La lucha interna, condenándonos por nuestros propios demonios. Muy bueno.

Responder