Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Camino

jueves 11 de marzo de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Camino, por Rafael Fauquié
Rara vez existen en el camino nítidas linealidades; por el contrario, abundan en él los meandros, los regresos, los vaivenes.

Toda idea de camino involucra imaginarios de rumbo y experiencia, de avances hacia algún destino, de itinerarios donde coinciden lo azariento y lo continuo, de sumadas huellas haciéndose construcción. Sin esa noción de rumbo, de dirección, no existe el camino: sólo movilidad, desplazamiento sin significado. Rara vez existen en el camino nítidas linealidades; por el contrario, abundan en él los meandros, los regresos, los vaivenes, las encrucijadas donde definitivos antes y absolutos después se cruzan, los diseños confusos de inciertos horizontes…

El ser humano construye caminos porque recuerda pasos transitados e imagina pasos venideros; porque es capaz de vivir, en medio de la continuidad de los días, entre un antes que viene de atrás y un después donde avizora un porvenir. Toda visión de camino se relaciona con huellas y experiencias, con verdades aprendidas, con puntos de partida dejados para siempre atrás, con vislumbradas lontananzas; pero, acaso por sobre todo, se asocia con memoria. Mucho más que sólo recuerdo, la memoria es apoyo, construcción. El recuerdo que evoca, en realidad, reconstruye. Asigna significados nuevos a lo transcurrido. Revive de muy diversas maneras lo ya dejado atrás.

Natural respuesta del caminante al albur del camino será el cobijo en la comprensión de sí mismo, alejándose de cuanto lo contradiga o lo vulnere, apoyándose en hallazgos que convertirá en verdades irrenunciables, prediciendo sus respuestas, sustentándose sobre determinados tientos; pero, sobre todo, no olvidando nunca que dentro del camino nada deja de corresponderse, que en él todo existe en relación con todo.

El caminante se mueve entre dos opciones: acercarse o alejarse; mantenerse próximo o distante: de rostros, de paisajes, de creencias… En ocasiones, decide alejarse para aferrarse a visiones y versiones, acaso como una muy humana manera de preservarse de desengaños o innecesarias convivencias. En ocasiones, opta por acercarse, sabiendo que ello significa para él compromiso y entrega; pero, eventualmente, también vulnerabilidad. Equilibrio necesario, en fin, entre una lejanía que podría hacerse inhumanidad y un acercamiento que podría devenir indefensión.

Sin embargo, a la larga, al caminante le será imperioso acercarse a ciertas cosas; comprometerse con lo que es, lo que hace y lo que muestra; obligado a ser abiertamente él mismo ante cercanías escogidas, ante asumidos propósitos, ante las circunstancias que la vida le fue imponiendo…

Rafael Fauquié
Últimas entradas de Rafael Fauquié (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo