¡Qué hermoso texto! Estoy anegada en lágrimas. Sentí cada palabra como mía. Rubén fue quien fui en mi relación con mis abuelos, fue mi hijo en sus aventuras de redescubrir el mundo. Fui madre de Henry en el dolor compartido de la suya que lo perdió. Fui reina al saber que mi hijo esta sano y tiene la mirada mas dulce que han conocido mis ojos. Gracias por dejarme entrar.

Responder