampliar ese abanico de puntos de vista.

—El personaje de Garmendia se enfrenta a desafíos personales y profesionales a lo largo de la trama. ¿Qué querías transmitir sobre su desarrollo como protagonista y su lucha contra los obstáculos que encuentra? ¿Cuánto de ti mismo como autor hay en esa protagonista?

“Alma de azahar”, de Jaime Gutiérrez Escobar
Alma de azahar, de Jaime Gutiérrez Escobar (Círculo Rojo, 2022). Disponible en Amazon

—Quería transmitir la compleja personalidad de Leire. Que el lector sintiera sus debilidades como algo humano, que viviera sus constantes batallas por tratar de ser mejor persona, sus ansias de alcanzar esa redención que todos buscamos, ese eterno equilibrio del que depende nuestra frágil y efímera felicidad. En la contraportada lo digo, todos tenemos esos silenciosos demonios que dormitan en nuestro subconsciente y que siempre salen a la luz para tratar de martirizarnos con nuestro pasado. Un pasado que a todos nos acompañará como una sombra y del que no podemos escapar. Leire no es más que el fiel reflejo de esa constante batalla entre la oscuridad que siembran esos demonios y la luz que tratamos de alcanzar. Algo tan natural como humano. Siendo sinceros, hay mucho de mí en la personalidad de Leire, porque constantemente tengo esas angustiosas batallas en las que a veces salgo vencedor y logro alcanzar la luz, y en otras la oscuridad me envuelve sumergiéndome en ese aterrador vacío. Pero lo importante es mentalizarse de que es nuestro destino el luchar cada día por lo que creemos vital. Y para mí es esa luz que ilumine mi mundo.

—La novela aborda una amplia gama de mitos, tradiciones místicas y elementos culturales. ¿Cómo lograste tejer estas diversas influencias en una narrativa coherente? ¿Qué investigación fue necesaria para crear este aspecto de la historia?

—Ha sido tras muchos meses de ardua y dura investigación, adentrándome en las bibliotecas de Córdoba y dejándome atrapar por cada ejemplar que cayera en mis manos. Hay un vasto océano de conocimiento aguardando en las estanterías para que descubramos “otros mundos” y yo me dediqué a recopilar esos ancestrales mitos y leyendas. Han sido tantas las civilizaciones y culturas que han legado esas creencias y esos ritos en esta ciudad que me sentía desbordado por tantas leyendas esforzándome por recopilar las que se pudiesen adaptar a la novela. Luego vino la parte más difícil, que era darle un sentido y una forma a todo ese conglomerado para que tuviera una dirección y una coherencia en la que el lector no se aburriera o se perdiera. Pero con paciencia y mucho ensayo y error lo fui puliendo de la mejor manera que pude y con mis limitaciones. Ha sido una agotadora pero apasionante búsqueda.

 

Alma de azahar, la novela protagonizada por la ciudad de Córdoba

—El escenario de Córdoba desempeña un papel importante en tu novela, y en mi opinión fue un acierto que las descripciones estén a cargo de la inspectora Leire Garmendia, la protagonista, quien al no ser de la ciudad la aprecia siempre con asombro y admiración. Quiero decir que, para quienes no conocemos la ciudad, estas descripciones son de gran ayuda para hacernos una idea de lo que encierran sus calles y espacios. ¿Puedes hablarnos de esto? ¿Cómo influyó la rica historia y cultura de la ciudad en el desarrollo de la trama y los personajes?

—Partí de una idea que, aunque suene a tópico, me dio el empujón definitivo. En mi segunda novela, Cuando los dioses sueñan, gran parte de la historia sucede en Estados Unidos y un par de capítulos en Córdoba. Me dije: por qué todo ha de pasar en ese país, teniendo una maravillosa y desconocida historia en la que se puede desarrollar una novela. Poco a poco, y a la vez que descubría ese rico y casi inagotable tesoro ancestral y cultural a través de mis paseos por Córdoba, me fui dejando llevar por la imaginación. Entre ambos conformaron gran parte de la novela. Pero me preocupaba contarla como alguien de la ciudad, como si fuera un guía, y traté de que se reflejara en los ojos de un personaje que hubiera nacido en otro lugar y lo viera y viviera por primera vez. Cada descubrimiento que hacía en los libros sobre los que investigaba me dibujaba minuciosamente a los personajes y la trama, cada lugar que visitaba una y otra vez me conformaba la propia historia y sentía que yo era Leire Garmendia recorriendo esos lugares mientras buscaba resolver los macabros asesinatos. Sinceramente, ha sido una experiencia maravillosa que me ha hecho ver Córdoba con otros ojos.

—Aparte del hecho de que la obra es protagonizada por una mujer, hay muchas mujeres participando activamente en la resolución del enigma, y en líneas generales la novela presenta un profundo conocimiento del universo femenino. En estos tiempos de resignificación de los géneros, y de una revaloración de la lucha por los derechos de la mujer, ¿qué tiene que decirle Alma de azahar a sus lectores?

—Hasta ahora he hablado del pasado que todos tenemos, de la historia de una ciudad tan enigmática y acogedora como es Córdoba, de cómo he ido descubriendo esos tesoros. Pero el mayor tesoro lo he descubierto en el seno de mi familia. No hay mayor ejemplo de fuerza de voluntad, constancia, entrega y sacrificio que una madre. Y yo me siento tan afortunado de poder aprender cada día de alguien tan extraordinario y sorprendente como es mi madre. Una mujer adelantada a su tiempo y llena de una riqueza incomparable. También he tenido la inmensa suerte de cruzarme en el camino de una mujer tan fascinante como es Lucía, mi mujer, de la que cada segundo que paso a su lado descubro algo nuevo que me enamora más y más, además de ser una mujer que me ha demostrado una fuerza de voluntad digna de la mayor admiración y respeto. Ella es mi mayor apoyo y la que me anima a lanzarme a publicar. Otro pilar femenino es mi hermana Gema, un ser de luz que baña con su revolución humana al mundo para que no caiga en ese oscuro vacío. De ella he aprendido y aprendo lo maravilloso que es cualquier detalle y que hay algo más allá de nosotros mismos y por lo que merece la pena vivir. Creo que el enigma más ancestral, hermoso, indescifrable y por el que merece la pena luchar, es la fuerza que crece en la mujer y de la que, por desgracia, muchos ignorantes temen en lugar de admirar, valorar y sobre todo respetar.

 

Me considero un fervoroso y apasionado lector que siempre está leyendo libros de cualquier estilo.

“Sólo trato de sentirme realizado a través de la escritura”

—Los crímenes que investiga la protagonista están enlazados con una visión clásica del relato policial, en el que las motivaciones del criminal son diseñadas a la manera de un rompecabezas. Me gustaría saber de tus lecturas del género, y de las posibles influencias literarias o culturales que te inspiraron en este sentido.

—Arturo Pérez-Reverte dijo en una entrevista que, para tratar de ser un buen escritor, una parte importante es leer mucho y todo tipo de libros. Me considero un fervoroso y apasionado lector que siempre está leyendo libros de cualquier estilo. Pero si tuviera que decir algunos autores que me han influido y me influyen, diría sin lugar a dudas el maestro Arturo Pérez-Reverte, Juan Gómez-Jurado, Eva García Sainz de Urturi y Javier Sierra. Aunque sería injusto decir sólo estos grandísimos escritores, porque procuro tener abierto mi abanico de lectura y aprender de todos los autores que puedan caer en mis manos. De cada uno aprendo una valiosa lección y me transmiten una energía que me hace vivir experiencias inenarrables.

—El policial es un género difícil, pues ya han sido tocados tantos temas y desde tantas perspectivas que se convierte en todo un desafío lograr lo que tú has logrado con Alma de azahar, que no es otra cosa que mantener el interés del lector a lo largo de cientos de páginas. ¿Cómo ves este género en la actualidad en España? ¿Qué le recomendarías a un autor que quiera incursionar en él?

—El problema de los escritores que nos adentramos en este complejísimo y maravilloso género es que, desde Arthur Conan Doyle o Agatha Christie, el listón está demasiado alto y podemos caer en el error de tratar tanto de parecernos a ellos que seamos unas meras copias sin personalidad. Yo no busco revolucionar el mundo del género policiaco porque está fuera de mi alcance, pero me apasiona plantear problemas y escenarios lo más complejos posibles para ir desentramando la madeja. Es como mi sudoku personal, y sólo trato de sentirme realizado a través de la escritura; si además logro aportar mi granito de arena a engrandecer el género, pues bienvenido sea. Mis aspiraciones son más sencillas y es mi manera de comunicarme con el mundo para decirle: este soy yo. Hay autores como los que he citado anteriormente con los que el género está más que salvado y no dudo de que hay escritores que vienen demostrando sus incuestionables virtudes para salvaguardar este género tan difícil. La única recomendación que puedo darle a quien busque incursionar en el género es que, sobre todo y ante todo, si es lo que te hace feliz, hazlo sin dejarte aplastar por las opiniones que puedan desprestigiar tu esfuerzo y dedicación. Si con ello disfrutas y te sientes realizado, adelante. Que nadie te quite la ilusión.

—Sabemos que escribes cuentos y tienes además otras dos novelas publicadas, El espejo de la verdad y Cuando los dioses sueñan. ¿Cómo compararías la experiencia de escribir Alma de azahar en relación con tus otras creaciones?

—Mis primeras novelas fueron un poco lanzarme a la piscina a ver qué pasaba, sin mucha experiencia y aprendiendo sobre la marcha el difícil y complejo mundillo del escritor. No es que estuvieran escritos sin mucha dedicación o ilusión, pero escribir Alma de azahar ha sido como abrir mi alma y plasmarla en cada página para que el mundo vea quién soy, sin importarme las opiniones que pueda haber y buscando tan sólo el hacer ver que soy alguien de lo más normal que busca expresarse de esta manera. Alguien que vive con sus demonios y sus contradicciones, y que se esfuerza por ser feliz. Si además tengo la suerte de que puedo ayudar a una ciudad tan maravillosa como Córdoba a que la conozcan más allá de los monumentos principales y quieran sumergirse en su historia, con eso me siento más que satisfecho. Un proceso en el que me he conocido mejor a mí mismo y a la ciudad en la que, por fortuna, vivo y puedo disfrutar de sus maravillas.

—Nos gustaría conocer algo sobre tus próximos proyectos literarios o tus planes como escritor. ¿Tienes algún género o tema en particular que te gustaría explorar en futuras obras?

—Bueno, me gustaría escribir sobre otros temas, pero no sé si estaré muy capacitado. Lo que sí te puedo asegurar es que, mientras la ilusión me acompañe, seguiré escribiendo. Pero, como no quiero dejar a nadie con la duda, sí, Alma de azahar tendrá una segunda parte cuyo proceso de investigación ya he comenzado.

Jorge Gómez Jiménez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio