Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Lo inconcebible

martes 1 de diciembre de 2015
¡Compártelo en tus redes!
Cámaras automáticas han captado el regreso de lobos y otras especies animales.
Cámaras automáticas han captado el regreso de lobos y otras especies animales.

Me enteré no hace mucho y la noticia me sorprendió porque no tenía lógica.

¿Se acuerdan ustedes de Chernóbil, un lugar contaminado por la radioactividad, un lugar en donde la vida, tal y como la entendemos, se hallaba proscrita? Pues bien, los lobos han regresado a los bosques de esa zona porque hay caza en ellos, unos bosques vivos en un entorno vegetal espléndido y rebosante de salud.

Un mundo cuyos ciudadanos serán los animales, animales sanos y felices en su inconciencia, en su bendita ignorancia, ¿puede darse este supuesto, o es también una utopía?


No obstante, y anticipándose a los lobos, mucho antes, fueron los jabalís los primeros en hacer acto de aparición en unos terrenos que custodiaba el miedo, pero los jabalís lo ignoraban felizmente ya que para ellos fue todo un descubrimiento establecerse en su nuevo hogar, exento de los acostumbraos peligros, y por espacio de años han vivido tranquilos, porque teóricamente estaban radioactivos, tan radioactivos como el entorno vegetal que les rodeaba y al que se fueron sumando otros animales hasta llegar a los lobos, por el momento, claro.

Semejante situación tan absurda te hace entrar en profundas reflexiones que me parece no van a tener respuesta. Veamos, si la radioactividad mata a la larga y deforma mientras, dos cabezas, cuatro piernas, etc., ¿por qué estas deformaciones y estos fallecimientos, no se han presentado cuando ya hace tiempo que dura la contaminación?, ¿hemos de fiarnos más del instinto de los animales que de los avisos científicos?

Imaginemos una guerra nuclear total, imaginemos miles de millones de muertos, pero no el final definitivo, y el nacimiento de un mundo nuevo, completamente diferente a todo lo conocido hasta ahora, un mundo cuyos ciudadanos serán los animales, animales sanos y felices en su inconciencia, en su bendita ignorancia, ¿puede darse este supuesto, o es también una utopía?

Sé que muchos dirán que desbarro, pero no olvidemos que de más inconcebibles se han visto y que la realidad siempre ha superado a la ficción.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)