Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Tres textos de Capullo de crisálida

martes 4 de septiembre de 2018

Capullo de crisálida
César Klauer
Microrrelatos
Micrópolis
Lima, Perú, 2018

Capullo de crisálida

En un bar sin nombre, tuve una conversación sobre la muerte con un personaje brumoso salido de la nada. Tenía la mirada llena de cicatrices y en su voz flotaban los restos de un naufragio.

Sentí que habitaba en una realidad donde todo era vértigo, que lo que teníamos para intercambiar era tiempo, donde las palabras iban y venían como bofetadas.

Poco a poco nos deslizamos en los efluvios vaporosos del alcohol. Caímos en su torrente y no supimos cómo salir. En eso, los sonidos del ambiente fueron apartándose: sólo quedó su voz descascarada en medio de un silencio sin remordimiento.

Entonces se detuvo y me observó con extrañeza. Se dio cuenta de que no sabía quién era yo. Ni él.

Lo vi salir con la alegría consumida y diluirse en el pliegue sin fin de la noche. Su rostro era el de quien ha extraviado algo y no sabe dónde empezar a buscarlo.

Quedé pensativo, aferrado a un vaso húmedo, como si la vida estuviera por comenzar otra vez.

Mientras tanto, las mariposas del llanto asomaban y la realidad iba envolviéndome como el capullo de una crisálida.

 

El estado es un pésimo empresario

Una vez terminados el estudio, la auditoría y la supervisión de la empresa estatal XYZ, el consultor externo llegó a la conclusión de que el estado, como todos sabían, era un pésimo empresario.

Confirmó su tajante veredicto una semana después cuando XYZ le comunicó que no podrían pagarle sus honorarios aún.

Colgó el teléfono y sonrió, pues ya sabía que algo así pasaría: en los libros contables figuraba que el estado había venido recortando la inversión en un 10% anual durante el último quinquenio, dejando a XYZ sin recursos. A ese ritmo, había calculado el consultor, en unos pocos meses XYZ estaría lista para la privatización conversada con los chinos.

El consultor se rascó la barbilla, quizás a los chinos sí les podría cobrar.

 

Anticorrupción

En los últimos meses hemos sido testigos de las capturas y allanamientos por televisión. Empezaron con los ex presidentes y sus vicepresidentes. Luego los ex primeros ministros y los gabinetes ministeriales completos junto a los funcionarios, asesores, jefes y empleados de los ministerios. Una vez apresados esos, siguieron congresistas, alcaldes y regidores. Los fiscales anticorrupción no se detuvieron y en su cacería implacable señalaron a jueces y otros fiscales, a secretarios de juzgados y a empleados del Poder Judicial. Cuando parecía que todo acababa allí, las capturas se iniciaron en las calles: choferes de combi y taxistas, cambistas y transeúntes, mototaxistas y choferes particulares. Ayer empezaron los allanamientos en las casas y esta mañana acordonaron nuestro barrio. En este momento están donde mi vecino, en unos minutos más vendrán por mí.

Últimas entradas de César Klauer (ver todo)