Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Henning Mankell

sábado 31 de octubre de 2015
¡Compártelo en tus redes!

Henning Mankell

Es como si un amigo muy querido se hubiese marchado, un amigo con el que charlábamos cada noche cuando todos se van a dormir y la tele ya ha sido apagada. En realidad tal resulta al tener como interlocutores a sus libros y como compañera de viaje a su criatura, a su hijo literario, a mi muy admirado, entrañablemente admirado, Kurt Wallander, un comisario tan humano que no era un héroe de leyenda invencible y poderoso sino un sencillo ser humano con sus debilidades, con sus miedos, con sus dudas, nada de un pedante Holmes, nada de un incisivo e irónico Poirot, simplemente Wallander con sus recuerdos, su matrimonio roto y su melancolía, enfermo de diabetes y un buen profesional sobre todo, un ser tan vivo, tan real, tan humano que muchas veces sus lectores le pusieron el físico de su autor, llegando incluso en una rueda de prensa en Barcelona a dirigirse a él una periodista llamándole “señor Wallander”, lo que motivó la carcajada general, Mankell incluido. Para mí también, la imagen de Mankell era la de Kurt Wallander, no concibo otra.

Henning Mankell ya no está entre nosotros, pero le recordaremos siempre sin necesidad de parches, como debe ser.


El escritor sueco ha fallecido de cáncer. Él tenía miedo a morir y sobre todo a envejecer, esto último era algo que le deprimía, aunque hay que reconocer que la depresión le acompañaba como bien se pudo advertir en muchas de sus novelas. Siempre pensé que no debía ser una persona muy alegre y eso traslucía en sus escritos, casi invariablemente teñidos de pesimismo.

Cuando me enteré de su desaparición comprendí entonces por qué les había puesto punto final a las aventuras de Wallander de una manera tan irreversible, sin solución de continuidad, al querer impedir que le sucediese como a Stieg Larsson, manipulada su obra por terceros encargados de eternizar las aventuras de sus personajes por exigencias de los editores. Henning Mankell ya no está entre nosotros, pero le recordaremos siempre sin necesidad de parches, como debe ser.

Y no continúo, me duele demasiado hablar en pretérito de una persona a la que jamás conocí personalmente y sin embargo considero mi amigo, un amigo que se ha ido aunque nunca nos abandonará ya que cada vez que releamos sus obras volverá a estar con nosotros y todo empezará de nuevo otra vez.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)