Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Los cuentos de su libro Gambito configuran una partida en once jugadas
Humberto Piñas Navarro, la vida en un tablero de ajedrez

sábado 30 de marzo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Humberto Piñas Navarro
Piñas Navarro: “Sobre la vida el ajedrez puede enseñarnos que es importante pensar y reflexionar antes de tomar decisiones importantes”.

Con una mente que fusiona la estrategia del ajedrez con la narrativa literaria, el español Humberto Piñas Navarro nos lleva, a través de la trama de los diez relatos que conforman su libro Gambito, al intrincado mundo de las sesentaicuatro casillas, y nos invita a explorar los laberintos de la mente humana y las emociones que se entrelazan en cada partida.

Desde sus primeros pasos como fundador y presidente del Club de Ajedrez Villa de Otura hasta su incursión en la escritura, Piñas Navarro ha demostrado una pasión inquebrantable por el ajedrez y un talento innato para urdir sus historias. Hoy conversamos con él sobre este libro escrito como una partida del así llamado “deporte ciencia”, pero también sobre sus influencias, motivaciones y conexiones personales.

Nacido en Granada en 1970, Piñas Navarro no sólo es un apasionado del ajedrez, sino también un mago amateur y un padre de familia entre cuyos múltiples intereses se encuentran el cine y la literatura. Antes de Gambito escribió la novela aún inédita titulada Eneisis, una ficción distópica situada doscientos años en el futuro.

 

Lee también en Letralia: reseña de Gambito, de Humberto Piñas Navarro, por Alberto Hernández.

Gambito, un libro sobre el ajedrez y sobre la familia

Sabemos de tu profunda conexión con el ajedrez, que se evidencia en el hecho de que, a pesar de verter en Gambito buena parte de tus conocimientos sobre el tema, este es un libro que puede leer de forma fluida incluso quien sólo tiene alguna noción básica sobre el juego. ¿Puedes contarnos cómo nació la idea de escribir este libro? ¿Cuánto de Humberto Piñas Navarro hay en sus relatos?

La verdad es que fue de forma casual. Me rondaba una idea para hacer un video con mi hija mayor, se me ocurrió tratar de hacer un guion y de ahí surgió el primer relato, “El sacrificio”. Después digamos que las musas acudieron a mí dándome la idea o más bien el reto de escribir una serie de relatos con una temática común, en este caso el ajedrez.

¿Qué hay de mí en los relatos? Yo diría que la Familia, así con mayúscula, la importancia y la trascendencia de la familia en las personas. En mi caso soy el menor de cinco hermanos y siempre he sentido, todos hemos sentido, el calor y el amor de la familia, eso es algo que también transmitimos a nuestros hijos, y aunque cada vez resulta más difícil todos los años nos reunimos en la fecha del aniversario de nuestros padres.

 

Cada cuento en Gambito comienza con una jugada de ajedrez. ¿Cómo surgió la idea de fusionar la narrativa con movimientos ajedrecísticos y qué aporta esta estructura a la experiencia del lector? ¿Qué pasa si tomo un tablero de ajedrez y reproduzco estas jugadas?

Pensé que podría resultar interesante incluir una partida de ajedrez como medio de diálogo entre autor y lector y como un elemento que diese un aliciente extra para la lectura de los relatos. Al hacer las jugadas indicadas al principio de cada relato se reproduce una partida real, jugada por mí de forma online contra un rival aleatorio en internet, que acabó en once jugadas. Es el número de relatos que componen el libro, incluyendo el epílogo.

 

El libro abarca una amplia gama de temas, desde misterios y crímenes hasta amor y viajes, todo conectado por el ajedrez. ¿Podrías compartir cómo lograste integrar el juego de manera orgánica en las tramas y cómo influyó tu pasión por el ajedrez en este proceso?

Realmente fue como dices mi pasión por este juego lo que me indujo al desafío de que cada una de las historias tuviese de algún modo u otro el ajedrez como un elemento que influye en la vida de los personajes. Además, el desafío fue doble al tratar de relacionar las historias entre sí, y que dicha relación fuese sutil pero que resultara de alguna manera evidente, pero poco a poco hasta desvelar la “sorpresa final”.

 

“Gambito”, de Humberto Piñas Navarro
Gambito, de Humberto Piñas Navarro (Auri, 2024). Disponible en la web de la editorial

Humberto Piñas Navarro y las mil metáforas del ajedrez

El número 23 tiene importancia en los cuentos que forman parte de Gambito. ¿Podrías ahondar en este simbolismo?

Bueno, el 23 es un número curioso por muchas razones, desde matemáticas hasta esotéricas, que resultarían casi interminables de relatar. Por citar algunas, el ADN humano tiene 23 pares de cromosomas, 23 es el número primo más pequeño para el que la suma de los cuadrados de sus dígitos es también un primo impar y 23 es el entero más grande que no es la suma de potencias distintas. La letra W ocupa la posición 23 en el alfabeto latino y es la letra que se vincula a Satán. Incluso en la Biblia el salmo más conocido, que comienza con “El señor es mi pastor”, es, precisamente, el número 23. En numerología el 23 simboliza el éxito y se considera un número que encierra un potencial especial y mágico…

 

Me gustaría que compartieras tu perspectiva sobre la importancia del ajedrez como elemento literario y artístico en la cultura. Incluso en el libro aparecen algunos nombres ilustres: Clarín, Unamuno, Benavente. ¿Puedes mencionar obras previas que hayan influido en tu enfoque hacia el ajedrez en la literatura y el arte? ¿Ha influido de alguna forma esta rica tradición sobre tu propia narrativa en Gambito?

El ajedrez a lo largo de la historia ha sido mucho más que un juego, ha sido metáfora de la guerra, de la lucha entre el bien y el mal, y también fue un método de relación e intercambio de ideas entre culturas desde los tiempos de Alfonso X El Sabio. En las cortes medievales era común que reyes y nobles tuviesen bajo su mecenazgo a algún célebre ajedrecista como Ruy López de Segura, creador de la célebre apertura española o apertura Ruy López, y al que Felipe II tuvo en su corte como consejero real.

En el mundo de la cultura el ajedrez puede encontrarse prácticamente en todas las artes, especialmente en la pintura y la literatura e incluso el cine. Por citar sólo algunos ejemplos, hay multitud de cuadros sobre ajedrez en todas las épocas y estilos, sólo con el nombre de La partida de ajedrez podemos encontrar un cuadro del renacentista Lucas van Leyden, otro de Sofonisba Anguissola realizado en 1555, u otro del pintor Johann Erdmann Hummel, realizado en 1818. También hay muchas películas con el ajedrez en su trama desde la clásica El séptimo sello, de Bergman, donde un caballero medieval juega al ajedrez con la muerte, hasta una próxima a estrenar, en abril de 2024, Menudas piezas, inspirada en un caso real en un instituto de España. Definitivamente el ajedrez ha sido y es un elemento transversal en la cultura y el arte.

Respecto a libros que me hayan influido a la hora de escribir esta colección de relatos, sin duda dos: Novela de ajedrez, de Stefan Zweig, y La variante Lüneburg, de Paolo Maurensig, a la que hago un guiño en el relato “El tren”.

Sobre Benavente decir que era un gran aficionado y gustaba de jugar en el teatro durante la representación de sus obras; a Unamuno le gustó en su juventud, pero acabó abandonándolo porque según decía le robaba el tiempo para cosas más serias, y de “Clarín” se conoce alguna partida suya, aunque parece ser que no era un jugador destacable, pero le fascinaba el juego, incluso aparece en La Regenta.

 

Como apasionado del ajedrez y fundador del Club de Ajedrez Villa de Otura, ¿qué consejo les darías a aquellos padres que deseen introducir a sus hijos en el mundo del ajedrez? ¿Puedes compartir tu opinión sobre los posibles beneficios que esta apasionante afición puede aportar a las mentes jóvenes y a aquellos que se acercan al juego por primera vez? ¿Qué puede enseñarnos el ajedrez sobre la vida?

Sin duda el ajedrez es algo que debería incluirse como materia de estudio desde el colegio por los beneficios que tiene sobre el cerebro ya que ayuda a estimular el análisis, el cálculo, la memoria… Recomendar a los padres que, si ven algún interés en sus hijos o hijas, que traten de estimularlo, pero sin obligarles nunca; pueden preguntar si en el colegio existe como actividad extraescolar o indagar si cerca de su localidad hay un club de ajedrez. En España hay muchísimos clubes, suele ser fácil encontrar alguno donde iniciarse. También hay libros específicos dedicados a descubrir y enseñar el juego a los más pequeños de una forma amena y didáctica e incluso aplicaciones donde aprender y jugar online, aunque esto último siempre es recomendable hacerlo con la compañía y supervisión de un adulto.

Me gustaría en este punto citar la gran labor de la Red Internacional de Ajedrez y Educación Ajedu, que acaba de cumplir su 19º aniversario promoviendo y divulgando el ajedrez como herramienta educativa con multitud de ideas de todos sus integrantes, con Joaquín Fernández Amigo al frente.

Sobre la vida el ajedrez puede enseñarnos que es importante pensar y reflexionar antes de tomar decisiones importantes, ya que una vez tomadas no es posible dar marcha atrás y hay que asumir las consecuencias. También que para conseguir éxito es necesario la colaboración de todas las piezas; en la vida esas piezas son la familia y los amigos que nos prestan su ayuda.

 

Del ajedrez al mentalismo

En el libro se menciona una práctica que conocí en mi juventud: la de jugar ajedrez por correspondencia. Y es que el ajedrez, más allá del juego, es toda una cultura. ¿Se sigue jugando de esta manera? Pensando en el lector no iniciado en el tema, ¿puedes hablarnos de alguna otra práctica no convencional del ajedrez?

Hoy en día el ajedrez por correspondencia apenas existe, es algo residual, una práctica que se antoja romántica en los tiempos que corren y que ha sido relegada por el juego a través de internet. Con la inmediatez que dan las plataformas existentes tales como Chess.com o Lichess.org, por citar las dos más conocidas, donde se puede jugar en cualquier momento durante las veinticuatro horas del día con personas de todo el mundo y a distintos ritmos de juego desde minutos hasta horas, el ajedrez por correspondencia no tiene mucho sentido, aunque curiosamente Lichess por ejemplo tiene una opción para ello. Como curiosidad, yo participé en el torneo por correspondencia que organizó la tristemente desaparecida Revista Internacional de Ajedrez.

Como práctica no convencional de ajedrez cabe destacar las sesiones de partidas simultáneas, donde maestros nacionales, internacionales o grandes maestros juegan contra multitud de rivales a la vez. Y sin duda la práctica más excepcional son las simultáneas a la ciega, donde el jugador juega con los ojos vendados sin ver los tableros ni las piezas de los demás. El relato “La exhibición” trata precisamente sobre esta práctica.

 

Además de Gambito, tienes una novela inédita llamada Eneisis. ¿Puedes adelantarnos algo sobre esta obra distópica situada doscientos años en el futuro?

Es una novela corta que nació como un relato que poco a poco fue creciendo hasta convertirse en algo más. En ella narro el devenir de la sociedad hacia una tiranía a través de sucesos como guerras y el cambio climático. Espero poder publicarla en el futuro.

 

Tu pasión por el ajedrez ha quedado perfectamente plasmada en Gambito, pero además me llama la atención que te declaras como mago amateur. ¿Podemos esperar un libro de relatos sobre este tema? ¿En qué otros proyectos te encuentras actualmente?

Como bien dices, la magia es otra de mis pasiones, inculcada por mi padre, lo que con el tiempo me llevó a ingresar en el Círculo Mágico Granadino, llegando a actuar ocasionalmente en algunas galas benéficas, e incluso concursé en el Congreso Mágico Nacional que se celebró en Valencia en 2008, en la especialidad de mentalismo. Esto ha aportado a mi vida buenos momentos y buenos amigos, y he tenido la oportunidad de conocer a grandes magos, como es el caso de Miguel Puga, Campeón del Mundo de Cartomagia y director del Festival Internacional de Magia Hocus Pocus en Granada, al que debo agradecer el prólogo de Gambito. Sin embargo, de momento no tengo en mente ningún proyecto con esta temática, pero no lo descarto para más adelante. Actualmente colaboro en el blog La Piedra de Sísifo con una serie de artículos sobre ajedrez y cine, y estoy en la fase inicial de una novela que espero desarrollar en los próximos meses y que lleva por título provisional Enroque, con un argumento que narra la vida de dos hermanos gemelos…, y hasta ahí puedo contar por el momento.

Jorge Gómez Jiménez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio