Servicio de promoción de autores de Letralia

Saltar al contenido

Las horas definitivas, de Mario Amengual
(extractos)

viernes 9 de abril de 2021

I

En la noche, inmensa,
con los sentidos al punto dados
para el asombro y lo imprevisto
surge en olas del pensamiento
todo aquello que abruma el pecho
y deja constancia en la memoria,
después de alterar el sueño incomprendido
con sus signos y detalles perdurables
y nunca entendidos en el descuido
o dejados en la marea del ojo diurno.
Y vuelve uno a la mañana
cargando un fardo inefable
en el torrente rápido y esquivo
ajustado al tener y al logro
como prenda justa de toda vida.
De nada servirá el empeño
en cuadrar sueño y vigilia
a una aquietante andanza,
porque al fin y al cabo
en tierra firme y bajo el cielo
toda certeza es un templo de espuma.

 

VII

El mundo transcurre
en una sucesión de días raros.
Yo no sé si estoy cuerdo
o vivo en un sueño prolongado.
Sé que en ninguna esquina
ni en un rincón apartado
encuentro esa paz necesitada.
Deambulo por un trago,
por un cigarrillo a medias
y entre gente que no conozco.
Un temor apaciguado
he sentido sin esperarlo,
la paz en un sueño olvidado,
la vida en dos tragos
y la eternidad en mis pasos.

 

X

La madrugada es un deseo inconforme
y nada se oculta en esa luz indecisa
y diciente al mismo tiempo.
El mundo se abre
como un cuerpo entregado,
pero no como un capricho
o una venganza soterrada.
El mundo se asoma
y se entrega a su manera
y es para uno regalo y milagro
en este valle de incomprensiones.

 

XI

Si la vida cambiara
por alterar una bandera,
por darle otro nombre al latrocinio,
por repetir en falso un ideal justiciero.
En las calles abundan
las colillas rebuscadas con desesperación,
los que duermen sobre su mugre,
las que abren las piernas por un kilo de algo,
los que sacan su pan de una bolsa negra.
Esa y no otra
es la realidad que perturba
y le quita horas al sueño,
sacando espinas a los pocos sentimientos,
a las vanas consideraciones
y cuando la madrugada se divorcia de la oscuridad
el día comienza con un toque en la conciencia.

(El poema largo “Las horas definitivas” forma parte del libro inédito Desde el barranco, del venezolano Mario Amengual).

Mario Amengual
Últimas entradas de Mario Amengual (ver todo)