XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Viaje

jueves 13 de octubre de 2022
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Sentí un frío intenso; sobrecogedor. Fue como el aletear de pájaros sobre la médula espinal en recorrido eléctrico, álgido, alucinante. Desprendiose de pronto el sol del firmamento para llevarme con él envuelto entre sus rayos, en recorrido vertiginoso sobre el infinito azul del cielo en un instante fabuloso. Jamás pasó por mi mente la posibilidad de un chispazo de luz tan brillante, el resumen del tiempo y la distancia entre tanta luminosidad, entre tanta grandeza.

Era el final de un día hermoso, lleno de experiencias, de arduo trabajo. De satisfacción íntima por la entrega a la vida, de gozo pleno por la existencia. Tomé la ruta acostumbrada en mi automóvil; tenía ya cinco años de realizar el mismo recorrido y lo hacía con la inercia de la costumbre. El trinar de los pájaros que jugueteaban sobre las copas de los árboles en la larga avenida endulzaba mis oídos, mecía mi alma llenándola de satisfacción. Pensaba en mi familia, en la placidez del hogar llevado con bien a través de tantos años cuajados de satisfacciones, en la progenie desarrollándose, en la excelsitud de la existencia. Me detuve ante la luz roja del semáforo, entre otros vehículos. Escuché de pronto el estampido que me perdió por las rutas del olvido.

El silencio era tan grande que pesaba. Mi cabeza parecía pronta a estallar en mil pedazos. Veía borroso. No alcanzaba a identificar nada. Cerré los ojos y me dormí quién sabe por cuánto tiempo. Volví por los caminos de la infancia, por sus veredas floridas, por los campos más hermosos de la vida. Viajé por el turbulento río de la adolescencia y me encontré de pronto frente al altar contrayendo nupcias. Recorrí distancia tras distancia desde mi origen, en círculo perfecto: vi nacer a mi hijo mayor, surgir desde el vientre de su madre a la luz de un esplendoroso día. Seguí paso a paso su desarrollo del cuerpo y del alma, me fundí con él y crecimos juntos en la satisfacción y la alegría; observé el alumbramiento de mis otros hijos y formé un racimo de luz y de esperanza. Me encontré conduciendo de nuevo por la larga avenida adornada por frondosos árboles, escuchando el arpegio de los pájaros.

Un enorme deseo, emanado de lo más profundo de mi ser, me impelía a moverme, a escudriñar todos los rincones en busca de mi familia.

Abrí los ojos. Aparatos por todos lados. Sentí un dolor agudo en la espalda y quise moverme. No pude. Qué difícil respirar. El aire se negaba a entrar a mis pulmones. Mis ojos se movían en círculos tratando de identificar el lugar. Qué dolor de cabeza. Nadie conocido; nadie, exactamente. Intenté mover la mano, pero sólo tenía la sensación de una amarra. Un enorme deseo, emanado de lo más profundo de mi ser, me impelía a moverme, a escudriñar todos los rincones en busca de mi familia, de mi esposa, de mis hijos. El esfuerzo me produjo un dolor insoportable, un martilleo estridente en las sienes que me obligó a cerrar los ojos de nuevo al conducirme por ahí, por los senderos hermosos de mi pervivencia.

Ese día caminaba por el bosque entre el ambiente perfumado de las flores y el aire purísimo que hinchaba mis pulmones en un deleite afrodisíaco para mi ser. Me tendí de cara al cielo a contemplar tanta belleza, y los vi venir uno por uno: primero ella, la niña, mostrando sus hermosos dientes, con el cabello suelto hamaqueado por el viento; detrás, el más pequeño de mis hijos brindando a manos llenas su inocencia y, de pronto, todos juntos: mi esposa con la prole tomados de las manos con el colorido del arco iris. Entonces corrí por el campo con un grito de euforia manado de mis labios. Fue una carrera loca, desesperada, anhelante, sobre la verdura del campo intentando llegar al horizonte, hasta que desfalleciente caí de bruces sobre el pasto.

Abrí los ojos y los vi con sus caras asustadas. Me observaban fijamente. Quise hablarles mas no pude. Por mis mejillas resbalaron un par de lágrimas rebeldes y mi esfuerzo se concentró en mover la mano: la derecha porque la sentí menos dura, menos rígida. Sentí que los dedos pretendían estirarse, que los músculos de mi brazo querían saltar desesperados para abrazar a mis seres queridos, pero permanecí inmóvil. Sus miradas se posaron sobre la mía y avanzaron. Sus labios fueron acariciando mi frente uno a uno y sus lágrimas regaron abundantemente mi rostro. La excitación dentro de mí creció. Mi pecho estaba a punto de estallar y la cabeza me dolía enormemente. Cerré los ojos y escuché sus pasos al abandonar la habitación. Me sumergí de nuevo dentro del sopor de las tinieblas.

Me deslumbró de pronto la incandescencia de una fortísima luz y mi cuerpo pareció flotar sobre su destello. Fue realmente un aletear de pájaros sobre la médula espinal que me produjo un escalofrío tremendo, un diluirme en el espacio envuelto para siempre en un instante, entre el fulgor de la luz del firmamento.

Antonio Cerezo Sisniega
Últimas entradas de Antonio Cerezo Sisniega (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio