Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

William Osuna y el poema traspapelado en la esquina

jueves 12 de marzo de 2020
¡Compártelo en tus redes!

William Osuna

Colocarle etiquetas a poetas y escritores no es mi fuerte. Ningún creador literario decide de manera consciente qué derrotero seguirá su escritura, creo que esto se va dando de manera progresiva, además influyen otros factores como las capacidades intelectuales del escritor (o del poeta). Su equipaje repleto con los efectos personales de sus fobias, lecturas y afectos. Buena porción de escritores están marcados por el espacio en el que dieron forma a su niñez y adolescencia. La escritura es propensa de impregnarse de todas esas fragancias, de todos esos recuerdos y de esas vivencias clavadas como una astilla en el devenir de los días.

Al poeta William Osuna lo han encasillado como poeta urbano, vaya a saber cuál es el significado (o la connotación) que eso tiene. Lo cierto es que él ha intentado saltar la barda de las etiquetas desarrollando su poesía, al margen de modas, en un contexto en la que la ciudad marca su territorio y le proporciona el material ineludible para su escritura poética. No es gratuito lo escrito por Alberto Hernández: “Tabernas, callejones, pensiones, aceras, funerales, manicomios, barrios, oficinas, discotecas: la ciudad y sus órganos vitales son los encuentros de William Osuna. Cada uno vierte la rebeldía, la soledad y el caos que teje un paisaje odiado y amado a la vez. La ciudad de Santiago de León de Caracas es una agresión, también una caricia”.

Como poeta no olvida su orígenes y en sus poemas queda al descubierto el barrio, la calle, el trapicheo de la jerga, los amigos y las andanzas que conforman su hoja de vida. La también poeta Daniela Saidman acota: “Imposible no imaginárselo corriendo detrás de una pelota de trapo en un baldío de Caracas, volando papagayos o jugando trompo en una calle empinada de una barriada, con las rodillas raspadas como cualquier niño travieso…”.

En su poesía la ciudad se mueve como un animal vertiginoso y camaleónico, es algo así como un personaje de novela con sus tribulaciones y angustias. El río Guaire, que la atraviesa, posee también su personalidad, su cadencia y el poeta ha captado su sonoridad con perspicaz oído.

El discurso poético de William Osuna tiene un acento juglaresco, un tono narrativo que a veces se transmuta en una crónica que indaga la ciudad vivida desde sus bordes y con todos los sentidos; esa ciudad que en apariencia es Caracas, pero que muy bien podría ser cualquier ciudad del mundo.

El libro San José Blues 1923 (Monte Ávila Editores Latinoamericana, 2019), que se ha editado en varias oportunidades en otras distintas editoriales, está dividido en tres partes: “San José Blues 1923”, “Epopeya del Guaire” y “Otros poemas”. Cada segmento marca un itinerario que va de lo íntimo/personal a lo político y hacia la ciudad como espejo que refleja los sinsabores y luchas en ese cuadrilátero de la cotidianidad siempre sorprendente y sugestiva.

En este libro pueden encontrarse determinadas claves características de su poética: el poema extenso (legado quizá de sus noctívagas lecturas a los poetas de la generación beat). Metáforas que cruzan el paso de cebra surrealista. Sincretismo musical, que deja sus huellas en cada texto. Lo escrito por Héctor Seijas es pertinente: “La visión heterogénea y heterodoxa de la ciudad le permite a William Osuna la conjugación de registros verbales cuya esencia y fortuna son la expresión de modalidades y estilos musicales que comprenden la nostalgia del tango (Gardel), el grito contestatario del rock (Woodstock), la balada de amor (Elvis, los italianos), el blues (B. B. King)…”. Y como punto final está esa atmósfera enrarecida de absurdo que el poeta plasma como un componente sorpresivo e inusual de la ciudad.

Sus poemas dan cuenta de los amores y desamores que transitan por las calles, del delirio y la soledad que bajan por los desagües de esos callejones iluminados de basura y pestilencia. Poemas que escrutan esa lírica pedestre que se fragua en el bar de mala muerte; con la fichera de turno narrando los artilugios de la vigilia en esa penumbra domesticada con alcohol y música de rocola.

En los poemas de William Osuna la muerte camina por las calles como otro ciudadano de a pie:

la otra noche un camionero colombiano la vio en un
……….callejón de Catia
La bombió contra unos peroles de basura, y tirándole
……….un collarín
de ajo, le gritó en fuga: “bien lejos contigo, híjole,
……….a’ su madre
con ese ajiley”. “Será que la muy bacana no respeta”.

William Osuna se encuentra atrincherado en ese bando de quienes sufren la historia. A pesar de ello trata de no imprimirle un eco panfletario a sus poemas y en una entrevista confesó: “…cuando uno trabaja con las palabras, sobre todo en la poesía, las palabras son multívocas y polisémicas, en poesía es muy difícil que los signos tengan la referencia inmediata, porque es muy manido, muy panfletario, lo que buscamos es la altura poética, pero que contenga las admoniciones que uno pueda tener ante las injusticias…”.

Todo lo que disfruté quedó en un zanjón.
Estas imágenes vinieron conmigo.

Veo en la calle que va a Palacio,
la ceremonia de los huesos. A un país vuelto cero
en polvo
en las despensas de la mala calle. En un aro de humo
a los desempleados comerse los cables
sobre el basurero de los días.

A los manes de mi ciudad venidos de la sombra
estrangulados por los cuatro límites.
A los que se censaron en los grandes partidos
Acumulando fangos y el espejo les devolvió hocicos
de cerdo
mientras reían frente a un teatro clausurado.

(Fragmento: poema “Piedra vieja” [I]).

La jerga de la calle subraya en el poema ese diálogo con el otro sin ese cincelar de la metáfora en busca de la belleza y del verso cocinado en el fuego de los días y no con el diccionario y la gramática:

Piedra Vieja, estoy enculebrado, las chicas de la
avenida Roosevelt
me olvidaron. Ayer frente a las puertas de la altiva
ciudad,
vi cómo el polvo había disipado con todos los hierros
los amores que perdí.
Mis poemas fueron inútiles.
Ninguno abrió las puertas del Reino.

(Fragmento: poema “Piedra vieja” [I]).

Sus lecturas se incorporan en su discurso poético y todo viene atado con ese ritmo del frenesí mordiente:

…en este barrio iluminado
como lujoso burdel de los años 50
dije mis canciones
aquel poema de Pavese
que tanto me gusta
cuando voy en los toneles
de la ebriedad
mis ganas de voltear mesas
a un lado del camino
mi tronco político
aquí siempre tengo 13 años
y a unos amigos
que Buendianamente perdieron
todas sus batallas

(Fragmento: poema “Discurso preparado por el escribano cuando los castaños-El cementerio cumpla su primer milenio”)

En ocasiones el poema es vaticinio crítico, una visión del futuro que le espera a un poeta pasado de moda. Aguijoneando al poema breve y esos inconfundibles ademanes prestados del haikú:

En este verano se impondrán los poemas cortos,
seis dedos más arriba de la rodilla con chivita
fu-manchú, hilo chino de la mejor especie y
variaciones de rombo japonés.
Aun así no cambiaré ni el ruedo.
Trotaré por la ciudad entre restos de basura
y picos de botellas de espaldas al porvenir.
Seré como aquel disco tapablanca de los Beatles
que nadie escucha. Me guardarán en el sótano
como un viejo patín. Nadie bailará conmigo.
Celebraré al caballo, al perro y a la rueda.

(Fragmento: poema “Modas”)

Retuerce la metáfora hasta sus extremos chirriantes, busca sacarle el jugo de todas sus posibilidades; le da muchas vueltas de tuerca a las palabras, hasta encontrar la imagen en su explosión disonante:

Famosas fueron mis borracheras
en el Billy’s.
Famoso el sueño de Geraldine
donde sus bucles
crecían como tornillos mohosos
y ¡Dios! ella entera
se convertía en una flor hidráulica
que germinaba en medio de la noche.

(Fragmento: poema “El desalentado”)

Los poemas de encuentro/despedida a su madre son los más logrados de este libro. Son algo así como un canto elegíaco, pero bastante alejado del sentimentalismo tosco y sí muy cerca del poema escrito en ese baldío sereno del dolor.

Un poeta como William Osuna es un transeúnte que merodea por la locura inyectada en la ciudad, es un despistado que vaga por callejas inhóspitas buscando el poema en cada recoveco que la ciudad le ofrece. Se pierde en el estrépito del asfalto como buscando esquivar la jauría de escritorios de las oficinas que buscan devorarlo en el papeleo burocrático, donde la poesía es negada para privilegiar la cifra, la letra pequeña, el tragaluz del empleado del mes.

El poeta como juglar y ciudadano (junto con sus poemas, se entiende) se ha traspapelado con la ciudad, con la esquina del barrio, con el olor de hollín y monóxido que respiran las calles. Tararea, sin rumbo y en solitario, viejas melodías mientras su espíritu va elucubrando en silencio la metáfora que lo redima o que salve a esa ciudad dibujada en sus pupilas. No tiene punto de contacto con esos poetas, trajeados de normalidad y peinados como los primeros de la clase, redactando el poema de lenguaje impoluto, sin faltas políticas ni ortográficas, ni requiebros justicieros: el poema de belleza gramatical inexpugnable.

En lo personal me gusta la poesía de William Osuna debido a ese tono irredento y barriobajero, me cautiva ese leitmotiv de música popular que se filtra entre líneas en muchos de sus poemas. Me anima esta poesía hecha desde la ternura y la rabia, mientras los politicastros de siempre van de gatopardianos vendiendo utopías al mayoreo.

La ciudad escribe el poema, relata la tragedia, narra el absurdo y la comedia. El poeta es apenas el escriba que anota en la servilleta del bar esa brumosa e imprecisa metáfora que pasa por la calle en volandas. El poeta con prontitud intenta atrapar ese celaje que se aleja para escribir ese poema sin horario ni constelaciones; para darle oportunidad a ese poema de que coloque todo de cabeza y de que a su vez también lo perturbe, que lo zarandee un poco hasta arrastrarlo a ese hueco de la perplejidad y la belleza, en este tiempo con veda de musas y la inspiración jubilada.

Octavio Paz escribió que “el poeta desaparece detrás de su voz, una voz que es suya porque es la voz del lenguaje, la voz de nadie y la de todos”. La voz de William Osuna se pierde en esa espiral de voces que circulan por la ciudad o que se escriben en sus paredes. La poesía de William Osuna le dice al lector que la ciudad puede leerse y de algún modo ésta también nos escribe. La ciudad como artefacto y el poema como llave (o herramienta) para descubrir sus infiernos, sus bellezas ocultas, sus revelaciones y esa singular estética que la moldea. La poesía de William Osuna le da un rasgo de prestancia a la ciudad, la convierte en un mito, en un canto, en un ave que vuela, en una barriada que asciende desde la calle a lo azul, donde la Luna semeja un decorado de utilería.

Me interesa ese desenfado de la metáfora desencuadernada con una belleza perturbada haciendo equilibrios en el alambre de los versos, pero con un pulso creativo preciso y sin medias tintas. Algo feroz se pasea por esta poesía de William Osuna; sólo espero que ahora, cercano al Poder, con su oficina a cuestas, no deje la perversidad de su verbo y que no se aquiete el tigre de su escritura por eso que él mismo ha escrito: “es menos perverso el tigre / encerrado en la quietud de sus rayas”.

 

William Osuna

Obtuvo en 2007 el Premio Nacional de Literatura. Ha dirigido el taller de poesía del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg (1981), y el taller de poesía de la Casa de la Cultura de Maracay (1982). En 1985 coordinó un plan de alfabetización en el barrio Los Erasos, en Caracas, y entre 1991 y 1995 impartió la cátedra de poesía en la Universidad Metropolitana. Ha publicado Estos 81 (1978); Mas si yo fuese poeta, un buen poeta (1978); 1900 y otros poemas (1984); Antología de la mala calle (1990 y 1994); San José Blues + Epopeya del Guaire y otros poemas, y Miré los muros de la patria mía (2004).

Carlos Yusti
Últimas entradas de Carlos Yusti (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo