Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Problemas con lectores. El éxito de la Feria Internacional del Libro de La Habana evidencia una vez más que sí hay lectores para las letras en la lengua de Cervantes.

Noticias
Los cincuenta libros de Chiapas. Casi medio centenar de títulos ha publicado el gobierno de Chiapas, en México, desde el año pasado.
Massiani en NFBV. Había una vez un tigre, de Francisco Massiani, es una de las más interesantes novedades que presenta este mes el sitio Nueva Ficción Breve Venezolana.
300 editoriales en La Habana. La Feria Internacional del Libro de La Habana reunió en la zona colonial de San Carlos de la Cabaña a editores y libreros de 30 países.
Fuera gringos. Una carta de repudio firmada por varios escritores puertorriqueños e hispanoamericanos exige la salida de las tropas estadounidenses de la isla de Vieques.
Venezuela tiene su viceministro. El artista plástico Manuel Espinoza fue designado viceministro de Cultura de Venezuela.
España promueve su lengua. El Instituto Cervantes y otros entes españoles adelantan acciones para que la lengua de Cervantes penetre Estados Unidos.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
El Mundo del Cuento. Una pequeña publicación que tiene como único objetivo difundir la narrativa contemporánea de habla hispana.

Artículos y reportajes
Un siglo de tango. El tango nació hace cien años en las esferas de prostíbulos o ambientes marginales de la época. El periodista cubano Arnoldo Varona nos habla de su historia.
Crónicas desde Lima. Tres nuevas interesantes crónicas limeñas del escritor peruano José Luis Mejía.
La voz de un surrealista. El español Francisco Arias Solís nos brinda una semblanza del cineasta Luis Buñuel, de cuyo nacimiento se cumplen cien años mañana martes.

Sala de ensayo
El oscuro mundo de Norman Bates. Psicosis explora las profundidades de la psique. La escritora mexicana Lenina M. Méndez analiza la obra maestra de Alfred Hitchcock y la compara con la novela de la que fue adaptada.

Letras de la
Tierra de Letras

Marionette
Héctor Torres
Dos poemas
Gustavo Marcolli
Se busca
Carlos Egea
Poemas
Guillermo López Borges
Trenes
Raúl Hernández Garrido
Dos cuentos
Patricia Poblete Alday
Cuatro poemas
Antonio Vela López
En la cola del cine
Javier Domínguez
Parte novena, cuarta docena
Daniel Noseda
Dos poemas
Andrés Larenas Méndez
Dos textos
Yvette Guevara-Dedaj
Al regreso de un largo camino
Patricia Suárez
Tatuaje de fauno
Leandro Calle

El buzón de la
Tierra de Letras

Venezolana desde Montreal
Interesado en la obra de Juan Filloy
El 23 de abril en otros países

El regreso de caracol
La otra orilla, de Edda Armas
Córdoba poética siglo XX, tomo II, compilación de Feliciano Huerga
Plegable informativo del VII Festival Latinoamericano de Poesía de Rosario
La Vieja Factoría


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 87
21 de febrero
de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Parte novena, cuarta docena: de donde se habla del Quirquincho, de Nerón, del Tato, de su grupo y del otro país

Daniel Noseda

Querido Tato: ante la imposibilidad cierta de que algunas vez nos sentemos a tomar un café y yo pudiera decir lo que aquí expreso, más vale lo hago ahora y de una vez y lo del café si llega, mejor.

Porque debo comunicarte: la expresión que en tu rostro denoto, es la de quien ha visto pasar mucha agua bajo el puente que nos unía. Yo agregaría que el puente se lo ha llevado el agua, por la fuerza y el caudal.

Cuando mi mujer te culpa por ser el causante de mi estado, tiene algo de razón porque siendo el gestor de la venida de Freire y Galeano sumado a lo sensible que había quedado por el contacto con la realidad cubana, hizo que una fiebre eruptiva y verborrágica me brotara.

Estoy convencido de que los problemas morales, psíquicos, y sociales no resueltos afloran en nuestro organismo bajo diferentes manifestaciones como malestares estomacales, acidez, elevación o disminución del apetito, gases, o en la piel con erupciones, urticarias, psoriasis, o físicos, como dolores en todas partes y contracturas, o tics en el lóbulo lingüístico bajo la forma de "tartamudeos de ideas o palabras" —como dice Galeano.

O simplemente en el ánimo y anda con el mismo hecho una mierda.

El vademécum intenta paliar esa situación, pero son solo aspirinas para el verdadero problema y es que sencillamente tenemos uno no resuelto, no lo resolvemos y entonces aflora.

Desde aquel tartamudeo primero, esas veinte páginas que te alcancé por allá en aquel tiempo de nomeacuerdo, por allá cuando en el taller literario Romero Borri arrugó un gesto cuando dije que era ingeniero y arrugó el gesto frente a este sapo que no se sabía bien qué estaba haciendo en el Olimpo de los poetas, han aparecido muchas otras más y que se han convertido en un río que no se puede contener.

Cuando preguntaba "adónde anda el Tato" me respondían cosas como "y ahí anda dando vueltas con su colectivo, atándolo con alambre" o como "y el Tato está reloco, ni se puede mover y se metió a dar la vuelta al mundo" o como "por fin se dio el gusto de andar yirando por media república con su chinche cultural".

Yo sabía sin embargo que algún día aparecerías, que regresarías con tu grupo de ese viaje por "el otro país".

El sábado pasado el Quirquincho, ese colectivo escarabajo convertido en el Rocinante del grupo de quijotes que te acompañó en esa lucha contra los molinos de viento junto a Nerón, tu perro, el silencioso escudero, estaba en la vereda de la universidad convocando con su presencia al mundo para decir, "hemos vuelto, estamos acá y le queremos contar".

El momento vivido en el Mauricio López para qué decir que fue emocionante y movilizador hasta el punto de que el público terminara bailando, mi hija, sus amigas y muchos que se sumaron a la danza se hayan ido con algo adherido a sus cerebros y corazones, algo del tamaño de un pedazo del otro país.

Ese otro país que se fue a buscar fuera del estamento estático de la universidad, pero que no era extraño para mí, ya que he vivido en la frontera, allá en Santa Fe, y lo conozco.

Ese otro país que fuiste a buscar hasta los rincones donde existen pueblitos de cien familias momificados en el tiempo y hoy olvidados del mundo donde la presencia del ferrocarril era el único nexo con él y ahora, desaparecido víctima de las privatizaciones, ha sido suplantado por los medios, los santuarios de imágenes, los televisores, que los reconectan a un mundo, pero esta vez elaborado, procesado y enlatado y con muestras gratis de una cultura ciudadana que no le es propia.

Por eso no es raro que, como contás en uno de tus relatos, el de la parrilla donde por un lado ustedes disfrutaban de una guitarreada en el otro extremo del salón la gente del pueblo alzaba el volumen del televisor para escuchar a Tinelli.

Y es que ustedes estaban de vuelta de todo eso y ellos no, porque están seducidos por ese otro mundo que se les ofrece y que tan seductoramente los involucran con idiomas, problemas propios de la urbe, violencia, sexo, falta de seguridad, que no les son propios pero que el mundo de la imagen les hace creer que sí. En cambio para ellos, la guitarreada ha formado parte del entretenimiento cotidiano, las mismas voces, los mismos acordes y punteos los mismos giros y contragiros de la danza, que ustedes, sapos de otro pozo, compiten en el mismo terreno y se creen autoridad suficiente para juzgarlos en consecuencia, como cuando cuestionaron a tu magistral chacarerista.

En cambio las boludeces de Tinelli, no, ahí no es una competencia, es otra cosa que todavía no han procesado, recién van en el camino del cual ustedes vuelven.

Y todos esos pueblos del otro país subsisten con el residuo de lo que fueron tres siglos de conquista y luego otros dos de inmigración.

Mi origen fue en el otro mundo, el del inmigrante, y que abarcó casi toda la mesopotamia, la cultura rioplatense argentina, y como una bufanda o cinturón alrededor de ella siempre estuvo y estará ese otro país, el interior, el producto del residuo histórico, donde la maestra, el médico, el intendente, el cura, el comisario son personas físicas, reales y no una imagen televisiva de consumo. Y moderadores o autoridades en materia de lo que se debe hacer o no, los formadores de opinión, el límite de su mundo como los postes de alambrado son el límite físico del campo para don Gume.

Y esos límites no conocidos son los que conocemos hoy, gracias a la cruzada que ustedes emprendieron.

Mi viaje es en algo parecido al tuyo, pero menos heroico, menos quijotesco, con menos contacto físico y emocional, para gozar de ellos, más solitario.

Me traslado por donde puedo, por correo, donde mi tocayo allá en el Chaco, ingeniero poeta, versero o como quieran, me alcanza pedazos de ese otro país y los publico, o viajando por la red y bajo en México, donde existe otro quijote, confundido con escarabajo don Durito de Lacandona y su escudero al que todo el mundo llama Marcos, al que le pasa algo parecido ya que los mismos mexicanos han sufrido los mismos desastres económicos y culturales que nosotros y nos llevan la delantera.

O físicamente a Chile, Uruguay, a Cuba, al sur, centro y norte del país.

Junto las hojas mías con las otras que están sueltas por ahí, las que están desparramadas u olvidadas y con ellas intento armar este árbol al revés.

De las hojas a las ramas, luego al tronco y así hasta ver dónde llegan sus raíces.

Que son las mismas de todos, la de América, ya que si hay "otro país" también hay "la otra América".

Espero verte en este programa, mi silencio te invoca, Gustavo también.

Como verás, Tato querido, son demasiadas cosas para un solo café.

Espero seguir bailando y participando con ustedes de ese otro país, del que nunca me fui.

Espero, la esperanza siempre me nace.

Te envío algo de lo que la esperanza hace, que es sumar.

Un abrazo y hasta siempre.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras