XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

La autora española escribió Henar como la novela que le hubiera gustado leer
Carmen Escribano y su universo intimista

sábado 11 de mayo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Carmen Escribano
Carmen Escribano: “Mi traslado a Madrid fue menos traumático porque fui con toda mi familia y por un traslado solicitado por mi padre en su empresa. Henar empezó sola esa experiencia”.

Cuando empezó a delinear la travesía vital de la joven Henar, la escritora española Carmen Escribano ignoraba a dónde la llevaría esta nueva historia. Ya había publicado dos libros de cuentos —El sol en el arroyo y En el fluir del tiempo—, género en el que hasta entonces se había desenvuelto. El resultado de esto fue su primera novela, titulada Henar, donde su joven protagonista abandona el entorno rural para hacerse un lugar en la siempre convulsa Madrid.

Escribano también dejó su tierra natal —ella es de Cazorla, Jaén— para irse con su familia a la capital española, donde vivió dieciséis años hasta que se trasladó a la más tranquila ciudad de Granada, donde sigue viviendo en la actualidad. Estudió la carrera de Filosofía y Letras en la rama de Historia Antigua y, desde entonces, todo su trabajo ha sido dedicado a la enseñanza. Creadora que trabaja una prosa ágil y esmerada, en la que se percibe esa pasión, la de la lectura y la escritura, que la ha habitado desde sus primeros años, hoy nos habla de esta su primera novela.

 

Lee también en Letralia: reseña de Henar, de Carmen Escribano, por Alberto Hernández.

Henar y el anhelo de desenvolverse sola

—Se aprecian algunos paralelismos entre la historia de la joven Henar y tu experiencia personal, comenzando a trabajar a los dieciséis años en una Madrid que te abrumaba. ¿Puedes decirnos qué inspiró la historia de Henar? ¿Cuánto de ti hay en la protagonista?

—Sí, posiblemente hay algún paralelismo entre Henar y yo misma. Es verdad que tristemente también tuve que dejar los estudios a los dieciséis años (aunque después los retomé en cuanto pude) y empecé a trabajar. Sin embargo, mi traslado a Madrid fue menos traumático porque fui con toda mi familia y por un traslado solicitado por mi padre en su empresa. Henar empezó sola esa experiencia. Cuando empecé a escribir esta novela, no tenía una idea de cuál iba a ser el argumento. Es verdad que la triste despedida del instituto de Henar fue muy similar a la mía. Pero después de eso, los personajes mismos fueron tirando de mí y me ayudaron mucho a escribir esta historia.

“Henar”, de Carmen Escribano
Henar, de Carmen Escribano (Adarve, 2023). Disponible en Amazon

—La búsqueda del sujeto amado es un tema central en Henar. ¿Podrías hablarnos sobre la evolución de los personajes en este aspecto y cómo refleja tus propias ideas sobre el amor y el destino?

—Cuando Henar llega a Madrid, tiene un único anhelo, saber desenvolverse sola, ser capaz de buscarse la vida y sentir que su madre, ya difunta, estaría orgullosa de ella. No hay búsqueda de sujeto amado. Ni siquiera es consciente de estar enamorada. Será el paso de los meses, en la gran ciudad, lejos de su mundo, lo que la haga empezar a sentir el dolor de todo lo perdido y quizá no tan valorado en su momento. Ahí empezará a ser consciente de lo que representaba realmente Eduardo para ella. Yo pienso que, como dice una frase de la novela, “el universo entero se armoniza para que las diversas piezas coincidan en el lugar preciso”. La vida es un misterio.

—Existe una relación complicada entre Henar y Rosi, la empleada de la baronesa que se convierte en su antagonista. ¿Qué papel juega este conflicto en el desarrollo de la historia?

—Creo que el antagonismo entre Henar y Rosi no juega un papel importante en el desarrollo de la historia, porque Henar tiene mucha personalidad y entereza para dejarse caer en los enredos de la otra mujer amargada y recelosa.

—La novela sigue un patrón clásico del género romántico, al enfrentar a los amantes a varios obstáculos antes de que ocurra el encuentro definitivo. ¿Cómo ves la relación entre Henar y Eduardo en contraste con su entorno?

—Yo no sé si catalogar Henar como romántica. Aunque exista el amor, muchas veces platónico, yo la siento como una novela intimista y emotiva. Penetra mucho en el estado de ánimo de sus personajes. Los protagonistas viven cada uno sus propios sentimientos, inquietudes, dudas e incógnitas.

 

Carmen Escribano, la autora que escribe lo que vive

—Es muy significativo el trasfondo histórico de la España que retratas en tu novela. ¿Cómo influyó este contexto en la historia y en las decisiones de los personajes?

—El episodio de la manifestación contra la dictadura en Madrid fue tomado de una vivencia mía. Trasladé a mi personaje lo que yo había vivido. Sin embargo, el contexto histórico de España en aquella época no influyó en las decisiones de los personajes. Ellos trataban de dar forma a sus vidas, a pesar de la situación política.

—Nos gustaría saber cuál fue tu enfoque al retratar el entorno rural y urbano que rodea a Henar, especialmente considerando tu propia experiencia personal en diferentes lugares de España.

—Para retratar el entorno rural y urbano que rodea a Henar, lo he tenido fácil. Yo misma he vivido los dos ambientes. He pasado períodos formidables en la sierra de Cazorla, debido al trabajo temporal allí de mi padre, y también he vivido muchos años en el centro de Madrid, de manera que mientras escribía, lo estaba viviendo.

Henar es una historia clásica en la que el amor se sobrepone ante las dificultades. En estos tiempos en que asistimos a una profunda reevaluación de los géneros y de sus derechos, ¿qué tiene que decirle tu novela al lector contemporáneo?

—Quiero decirle al lector que he escrito la novela que me gustaría leer. No he usado temas tan recurrentes como asesinatos, raptos, drogadicción y otros que venden tanto en estos tiempos. Creo que no es necesario recurrir a esos temas para contar una historia llena de vivencias, sentimientos, contradicciones, y en la que el lector se sienta comprometido y la viva intensamente.

—En una comunicación previa nos comentaste que al comenzar a escribir Henar no sabías que sería una novela. ¿Cómo fue el proceso de descubrimiento mientras desarrollabas la trama y los personajes?

—Es verdad, así fue. Como a lo largo de mi etapa de escritora he desarrollado, sobre todo, relatos (o cuentos), cuando empecé a escribir Henar lo hice como otras veces, sin tener predeterminada la extensión que iba a tener, pero, como he dicho anteriormente, los personajes fueron tirando de mí y se fue alargando la historia hasta acabar siendo una novela. Cuando la terminé, me dio pena despedirme de ellos. Les había tomado cariño.

 

Creo que todo lo vivido me influye cuando escribo.

“Cada historia te pide una extensión diferente”

—Como autora con formación en historia y con una larga trayectoria como docente, ¿cómo influye tu conocimiento académico en tu escritura literaria?

—Imagino que siempre las vivencias personales influyen en la obra de cualquier autor. Tantos años trabajando en la enseñanza con alumnos de edades a partir de la adolescencia me han hecho conocer los ambientes propios de la docencia en estos períodos. Creo que todo lo vivido me influye cuando escribo.

—Antes de Henar publicaste dos libros de cuentos, El sol en el arroyo y En el fluir del tiempo. ¿Cómo fue el paso del cuento a la novela? ¿En cuál género te sientes más a gusto?

—Como he comentado anteriormente, he escrito la novela con la misma naturalidad con que escribí los cuentos. Me siento a escribir y mi mente me empieza a dictar lo que mis dedos se apresuran a escribir. Por tanto, no ha sido un paso premeditado, se ha producido así sin previa intencionalidad. Después de Henar, he escrito varios cuentos. Me siento cómoda en los dos géneros. Cada historia te pide una extensión diferente.

—Sé que eres soprano de un coro, modelas en arcilla, practicas el senderismo y otras actividades. ¿Cómo compaginas todo esto con la escritura y con la vida familiar?

—Es verdad, practico todas esas cosas. Doy gracias a la vida por llenar mi existencia con tantas satisfacciones. Puedo acudir a todo porque ya estoy jubilada, entonces cuento con el tiempo entero para organizarlo. Soy bastante metódica. Para poder hacerlo todo serenamente, me he confeccionado un programa y lo sigo con disciplina. Esto exceptuando la escritura. Hay días que no puedo escribir nada y otros momentos en que necesito escribir, entonces suelto lo que esté haciendo y me dedico a ello. Andando por los senderos naturales, me surgen muchas ideas de las que tomo nota, en cuanto puedo, para desarrollarlas después.

—Nos gustaría saber si trabajas actualmente en algún otro libro. ¿Qué nos espera a los lectores de Carmen Escribano?

—En este momento estoy trabajando en algo que sé que va a ser una novela porque, al contrario de lo que me suele pasar, tengo un esquema bastante desarrollado de lo que va a ser la historia completa. Creo que os va a gustar.

Jorge Gómez Jiménez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio