“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

Cinco poemas

lunes 19 de junio de 2017

Cuidados

Cuide que ninguna mosca
entre por las orejas;
personas así afectadas
pueden perder algunas funciones vitales:
la sensibilidad de equilibrio,
de saber dónde se pisa,
la facultad del habla,
la belleza natural de las personas
de conocer a otros seres humanos,
la facultad de acercarnos, unos al otro,
de viajar intensamente;
cuídate, mujer, cuídate,
cualquiera infección de una mosca
puede causar la pérdida
de todos nuestros sueños.

 

Mosca del mes de mayo

Pocos saben que la mosca,
siendo apenas una larva,
se alimenta de carnes descompuestas,
ahí la tienen, de cuerpo entero:
segmentos y balancines,
¿cuántas antenas tiene una mosca?
del África calurosa, con el comercio
de granos y frutas,
haciéndose la mosca,
la mosca viaja por todas partes;
la fruta sigue a la mosca,
la mosca se pega en la fruta,
la gente come fruta mosqueada,
se enferma; los contagios
se embarcan en veleros;
los principales puertos del mundo
tienen gente especializada
para descargar moscas y frutas;
la mosca que no tiene reina,
fastidia verla en todas partes;
ahí la tienen, de cuerpo entero:
como una vaca bocarriba,
dos alas transparentes,
mesotórax y abdomen,
segmentos y balancines,
todas sus partes aplastadas,
debajo del zapato.

 

Guernica

La república se sale del lienzo,
la poesía se vuelca,
se escribe a sí misma:
ningún lienzo
de tamaño gigante
podrá contener ardiendo
la devastada población;
el caballo agonizante,
ninguna lámpara,
el cielo está cerrado,
las casas en llamas y la mujer
gritando; el toro en las llamas,
la mujer con su hijo muerto,
todos los tintes grises,
brocha gorda, blanco y negro,
tigre de las tinieblas,
el reverso de la pólvora
es una rata de mierda
mordiendo los dedos de traidores;
todo dicho en adjetivos:
la cabeza, el antebrazo,
un guerrero muerto,
26 de abril de 1937,
subjuntivos y presentes,
ojos de puras lágrimas
sobresalen a la calle;
entre el toro y el caballo,
una paloma y una oreja:
estos son los verbos imperativos,
lenguas afiladas:
cuando el desastre, el crimen
quedan quietos, la república,
como un caballo loco,
huye del lienzo.

 

150.000.000.000

La luz del sol recorre
150.000.000.000 de kilómetros
en 8 minutos y 19 segundos;
no hay discusión: entre el Sol y la Tierra
nada es nuevo en el horizonte,
todo es preciso: nadie ha podido remover
ninguna hoja caída de un árbol;
todo está intacto: ni los ruidos de las motocicletas
que pasan veloces por la calle,
ni el alboroto de amor
que hacen mis vecinos
al otro lado de la muralla;
eso es lo que pienso:
lo único impreciso, lo vulnerable,
es el romanticismo, las flores
que te traigo,
que después de un breve tiempo
se secan, se arruinan.

 

¿Qué es una paradoja?

Si una mariposa puesta al revés
es una paradoja, se puede concluir
que toda ecuación matemática es verdadera;
si se vacía un tiesto de basura,
la basura que contenía el tiesto
deja de ser basura, pero el tiesto mismo
sigue siendo un contenedor de basura;
si los edificios de la administración
se desocuparan,
y todas las manzanas podridas
se tiraran al río,
siempre quedará la opción mayor:
que los edificios de la administración,
selvas, papagayos y cocodrilos,
se vayan al suelo.

Últimas entradas de Eduardo Embry (ver todo)