XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Una teoría

viernes 28 de abril de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Albert Einstein
Las ondas gravitacionales se descubrieron oficialmente el 14 de septiembre de 2015, aunque hasta el año siguiente no se hizo pública la noticia que venía a darle la razón a Einstein.

“En física, una onda gravitacional es una ondulación del espacio-tiempo producida por un cuerpo masivo acelerado. Las ondas gravitacionales constituyen una consecuencia de la teoría de la relatividad general de Einstein y se transmiten a la velocidad de la luz…”.

Sé que lo que voy a decir a continuación no les va a gustar a muchos, precisamente porque yo no soy una científica y avanzo una teoría absurda en opinión crítica, no obstante ruego un poco de paciencia. Las teorías son eso, teorías, y dejan de serlo cuando se convierten en realidad, como le sucedió a Einstein con las ondas gravitacionales, que han tardado cien años para verse confirmadas por la realidad. Que nadie se escandalice, ni en sueños intentaría compararme con Einstein, a quien admiro y respeto muchísimo. Mi teoría es pequeñita y sólo el tiempo puede decir si fue acertada; de momento invita a la hipótesis que yo misma considero muy aventurada.

El mundo se ha vuelto loco y sus trazas son de empeoramiento. La injusticia es ley y los proyectos más disparatados se aceptan sin discutir.

Las ondas gravitacionales se descubrieron oficialmente el 14 de septiembre de 2015, aunque hasta el año siguiente no se hizo pública la noticia que venía a darle la razón a Einstein.

Pues bien, mi teoría es la siguiente: si las ondas gravitacionales llegaron a la Tierra entonces ya desde el año anterior, ¿se han fijado ustedes en que la violencia y la sinrazón han ido aumentando geométricamente en el plazo de dos años?, y continúa imparable, claro; los mayores despropósitos se están convirtiendo en realidades y lo malo es que las gentes los aceptan como si fueran lo más natural, todos se han agolpado sin pausa como nunca había sucedido a lo largo de la historia; no es una guerra, una epidemia ni una hambruna, son muchas hambrunas, muchas epidemias invasoras y muchos frentes de guerra o preparativos para futuras contiendas; se niega el cambio climático por decreto en un completo carnaval de irresponsabilidad. ¿A dónde vamos a ir a parar? El mundo se ha vuelto loco y sus trazas son de empeoramiento. La injusticia es ley y los proyectos más disparatados se aceptan sin discutir, la verdad se silencia y la mentira es tan corriente que ya se ha hecho normal; la bondad es objeto de burla y la estupidez y la vacuidad son celebradas en las redes sociales como si fueran algo ingenioso.

No es que yo niegue que a lo largo de la historia de la humanidad haya habido guerras y calamidades varias; desgraciadamente eso siempre ha existido, pero es que ahora se multiplican en todas direcciones y a medida que trascurren los días siguen aumentando con ejemplos tan desconcertantes que no te caben en la cabeza; basta leer los periódicos o mirar la televisión para comprender que algo está sucediendo. Y este desquiciamiento colectivo yo lo achaco a la invasión de las ondas gravitacionales, que al no ser normales para nosotros, en algo nos han de afectar, y bastante además.

No debemos olvidar que estamos en el cosmos y que nuestro planeta no es una isla.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio