Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Problemas con lectores. El éxito de la Feria Internacional del Libro de La Habana evidencia una vez más que sí hay lectores para las letras en la lengua de Cervantes.

Noticias
Los cincuenta libros de Chiapas. Casi medio centenar de títulos ha publicado el gobierno de Chiapas, en México, desde el año pasado.
Massiani en NFBV. Había una vez un tigre, de Francisco Massiani, es una de las más interesantes novedades que presenta este mes el sitio Nueva Ficción Breve Venezolana.
300 editoriales en La Habana. La Feria Internacional del Libro de La Habana reunió en la zona colonial de San Carlos de la Cabaña a editores y libreros de 30 países.
Fuera gringos. Una carta de repudio firmada por varios escritores puertorriqueños e hispanoamericanos exige la salida de las tropas estadounidenses de la isla de Vieques.
Venezuela tiene su viceministro. El artista plástico Manuel Espinoza fue designado viceministro de Cultura de Venezuela.
España promueve su lengua. El Instituto Cervantes y otros entes españoles adelantan acciones para que la lengua de Cervantes penetre Estados Unidos.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
El Mundo del Cuento. Una pequeña publicación que tiene como único objetivo difundir la narrativa contemporánea de habla hispana.

Artículos y reportajes
Un siglo de tango. El tango nació hace cien años en las esferas de prostíbulos o ambientes marginales de la época. El periodista cubano Arnoldo Varona nos habla de su historia.
Crónicas desde Lima. Tres nuevas interesantes crónicas limeñas del escritor peruano José Luis Mejía.
La voz de un surrealista. El español Francisco Arias Solís nos brinda una semblanza del cineasta Luis Buñuel, de cuyo nacimiento se cumplen cien años mañana martes.

Sala de ensayo
El oscuro mundo de Norman Bates. Psicosis explora las profundidades de la psique. La escritora mexicana Lenina M. Méndez analiza la obra maestra de Alfred Hitchcock y la compara con la novela de la que fue adaptada.

Letras de la
Tierra de Letras

Marionette
Héctor Torres
Dos poemas
Gustavo Marcolli
Se busca
Carlos Egea
Poemas
Guillermo López Borges
Trenes
Raúl Hernández Garrido
Dos cuentos
Patricia Poblete Alday
Cuatro poemas
Antonio Vela López
En la cola del cine
Javier Domínguez
Parte novena, cuarta docena
Daniel Noseda
Dos poemas
Andrés Larenas Méndez
Dos textos
Yvette Guevara-Dedaj
Al regreso de un largo camino
Patricia Suárez
Tatuaje de fauno
Leandro Calle

El buzón de la
Tierra de Letras

Venezolana desde Montreal
Interesado en la obra de Juan Filloy
El 23 de abril en otros países

El regreso de caracol
La otra orilla, de Edda Armas
Córdoba poética siglo XX, tomo II, compilación de Feliciano Huerga
Plegable informativo del VII Festival Latinoamericano de Poesía de Rosario
La Vieja Factoría


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 87
21 de febrero
de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
En la cola del cine

Javier Domínguez

Cuando te vi en la cola del cine con ese conjunto rojo y tu cabello tan negro prendida del brazo de ese tipo, el corazón se me salía por la boca. Por lo menos pudiste haber esperado que el cadáver de nuestra relación se enfriara. A tan sólo un mes de nuestra ruptura, yo esperaba encontrarte sola. Creía que, como yo, extrañarías nuestras rutinas y te torturarías repitiéndolas a falta de algo nuevo que hacer y entonces nos veríamos en alguno de los sitios que frecuentábamos. Esperaba el momento cuando nos viéramos compartiendo la misma soledad de gato callejero y tal vez decidieras que podríamos ir a cenar o al cine. De ahí en adelante la reconciliación sería sólo un trámite. Tú verías cuánto he cambiado: ya no más reproches por tus faltas de lenguaje o tus miradas desviadas en espaldas de otros hombres, no más burlas de tu ropa, no más celos, no más gritos, no más golpes. Verías cómo tu ausencia me enseñó a ser sueco, a mirar con desprecio al misógino criollo que solía ser.

Pero cuando te engarzaste del brazo de ese tipo rompiste toda la cadena de acontecimientos que nos reunirían. Ahora veo que mis sospechas eran ciertas: sí tenías un amante, tuviste el descaro de negarlo una y otra vez. Ya no me arrepiento de esa cachetada que te asesté en la jeta, cuando me juraste que no te veías con más nadie, perra, ahora sé que te lo merecías. ¡Y tú no sabes cómo me duele tener la razón! La ignorancia es cómoda, lo habría soportado todo, a mí me bastaba con creer que eras sólo para mí, pero vino la duda. Mis amigos te vieron en la calle con otro tipo varias veces, me lo comentaron, nunca les creí, pero es que nunca supiste disimular nada. De pronto tenías fiestecitas de oficina todas las semanas, fines de semana llenos de trabajo, convenciones en otros estados. Ahora todo es tan evidente. Como si fuera poco tienes el descaro de traerlo a nuestro cine. Eres capaz de haberlo traído únicamente para lucirte conmigo, para restregarme a tu galán en la cara, pero sé que no me has visto y me oculto entre las espaldas de esta cola de gente que serpentea por los recovecos del centro comercial.

Tú nunca me apreciaste, no tienes ideas del montón de mujeres con las que pude engañarte, hasta con tus propias amigas. Pero yo sí debía entender que "lo nuestro ha perdido pasión", "ya no eres el hombre que amé", "ya no soporto tus desprecios, tus maltratos". Así fue como comenzaste a huir de mí. A la primera señal de problemas escapaste.

La sangre se me sube a la cabeza, al recordar cómo arrastraste una maleta con mi ropa mal doblada hasta mis pies. Me dijiste: "ambos necesitamos espacio y tiempo para repensar nuestra relación". Espacio y tiempo querías tú, para meter al imbécil ese en mi casa. Cómo me provoca darte otro pescozón en la boca.

Sin embargo tu espalda luce feliz. Tu cabello luce un negro mucho más intenso que antes, debes haberlo teñido, no puedo negar lo bien que se te ve, también parece más corto. Debo concluir que te cambiaste de "look" para él, pero no te cansaste de mostrarme a mí el mismo peinadito por tres años. Pareciera que quisieras estar a la altura de tu galán. Sin duda que el tipo es bien parecido, su estatura me supera fácilmente, con ese tamaño entiendo que pensaras en reemplazarme. Las mujeres delante de mí no se cansan de comentar lo bien que le luce la chaqueta, del contraste entre su ropa y el castaño oscuro de su cabello. Todo un muñeco de torta.

En los instantes que me distraigo escuchando el estruendo de halagos para tu novio, veo cómo tu galán se aparta de la fila y se encamina a los baños. Ahora sé que mi competidor es un humano. Y no aguanto la tentación de verlo de cerca, lo suficientemente cerca para asestarle un derechazo que le tengo reservado desde hace meses. De hecho, mientras mis pasos me guían instintivamente entre la gente, recuerdo todos los ejercicios que he hecho desde hace un mes con el único fin de maltratar a tu patiquín, ¡cómo me distraía pensando en la manera de torturarlo! ¿Debía darle una golpiza? ¿O debía atacarlo con un único y certero carajazo que lo dejara inconsciente? ¿O las dos cosas? ¿O golpearlo hasta dejarlo en coma? Un abanico de opciones morbosas se abría ante mí. Todo se reducía a una sencilla cuestión de gustos.

Cuando entro al baño veo al tipo junto al urinario. Su espalda muestra la pose clásica de brazos descendiendo en V, hasta la altura del miembro. Tal vez no exista una situación en la que un hombre se encuentre más indefenso. Hasta pienso en dejarlo terminar para después atacarlo. ¿Pero por qué darle beneficios al muy bastardo? ¿Acaso yo tuve alguno? Por tu culpa, visto una camisa mal planchada y vivo en un apartamento que está permanentemente desordenado y sucio. Por eso, ni siquiera voy a permitirte terminar de mear. Por eso ya me tienes respirando sobre tu nuca. Cuando volteas y ves mi cara, no ves al "ex" de tu novia, no, ves la imagen de la palabra venganza. Cuando sientes la repentina falta de aire, es porque tienes un puño que encarna el verbo odiar, metido en la boca del estómago. Me alegra ver la buena condición de mi brazo derecho, con sólo dos golpes hice que te mearas el pantalón. Pero se ve que tú no entiendes mi arte, por eso intentas levantarte, como tampoco entendiste que esa mujer ya tenía un hombre y por ello te pateo las costillas hasta fracturártelas. Cabrón, ¿dónde está tu elegancia ahora? ¿Tu "sex-appeal"? ¿Tu ternura, tu comprensión? Cómo quisiera que ella pudiera verte, todo despeinado, quejumbroso, sin el orgullo en la mirada.

Siguiendo mi inspiración, opto por golpearte hasta dejarte inconsciente. Mientras recupero mi aliento, un charquito de sangre crece en el piso hasta mancharte la chaqueta. ¿Cómo lucirá ahora el contraste de tu ropa, con la cara hinchada y la nariz fracturada? Cretino. Ahora me daré el gusto de esperar afuera por tu mujercita, y cuando entre a buscarte le mostraré a su dios griego tragándose su propia sangre.

Me ubico estratégicamente en las tiendas cercanas a los baños. Finjo que me interesan los mostradores y los vidrios me mostrarán el reflejo de tu conjunto rojo, es todo lo que necesito. La cola del cine avanza rápidamente, la veo con las entradas, espera unos minutos, sé que no irá a comprar a las golosinas porque odia meterse en un tumulto de gente, cuando falten cinco minutos para iniciar la función vendrá hasta acá. Eso me aburría de ella, era predecible como una línea recta.

Ahí vienes, el reflejo del vestido te delata. Entras al pasillo de los baños, sigo tus pasos al ritmo de mi respiración elaborada, te veo al fondo del pasillo, por el baño de mujeres, se asoma como ensayando el acercamiento que harás al baño de hombres, está oscuro y ninguno de los dos podemos vernos el rostro, camino como si fuera a seguir de largo, pasas a mi lado, no tengo valor para mirarte, me ignoras. Finalmente asomas la cabeza dentro del baño de hombres, giro sobre mis talones y en dos zancadas estoy en tu espalda.

"¿Señor, le pasa algo?", me pregunta el rostro de esta desconocida cuando me ve a medio metro de distancia. "No". Fue todo lo que dije mientras trataba de buscarle siquiera algún parecido con mi antigua mujer, pero esos no eran sus ojos, ni su boca y mucho menos esos pómulos con cráteres. Seguí de largo con una sensación de derrota deslizándose por mi pecho. Caminé hasta perderme en la cola de rezagados al cine. Dentro de la sala se me hinchó la mano por el frío.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras