Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Dos novelas a dos siglos de distancia

martes 19 de enero de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Dos novelas a dos siglos de distancia, por Rafael Fauquié
Si el destino de Robinson era el crecimiento, el de los niños de la novela de Golding es la autodestrucción. “Abandonado” (1909), de Howard Pyle

A comienzos del siglo XVIII, Daniel Defoe publicó su relato sobre un náufrago llamado Robinson Crusoe. Todo en esa novela expresaba certeza en el futuro: la inteligencia occidental reharía el mundo, la naturaleza se convertiría en el bien material del hombre civilizado, la voluntad de dominio europea abriría para el porvenir las puertas de un definitivo control del tiempo y de la historia.

En 1954, William Golding publicó El señor de las moscas, una novela que desarrollaba también el tema del naufragio y la consiguiente anécdota de supervivencia. Pero la trama de El señor de las moscas es la macabra contrapartida de las anteriores heroicas hazañas de Crusoe. Ella describe la aventura de un grupo de niños, internos en un exclusivo colegio, que, tras caer al mar el avión en que viajaban, van a parar a una isla desierta. Aislados, tratan de sobrevivir repitiendo las formas de convivencia del mundo adulto que les es familiar. Sin embargo, poco a poco, la mayoría de ellos es víctima de una regresión que termina arrastrándolos hacia el embrutecimiento, la crueldad e, incluso, el crimen. El oportuno rescate final los salva de una muerte cierta a la que parecían condenados en la peor forma de decadencia: la que impide, incluso, la posibilidad misma de sobrevivir.

La novela de Golding, exacto opuesto al mito robinsoniano, expresa dos desconfianzas: una, ante el tiempo; la otra, hacia los otros. El tiempo es dibujado como un feroz y arriesgado ahora que borra cualquier forma de memoria y niega toda posibilidad de futuro. El otro es un amenazante adversario, un interminable peligro. La vulnerabilidad colectiva es consecuencia de la degradación del grupo. El grupo es frágil porque el yo y los otros no conviven; subsisten sólo en medio de la decadencia. La imprevisibilidad del tiempo es consecuencia de la fragilidad del nosotros. No existe el porvenir porque no existe el “nosotros”, no hay futuro porque se ha borrado lo “nuestro”.

Si Robinson Crusoe dibujaba imágenes que expresaban, sobre todo, confianza en el tiempo —seguridad en el presente y fe en el futuro—, El señor de las moscas expresa ahora todo lo contrario: incertidumbre en el presente y una dramática ausencia de futuro. Si el destino de Robinson era el crecimiento, el de los niños de la novela de Golding es la autodestrucción. En suma: el largo paréntesis que separa los comienzos del siglo XVIII del final del siglo XX es un largo itinerario que señala definitivos cambios en las miradas, las comprensiones y, sobre todo, en las esperanzas de los hombres.

Rafael Fauquié
Últimas entradas de Rafael Fauquié (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo