Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Lisboa caminada, de Antonio María Flórez
(selección)

jueves 21 de marzo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“Lisboa caminada”, de Antonio María Flórez
El autor hispano-colombiano Antonio María Flórez presenta el jueves 21 de marzo su más reciente poemario, un homenaje a la capital de Portugal, a sus escritores y a sus músicos, a sus paisajes y a sus tradiciones. Hoy ofrecemos a nuestros lectores una selección de este libro.

II

………Lisboa sin Pessoa no es Lisboa,
pero para uno tampoco lo es
sin Saramago viajando en ferry por el río
o afanando las hojas de papel que van a contar
la falsa historia del cerco de la ciudad por los Cruzados;
o sin Antonio Tabucci recreando con Pereira
la nostalgia de una urbe que Salazar castraba;
o sin ese abstemio tenazmente imaginado en el Restelo
por el Juez de Instrucción del Tratado de las pasiones
o los caballos haciendo sombra en el mar de Lobo Antunes;
tampoco es Lisboa sin la tragedia de amor y sexo
de la calle de las flores del apasionado Eça de Queirós;
ni sin Nuno Júdice viendo salir los barcos del puerto
………….y extendiendo los brazos
hacia el ocaso de un infinito que los locos
………………..diseñaron para escarnio de los ahogados;
o sin las notas al piano de Santiago evocando a Lucrecia
en un invierno lejano en el que Muñoz Molina,
al ritmo del Jazz de Gillespie,
invoca los bares y el éxtasis de la vida.

 

IV

………..Ángel Campos alguna vez anduvo por Lisboa
y conoció del azar de sus calles,
de su oculta pasión, misteriosa y difícil;
y también supo del olor de los libros viejos
en las librerías del Bairro Alto; y del blanco
de las casas con sus balcones abiertos
y del cielo desnudo y azul entre nubes de piedra.
Y estuvo como yo, en el puerto,
mirando la estela de un barco;
y de ese territorio desnudo, extenso y azul
dijo él que “Escribir es recuperar su ausencia: /
esta sabia costumbre de los ríos /
de morir en el agua o en el aire”.

 

Las noches de Lisboa

I

…..Son las noches de Lisboa
renuentes al silencio.
Ellas tienen gargantas que gimen
y lanzan cortados lamentos
que chocan contra las paredes.

………..El fado en Mouraria
es un susurro hechizante
que viene del fondo del alma,
melancólico y altivo,
como lo hizo María Severa
………….con su cuerpo y su destino.

………..De ellas nacen sueños
que escapan por las ventanas
y minutos que se alargan,
………………………..más allá del poema,
con historias interminables
…..de nuestras vidas oscuras
………—la tuya y la mía—
por desiertos y autovías,
……….por ciudades y montañas,
que aplazan y enmudecen
las líneas que habrías
de escribir hoy mismo,
…..antes de la medianoche,
sobre los setenta y dos fantasmas
que ya no habitan, ni suspiran, ni bien sueñan
…….en la casa desierta y callada
de Fernando Pessoa
en la rua Coelho da Rocha
……………………del campo de Ourique.
Papeles manuscritos desparramados en el escritorio
que susurran la “Sinfonía de la noche inquieta
y hablan del “…olor del mar, entrada la noche,
en los muelles de la ciudad humedecida por el frío…”.

 

Iluminando la noche

I

………..El viajero mira el camino,
las aceras picadas,
los adoquines sueltos,
de la calle tendida
que baja hasta el puerto.

………..Lisboa en penumbra.

………..Parece que buscara un espejo.

 

II

……….Lisboa de noche
era luz y deseo
como un sueño mordido
…….por los labios del silencio.

 

VIII

………..Fueron sus brazos abiertos,
banderas que tremen;
………sus manos vacías,
……………………………..mástiles rotos;
y mis pasos perdidos
un rayo de luz
……………….—saudade—
…………….y un largo adiós sin retorno.

 

IX

………..Hay música
en esta melodía fascinada
que es la sombra.
………..Es casi noche
y el sol agoniza
y fulge sobre el mar.
………..Toda la belleza del mundo
contenida en un instante.
………..La brisa lamiendo
la dermis tremolante del agua
y el ocre tibio del otoño
……………………………fustigando la luz.

 

XI

…………Lisboa:
………………..Líneas torcidas,
……………………………………notas rotas
y un pentagrama
………..de calles empinadas,
plazas sin salidas,
………………..recodos sin arbustos,
parques sin asientos,
y largas escaleras para trepar a casa.

 

XII

……….Canto susurrando desde el balcón,
tañendo campanas, rasgando guitarras,
sin seguir el monocorde ritmo
………………………gangoso de los acordeones.

……….Solemne, digna y ausente,
Lisboa calla.

…………Agónica y cansina
pedalea por las veredas
…………y se hace camino y silencio
………………………en la insana liturgia de los adioses.

Antonio María Flórez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio