Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Cinco poemas de César Blanco

martes 22 de mayo de 2018
¡Compártelo en tus redes!

“La mujer de Lot”. Escultura de William Hamo Thornycroft

Exilios y otros desarraigos. 22 años de LetraliaExilios y otros desarraigos. 22 años de Letralia
Este texto forma parte de la antología publicada por Letralia el 20 de mayo de 2018 con motivo de arribar a sus 22 años.
Lee el libro completo aquí

De hojas caídas se alimenta mi alma
es una suerte de performance existir
un juego al azar de luces extraviadas
que nunca fenecen

Una libertad entre comillas
monocromías de un diario desgastado
un grito en el silencio que se expande
entre la brisa ingenua

Cortinas que danzan al ritmo de un pájaro
herido
Un adiós que se manifiesta en el movimiento
de vacilantes hojas
en espera de un ángel que no llegará jamás
apostando a ser un héroe con capa

En un debatir de sentencias poco lúcidas
un eco profundo hace el intento de respirar
bajo las aguas.


Recurro en sueños al paraíso a ver
qué ha pasado.

Las sombras sin rostros me conmueven
practico un monólogo desde mis entrañas.

No hay esquinas / ni extremos
nada de columnas que le soporten
todo es añil

La brisa fresca deleita
un paisaje sin fin es el escenario

Me transparento en la seda del olvido
están de fiesta los querubines / me lo dijo el viento

Lo puedo asegurar / la libertad es plena
aquí el miedo no existe.


Cómo quisiera haber nacido en otro mundo
donde las auroras fuesen de acuarelas
y el chocolate emergiera de las flores

Donde las intrigas y los desamores fuesen utopías
a veces oigo que los pies me piden que toque suelo
se me deshace la memoria por una réplica
he descubierto que tengo el hábito de ti
Necesidad de correr a buscarte

Si tuviese el poder de volar
daría la vuelta al mundo sólo por escapar
mi destino contaría otra historia

Debo entender / aprender / a decir adiós
la herida quedó abierta / reúno fuerzas para
soñarte

No puedo olvidar / no entiendo / lo intento
sin ti es cuesta arriba / no he roto mi promesa
lidiaré con mi dolencia / no hay un día que
el silencio no oiga los latidos
de tu corazón.


Del otro lado de la estría el dilema
al pasar la despedida en contundente
no se puede desistir / la decisión está tomada
arde / duele / congela los huesos / el desconcierto
se usurpa la razón

Espaciados como semillas
fragmentados a la fuerza
mirada insondable
en las distancias los vados abren
sus brazos / invitan a transitar

Ausente tejo un abrigo para sopesar
los fríos

Solitario aparto verdes / dibujo senderos
dejo a lo largo rastros para mis espontáneos
discípulos


Al emprender la travesía / nos hacemos al camino
procuramos la venia / llevamos agua bendita
el libro sagrado / y un pan para matar el hambre
hacemos oraciones mirando a las alturas
besamos con fervor la imagen de Cristo protector
pedimos en silencio

Es como trozar el cordón umbilical por segunda vez
lentos son los pasos / acelerados los deseos
las luces se despiden / apenas se dejan ver
destellos que tiemblan / dejamos la sangre derramada

Y a aquellos que emprenden el éxodo / se les prohíbe
mirar hacia atrás / Se cierran puertas y ventanas
la libertad también duele / se sufre al paso
dejamos nuestras querencias / nuestras memorias iniciales
atrás los amores / quedamos sin sentidos
múltiples olores / sabores / una vida entera en el vacío

Al tañer de las campanas / una voz en la vigilia susurrará
al oído desnudo / anda no te detengas / ve por ti.

César Blanco
Últimas entradas de César Blanco (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo