correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Las amistades no peligrosas

martes 19 de enero de 2016
¡Compártelo en tus redes!
Los buenos sentimientos de los animales pueden comprobarse ahora, no uno sino muchos, gracias a la información digital.
Los buenos sentimientos de los animales pueden comprobarse ahora, no uno sino muchos, gracias a la información digital.

Últimamente y gracias a los numerosos videos que salen en Internet, podemos ver muchas escenas protagonizadas por animales y lo que más me ha sorprendido, gratamente por supuesto, ha sido comprobar cómo el sentido de la amistad se halla instalado en el mundo de los mal llamados seres inferiores.

He podido ver cómo una urraca juega con un cachorro y posteriormente cómo la misma urraca se dedica a columpiarse en una sábana tendida que la dueña del perro acaba de poner a secar (la escena trascurre en un jardín particular); luego la urraca, sin ser ahuyentada, vuelve a reemprender sus juegos con el cachorro.

Otra historia aun más sorprendente, la insólita amistad que nace entre un asno y un lobo.

El lobo es propiedad de humanos y podríamos decir que se halla en período de recuperación, en cautividad pero alimentado por sus dueños a quienes no se les ocurrió nada más ni nada menos que darle comida viva en la figura de un pobre asno retirado de servicio por viejo e inútil ya. Se esperaba el espectáculo de una masacre, pero sus promotores quedaron chasqueados cuando el lobo no atacó al asno… haciéndose amigos, dos soledades que buscan compañía, no al final sino desde un principio dando con ello una lección a quienes pretendían refocilarse con el espectáculo. Los dos protagonistas, un lobo enjaulado y un asno condenado sin remisión, unen sus miserias en el encuentro y el lobo renuncia a matar.

Yo leí la noticia y me asombró, pero más todavía lo hizo el ver la imagen que la acompañaba, el lobo acurrucado en un rincón, asustado y mirando con temor, el famoso lobo feroz de la leyenda, a sus dueños, mientras que el pobre asno, cuya expresión corporal lo decía todo, enflaquecido y con el pelaje como raído, deslucido, opaco, junto al lobo pero mirando al frente, mostraba un aspecto entre resignado y filosófico, de infinito desamparo. Ignoro cuál será el final de esta singular historia, un final feliz quiero decir, si les dejaran vivir tranquilos en paz y armonía o si acabará de mala manera. Pero el hecho, el precedente de esta amistad entre dos especies tan diferentes, es lo que cuenta como enseñanza y ejemplo, un ejemplo a tener en cuenta por el ser humano que tanto alardea de virtudes y que tan pocas ejercita en realidad.

Los buenos sentimientos de los animales pueden comprobarse ahora, no uno sino muchos, gracias a la información digital, y como obras son amores y no buenas razones, aprovechemos esta documentación gráfica y saquemos la correspondiente reflexión:

Un gato y un ratón que duermen juntos, un perrazo enorme que cuida de un pollito, una gata que habiéndose hecho amiga de una perra qua acaba de criar le adjunta sus dos gatitos para que los amamante y la otra los acepta, una lechuza y un gato que en el atardecer juegan entre saltos y vuelos, sí, juegan, no se atacan, ofreciendo un espectáculo tan increíble como hermoso. También existen perros lazarillos voluntarios y no de personas sino de otros perros ciegos a los que acompañan, vigilan y cuidan, perros que no tienen amo pero sí un gran corazón.

No continúo, hay montones de ejemplos que aparecen en nuestro ordenador y cuyo mensaje deberíamos saber aprovechar… e imitar.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)