XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Sombras verdes saltan desde…
(un capítulo de la novela Martes de nunca llegar)

sábado 13 de abril de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!

I

La sombra quema espaldas en el cultivo. Millones de miradas se dirigen hacia el maizal. El día salta en la cuerda floja. La ceiba de siglos rebota contra el azul lejano del mar. Aquí la tarde crece hermosa. Más allá del horizonte novecientas sesenta y dos palomas aletean el resbalar del buitre de cuello amarillo sobre la podredumbre.

La carrera doce juguetea en la casa del sol. El resplandor de la placa 11-45 despierta al carnicero. Música caótica evapora el rocío.

Tres búhos observan en la tasca el deducir del loro respecto a prosapias de la esfinge. El clestelgo engancha un fogonazo emitido por el tercer canto del gallo a la sexta piel del río.

La oscuridad última de los siglos de los siglos se asoma al laberinto por donde circulan dinosaurios. Sombras verdes saltan desde la espalda para embestir la noche alguno se quita un peso de encima en tanto el verde se torna luminiscencia en callejones de un centímetro de largo por un milímetro de alto. El milagro está por realizarse la miga de pan para Bardiel hijo humillado de Dios se encuentra en trámite en un congreso internacional contra el hambre.

El dorado se fragua en monumentos. Siluetas estacionan caballos junto a la luminiscencia del oro. Instantes del día sin nombre relinchan. Bendito sea el espermatozoide alcantarilla abajo.

Se entreveran pensamientos clementes en mis oídos mientras otras orejas ahuyentan voces salidas del portillo por el cual se propagan ecos tristes de espantapájaros. Pensamientos y más pensamientos se desplazan por el filo del caracol entretanto la deducción atroz va de espina en espina a notificar la sangre utilizable en el conjuro. En la mano abierta del aire se lee un diluvio universal apócrifo. La gallina alimentada con maíz imaginario será plato especial en honor a la señora por llegar del siglo IV antes de prepararse la crucifixión del punto seguido.

Luces retoñan en la sábana impecable sombras listas a levantar vuelo hacia la lámpara de donde surge Hitler a dar discursos tiernos respecto de cómo se deben cuidar los hornos crematorios no sin antes pedir excusas al mundo debido a la pestilencia judía. Un maullido hace a la humanidad interesarse más en el gato y no en el olor a incineración humana.

 

II

Cuanto se vive es juego:

Y pocos lo sabemos:

Es verdad

La una de la tarde en el pavimento haciéndose pasar por silueta de alambres incrustados en la pared. La mujer cuya cabellera es filamento de cuernos de hombre apesadumbrado. El sí oblicuo a la mañana siguiente de la ubre dando media gota de agua y media gota de leche van a conformar el costado izquierdo del aguacero profético.

 

III

Tanta compasión conmueve al moribundo a dar gritos de rufián atosigado al grado de despertarse Lázaro y salir de su tumba a injuriar por la falta de respeto a su sueño eterno. El recién resucitado se aleja bosque adentro Jesús lo mira con una risotada sólo comprendida en el interior del hombre perfecto.

Cantaron grillos…

Fue señal de las doce cuando el taxi negro pasó junto a don Quijote y Sancho Panza quienes embriagados daban tumbos de viento molido.

Efraín y María hicieron el pacto de ir a visitar a Romeo y Julieta mientras Jorge Isaacs y William Shakespeare se iban de parranda a los prostíbulos de Caicedonia. Rocinante con su relincho idealista hace amistad con Palomo en tanto don Quijote y Bolívar tratan de emancipar el cascabel de la serpiente aquella. En un descanso le piden peras al olmo consumen ilusiones. Se indigestan de dicha. Como por obra y gracia del espíritu santo rebulle la mañana del haragán cuando observa la hormiga caer de la décima cuarta hoja de apio hasta el pajar escondite del ojo de la aguja paso obligado del camello mentiroso al cual le creció la nariz hasta el otro lado donde se libró la batalla de Boyacá ganada por pinocho el libertador de la madera enclaustrada por tiempos imposibles en la semilla de la verdad.

Carlos Alberto Agudelo Arcila
Últimas entradas de Carlos Alberto Agudelo Arcila (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio