Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Poesía de la inmersión

domingo 19 de marzo de 2017
¡Compártelo en tus redes!

Poesía de la inmersión

La presente muestra reúne a nueve poetas mexicanos con distintas estéticas. Constituyen un movimiento: la poesía de la inmersión, la cual se caracteriza por la heterogeneidad y visiones diversas que se unen en algo común. Esta comunidad tiene que ver con las distintas generaciones, las variadas influencias y que todas son voces que se desarrollan en México.

Fernando Salazar Torres
Responsable de la selección

De la serie Voces actuales de México

Introducción

En una persecución, si un toro corre sobre el agua mirando fijamente la Luna, ¿quién devora a quién? Lo que sabemos es que su inmersión no fue añadida o elaborada. Estará, aunque cada cosa decaiga y resurja, vigente en el desbulle de los cuerpos, porque su tiempo es una prenda entre tantas crisis solares.

No tenemos nombre, carreras o propuestas propias; sólo sus motivos como nuestra solidaridad parte de una alegría que es siempre hay que volverla a empezar.

La poesía inmersa no se compone de poetas, sino de manifestantes donde la ética es un estilo, en el placer de la no agresión, el silencio activo, la sobriedad y limpieza de recursos valientes. Manifestantes cuya afectividad es la atención: los motivos son la realidad, la historia de la empatía, el destino, el atractivo político, y nuestra voluntad cultural. Creemos en los cuerpos futuros.

Mayor información sobre el manifiesto

Este manifiesto hizo su presentación en el evento “Naufragio en Marcapiel” durante la Feria Internacional de la Lectura, en Yucatán, los días 15 y 16 de marzo.

 


 

Es autora de los poemarios Raíz del cielo (2005), Alba-vigía (2008), Sentencia del fuego (2011) y Travesía: entidad del cuerpo (2014). Ha publicado en las revistas Casiopea, Alforja, La Rueda, Reverso, Ciclo Literario, Periódico de Poesía, Punto en Línea, Punto de Partida, El Humo, Papalotzi, Morbo y Voz que Madura, entre otras. Está incluida en diversas antologías, entre las que destacan: Poetas parricidas (generación entre siglos), Cuadrivio (2014), El viento y las palabras. Renovación poética de Jalisco (autores de 1980-2000), La Zonámbula (2014) y Últimos coros para la Tierra Prometida. 40 poetas jóvenes del Estado de México, Secretaría de Educación del Estado de México (2014).

Melissa Nungaray
Guadalajara, Jalisco, 1998

Me piden que hable, no puedo decir, no me lo permiten

No entiendo mi lenguaje donde las aves intercambian sus picos,
corrompen sus alas y muerden sus ojos,
sigo pero siempre caigo en plumas volátiles de sangre
estampadas en la piel, se unen en las venas.
No puedo alejar lo que me hizo nacer en este siglo,
no sé cómo volver a este cuerpo
hay luces que me impiden entrar.
Desecho las palabras de este organismo
siguiendo el ciclo ancestral de la poesía,
que es la vida advirtiéndome de las horas
que cantan el arte de las sombras.
Tan apegada a la cueva que separa mis trozos
de brazos que aún me quedan en la tierra.
No puedo saber el principio de mis palabras,
cansada y a la vez satisfecha de mis pasos
alzo mi negra y oculta voz
y entierro mi cuerpo.

 

El canto

canta en mí
donde palpitan
los sentidos
de Nadie.

 


 

Becario del festival cultural “Interfaz, los signos en rotación”, de la ciudad de Mérida, en 2016. Ha publicado en distintas revistas tanto mexicanas como extranjeras: Círculo de Poesía (México), La Raíz Invertida (Colombia), Triplo V (Portugal), Letralia (Venezuela), y Letras s5 (Chile), entre otras. Participó en el XVI Congreso Internacional de Poesía y Poética realizado en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (Buap). Actualmente dirige la revista literaria Marcapiel y es editor de contenidos en la revista Círculo de Poesía.

Alejandro Rejón
Mérida, Yucatán, 1997

Niebla de sol

Donde la boca del alba siembra tus labios
el agua corre hasta el caudal del sueño,
se desata toda tu piel hasta
callar la noche como un alma que gime
sobre los focos de aceite
que tiñen los espejos,
disipan todas las aguas en tu color
despertando en lienzos donde
los bondadosos racimos se abran
como la arena entre los ojos,
figuras de ángel se incrustan en los tallos
hasta que tu vientre anidando los poros
dispersos en los pastos de aire donde va nuestra vida
refracta una gota de ceniza
como todas las lecturas
del barro que transporta nuestra carne.

 

Canción de piel

a Melissa Nungaray

En el hilo de la piel las costuras se detienen,
se enrollan en la sangre sobre surcos de memoria
que se van a la atarjea,
flotan sobre pedazos de carne alas de aves
destiladas sobre el firmamento
soñando la bruma sobre entidades que se encienden
en el agua de los tactos.
islas disgregan los riscos en la esfera,
sangran el tiempo de luces previas
tejiendo una a una las costuras detenidas,
sabiendo que la noche lo descubre todo
en aquel cenicero donde flotan los huesos.

 

Canción del sueño

La nada se entreteje con los párpados del aire,
llueve como hilera entre el envés de los sueños.
aquella hilera dulce de joyas y escamas
ya no acongoja tu vientre,
se ha vuelto salitre de luz,
impávido surco que se extingue de mareas.

Cierro la memoria.
En este borde flotan riscos que se extienden hasta el alma.
Flotan pies que se abren con las nubes,
Se detiene un círculo entre la niebla,
Dibuja sus manos con luciérnagas de agua.

Hay una ruina líquida detrás del sueño,
Tus cabellos se mecen,
Moléculas explotan en el incesto de los astros,
El ángel se incinera la vista con sal y opio.

Las hileras han vuelto, amor,
los días caen a mis espaldas,
Entran como silbidos en la migraña de la casa,
Y nosotros,
Otro pliegue entre el agua de tu sombra.

 

Poema

Un tallo se derrama
verbalizando
los oídos que brotan
desde el ventanal
donde dialoga la luz.

 


 

Incluido en la antología de cuento Sampler (Conaculta/ITC, 2014) y en el poemario colectivo Un papá con ojos de lluvia (H. Ayuntamiento de Tlaxcala, 2014); coautor del libro Leyenda en letra. Relatos de Ixtacuixtla (PACMYC/ITC, 2015) y autor de Nacer del incendio (La Cosa Escrita, 2016). Textos de su autoría aparecen en diversos sitios como Catedral, Guardagujas, Molino de Letras, Punto de Partida, Círculo de Poesía, la Revista de la Universidad de México, entre otros medios impresos y electrónicos. Ha participado en diversos encuentros, coloquios y lecturas públicas. Fue becario del Festival Interfaz-ISSSTE 2015 y del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Tlaxcala (Pecda), 2015. Actualmente Estudia la Licenciatura en Antropología en la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Adrián Mendieta Moctezuma
(Tlaxcala, 1995)

intervención

A J. Z.

l

La mirada escurre
se materializa en forma de miedo
…………………. en forma de agua
transforma el aire en piedra
una forma sencilla de describir el vacío
una palabra sin sonido
una línea que termina donde el sol se extingue

Hay en esta ciudad el silencio posterior al beso
la voz muerta posterior a la mirada
………………………………………………..que corta
………………………………………………..que sangra
………………………………………………..que desfallece
habría que arrojarle miedo al miedo
sangre a los hombres para provocar ruido
habría que ser mamífero solitario
………….. como animal que se burla de las vacilaciones ajenas
de las angustias diurnas y los rituales
habría de ser
habría

La mirada escurre sobre una línea blanca
una línea que desciende sin dirección
…….. al sitio donde todos dirigen sus pasos

se va

me deja en el mar de palabras que no ordeno
en la esquizofrenia de mis labios
en el aprendizaje de mi derrota.

 

2

El cielo se desploma en mis hombros
destroza mi vista
….desdibuja el camino

ciego
devoro los residuos de mi carne
….el único alimento que conservo para el viaje es mi cuerpo.

3

Soy una coordenada en una ciudad sin nombre
punto muerto donde nadie llega
grito encarcelado

Miro mi historia diluida entre cerros
entre valles cansados de tanto rumor

Miro mi entorno
lo palpo
descubro sus secretos erguidos en monumentos mudos
descubro su sexo en la mirada de mujeres somnolientas
…………………………………………..de hombres somnolientos
descubro una ciudad tan cansada de sí misma
que me dicta la forma exacta
el método único
para desmoronar mis fuerzas
y entregarme al hambre de los perros.

 


 

Ha publicado en medios impresos y electrónicos, así como en antologías como Casa de Poesía (Calamus, 2016) y Palomazo de Poesía (2016). También ha participado en diversos eventos y recitales poéticos como el Encuentro Internacional de Poetas “Hacedores de palabras”, el Encuentro de Poetas y Escritores en Lenguas Indígenas (Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, Unam) y el Encuentro Nacional de Escritores en Lenguas Indígenas, entre otros. En 2015 obtuvo el premio Casa Creación Literaria en Lengua Zapoteca en la categoría de Poesía con el título Zuyubu’/Buscarás. Actualmente es becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en el programa Jóvenes Creadores y locutor de un programa de radio bilingüe (zapoteco-español). Estudia la Licenciatura en Derecho en el Instituto Metropolitano de Ciencias Aplicadas (Imeca).

Elvis Guerra
Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, 1993

Guendaruyubi

Laaca biyube’ ti ba’du’ nguiiu napa guicharuaa,
ziuula’ bicuininá’ ne naguidxiguié ladi;
biyube’ ti ba’du’ nguiiu nadipa’
ti ba’du’ nguiiu nado’.
Biyube’ ti ba’du’ nguiiu ganaxhii naa
gudii naa ti bixidu’ guira’ dxí;
biyube’. Biyube’ lii, bixhoze’.

Búsqueda

También busqué con barba,
de manos largas y piel de quince años;
busqué un hombre fuerte,
un hombre manso.
Busqué un hombre que me amara,
que me besara una vez al día;
busqué. Te busqué, papá.

 

Diidxa’ gue’tu’ naya’ni’ dxindxi

I

Rari’ ga’chi’
ti nguiiu ni gunaxhiee.
Qui chiguxhaletu ba’ di’,
zándaca ca’ru’ gati chaahui’ be.

Azul epitafio

I

Aquí yacen los restos
de mi primer amante.
Por favor no abran la tumba,
puede que aún siga vivo.

 


 

Pasante de la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas por la Facultad de Filosofía y de Letras de la Unam. Ha publicado en la revista Rúbrica de Radio Unam sobre literatura y cultura en general. Corrector de estilo y jefe de redacción en la misma revista. Locutor y guionista en podcasts de Radio Unam.

Axel Nájera
Ciudad de México, 1992

Arcano XIX

Para Ricardo López

Aún recuerdo el momento en que intenté asir el sol; no el mar ni la eternidad reducida a las cenizas de un cuerpo glorioso.

Escuchamos tres golpes en la puerta, como el canto de tres gallos distintos. Pero nunca pensamos ser imagen. Y escribieron de negro nuestros nombres; la esquela que dejaron en la puerta. Aunque nunca supimos quién llamó.

Y es que tantas veces estuve roto que la voz se nos hizo mil pedazos. Tantas veces
…………………tantas voces, palabras y acertijos
y
…..ninguno suficiente para el sol. Y el sol decidió vengarse, y así me quedé ciego. Pero nunca posamos en la foto.

Pero nunca brillamos por el cuerpo desmembrado, sino por la ausencia al inventarme tantos nombres, y siempre quisimos decir: “¡Detente, eres tan bello!”; nunca encontramos el nombre perfecto.

Así, nunca aspiramos a subirnos;
………………………………………….subir al sol y verlo con mis ojos.
Nunca más.

Y dijimos: “No me pidas que escriba nuevamente”, para no comernos el silencio, para negar que el sol nos había dejado rotos, para negar la esquela que tal vez nosotros hicimos…

Palabra maldita es “hoy”. Hoy tal vez sepa que no soy sabio ni ignorante. Hoy tal vez sepa que no puedo vencer al sol, y que sigo vencido, pero que puedo hundirme con él.

Y unos segundos antes capturar
el instante perfecto de mi muerte.

 


 

Poeta, ensayista y pasante de la licenciatura en Historia por la Unam. Ha colaborado en diversas revistas mexicanas como Círculo de PoesíaOpción (Instituto Tecnológico Autónomo de México, Itam), La Rabia del Axolotl y El Septentrión, y en publicaciones hispanoamericanas como Digo.Palabra.txt (Venezuela), Enfermaria 6 (Portugal) y La Galla Ciencia (España), entre otras. Ha sido incluido en la antología Nueva poesía y narrativa hispanoamericana, del sello editorial español Lord Byron, y está próximo a publicar su primer libro, Piel quemada: vicisitudes de lo sensible, con Abismos Casa Editorial. En agosto de 2016, junto a Alejandro Massa Varela, Axel Nájera y Abraham Pérez Aragón, presentó el escrito Poesía de la inmersión: ensayo manifiesto, en el Centro Cultural Bella Época del Fondo de Cultura Económica, editado por Círculo de Poesía.

Aldo Vicencio
Ciudad de México, 1991

Akai

la sangre
lleva puesta
una diadema
de agua y tierra

es sed

azulejo de yerba
inmaculado

le cuesta galopar adentro

una mujer
en un cuarto

sobre su sombra
se mira

“calla
que la
entraña
grite sin boca”

espejo en un cuenco

la tiza del crepúsculo en su rostro

dardos
que bailan
entre el eco

un enjambre de oscuridad
en su espalda

el entrecejo
de una grieta colorada

se adormecen
los talones
en la palidez
de la violencia

un pétalo
en forma
de manecilla

colapsa

huele
a hierro húmedo

todas las puertas enrojecen

un lirio de infinitas raíces
despierta sobre el azulejo

aquella mujer
ya no es una sombra

es el alba.

 


 

Escritor, coescritor, agenciador y hermeneuta de textos que respiran y hablan. Ha colaborado en diversas revistas digitales, como Errancia, Primera Página y Círculo de Poesía; así como en las revistas impresas El Pájaro Azul, Los Bastardos de la Uva y La Piedra. Formó parte del colectivo Edes y es participante del taller colectivo de Grupo Cero.

Abraham Pérez Aragón
Ciudad de México, 1989

Chalchihuitl

Cuántas piedras laceradas
hambrientas están de forma.

Nacidas en el mismo choque,
…………………….crías de la misma trama,
………….idéntica marca las realiza.

Huérfanas de las alturas,
eco apenas pronunciado,
parte son de golpe; parte,

…………de montaña:

vuelan de la cima
……………………..de la boca de una
………………………………………….los quetzales:

brillan los legendarios trozos
de tierra endurecida,
………………………………gloria encarnada.

Con imponente gracia,
……………………………………………………..apacibles,
se posan sobre las ramas de la sangre,
sobre el venero de tierra que se yergue.

Escudriñal de huesos y raíces,
………….reptan luego
…………………….bajo la cicatriz del polvo.

Revientan en semillas negras,
retoñan por la herida y buscan,
………………………………………….abren ojos.

En silencio, a la distancia,
advierten la presencia de los esmeriles…

Mas las piedras saben,
…………con su saber de escama,

que devienen joyas a través del choque,
……………………………….—colisión, desgaste.

……………………Saben que las alas se despliegan
…………a la hora del lucero
si se pulen jade contra jade.

 


 

Ha publicado poemas en varias revistas virtuales y en papel, como Círculo de Poesía (México) y Cuadernos Hispanoamericanos (España). Publicó el libro Poemas para perseguir sin prisa el silencio (2016), en la editorial portuguesa Temas Originais. Sus poemas han sido traducidos al italiano, rumano y portugués. También es aficionada a la fotografía, publica sus trabajos en Instagram y en captura.org. Actualmente vive en Pamplona.

Rocío Wittib
Buenos Aires, 1989

sucede a veces
así de pronto
cuando todas las preguntas
han quedado respondidas
pero aquello que sabemos
nos sigue interrogando

 


 

todo andar
va de uno
hacia uno mismo
no existe el camino

 


 

Escritor, dramaturgo, ilustrador y poeta. Estudiante de Historia en proceso de titulación en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Dirigió el coloquio “Impresiones místicas” en la misma institución y Fundación Sophia de humanidades. Está por publicar su primer libro de filosofía, El ser creado / Ejercicios sobre mística, con un prólogo del académico y sacerdote católico Mauricio Beuchot. Su trabajo se ha presentado en diversas publicaciones de México y el extranjero, por ejemplo: Perros del Alba, Punto de Partida, Círculo de Poesía, Este País, La Zurda, La Otra, Crítica, Alga (Barcelona, España), Cantera (Caracas, Venezuela) y Vagón de Ostras (Buenos Aires, Argentina), además de dar lectura en voz alta de su poesía en Casa del Lago Unam. A partir de un guion de su autoría, presentó en Casa Actum la obra Bastedad, con una reseña de La Jornada y revista Tiempo Libre, cuenta con un próximo reestreno en teatro La Capilla. También, en próximas fechas, está por estrenarse Adiós, su segunda producción teatral.

Alejandro Massa Varela
Ciudad de México, 1989

Sabes de los quejidos de la miel;
fluirla sin quejarte jamás,
ciego doras a tantos
llenándote el iris,
que latía en ti
que latía,
como una alarma que no sonó,
un diablo
salvo las manos
que podrán imitar
el aleteo de tus mariposas,
clarificando la dulzura asesina,
tu atención
las navajas miel

Corazón cariño,
entre las manadas oleaje
así alimentas al tigre
cariacontecido.
¡Decapítalo!,
o mejor,
un giro de faro la consuma
y el cuerpo despierte
dos nuevos ojos
diamantes,
más duros por vivir dentro,
y más por no desearlo,
como tú,
primero,
por oído de los pezones

por una puerta
en casa sin paredes,
otra de luz

Fernando Salazar Torres

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo