Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

La sorprendente Daphne du Maurier

• Viernes 26 de enero de 2018
Daphne du Maurier
Asegura la leyenda que Daphne du Maurier empezó a escribir Rebecca en su viaje de novios.

Sí, muy sorprendente. Fue una escritora, el único autor que he leído, y he leído a muchos, que a cada nueva novela te sorprende porque ninguna de ellas tiene el mismo lenguaje que la otra. No sé si me explico bien. Estamos acostumbrados a que cualquier autor sea fácilmente identificable por su modo característico de escribir, Daphne no.

Si leéis The Glass-Blowers (por cierto, obra inspirada en sus antepasados franceses), sin saber quién lo escribió, jamás podríais reconocer en él a su autora y no por mal escrito precisamente. Todo viene de una novela suya, una de sus primeras obras, la superfamosa Rebecca, cuyo lenguaje es tan marcado que la aparta de todas las demás, ni siquiera Mi prima Rachel se le parece, eso por no hablar ya del resto de todos sus relatos y novelas cortas o largas. Lo que nos da una autora que constantemente nos sorprende es su eterna renovación, inmejorable pero también desconcertante, y lo que sí podemos afirmar es que el sello Du Maurier, intriga e interés, se perpetua inalterable.

El lenguaje empleado en Rebecca es único e imborrable, de ahí su gran éxito; sorprendente, fascinante, es el alma de esta obra, una obra irrepetible.

Para ser comprensible cuanto acabo de decir os remito a un par de películas, basada una en Rebecca y la otra en Los pájaros. Dos films por completo diferentes, difíciles de comprender en sus respectivos argumentos; la primera nos habla de un viudo un tanto enigmático y la segunda de unos pájaros que se rebelan contra los humanos. Suspense hay a raudales en ambas pero fuera de eso el lenguaje es por completo diferente y, sin embargo, la autora es la misma.

Asegura la leyenda, yo no me atrevería a llamarla muy veraz, que Daphne empezó a escribir esta obra, Rebecca, en su viaje de novios. No niego que la comenzara en un rapto de inspiración, pero se me hace un poco difícil que se pasara toda la luna de miel escribiéndola, ¡se dicen tantas cosas sobre los autores, que deberían ser contrastadas!

El lenguaje empleado en Rebecca es único e imborrable, de ahí su gran éxito; sorprendente, fascinante, es el alma de esta obra, una obra irrepetible, o al menos eso creía yo hasta que, cuando se pusieron de moda las secuelas de las novelas famosas, de esto no hace muchos años, descubrí que acababa de publicarse una segunda parte de Rebecca, imperativos editoriales, titulada La señora de Winter, encargo que había realizado una escritora inglesa llamada Susan Hill. La compré por curiosidad, aunque dispuesta a criticarla ferozmente ya que nunca me ha gustado eso de las secuelas ni aun siendo el mismo autor de su obra quien las haga, y mi crítica se convirtió en sorpresa y admiración: Susan Hill había realizado una copia perfecta del lenguaje de Rebecca, sin apartarse para nada del original, era una segunda parte modélica, realizada con mucho respeto y profesionalidad, tanto es así que no dudo en recomendar su lectura siempre y cuando se haya leído con anterioridad Rebecca.

Una novela de tanto éxito, me estoy refiriendo a Rebecca, tuvo sin embargo sus detractores, ya que apenas triunfar, se la acusó de ser un plagio de Jane Eyre, plagio que yo nunca he encontrado por ninguna parte, lo cual indica que a la gente le gusta mucho criticar. Veamos si no. En primer lugar, el hecho de que el señor Rochester estuviera casado, aunque en su caso lo ocultara, no le identifica con Max de Winter, ni Jane Eyre, personaje, puede ser la reencarnación de la joven esposa del señor de Winter. Que Manderley arda al final no es una copia de que la casa de Rochester sea también pasto de las llamas, ahí concluyen todas las hipotéticas similitudes, y a tener en cuenta un detalle muy importante: la señora Danvers, la mítica ama de llaves de Manderley, no sale por ningún lado en Jane Eyre. ¿A qué obstinarse entonces en inventar parecidos argumentales?

Rebecca sólo hay una y Daphne Du Maurier también.

Estrella Cardona Gamio

Estrella Cardona Gamio

Escritora española nacida en Valencia. Licenciada en bellas artes, pintora e ilustradora, ha realizado exposiciones tanto personales como colectivas. Publicó en 1978 la novela El otro jardín (edición de la autora) y en 2006 el libro de relatos La dependienta (Nostrum). A partir de esta fecha ha ido publicando para el sello editorial C. Cardona Gamio Ediciones, creado por su hermana María Concepción, novelas, relatos, cuentos infantiles y ensayos. Ha colaborado en periódicos y revistas con artículos y relatos cortos de géneros gótico y policíaco, y ha dirigido y presentado programas de radio.

Sus textos publicados antes de 2015
111
Ciudad Letralia: Atalaya
Editorial Letralia: Los mejores libros de la década (coautora)
Editorial Letralia: Q. En un lugar de las letras (coautora)
Editorial Letralia: 12 años de Letralia. Literatura y bits desde la Tierra de Letras (coautora)
Editorial Letralia: XIII. Experimento de letromancia (coautora)
Editorial Letralia: Libertad de expresión, poder y censura (coautora)
Editorial Letralia: Poética del reflejo. 15 años de Letralia (coautora)
Editorial Letralia: Letras adolescentes. 16 años de Letralia (coautora)
Editorial Letralia: El extraño caso de los escritos criminales. 17 años de Letralia (coautora)
Editorial Letralia: Doble en las rocas. 18 años de Letralia (coautora)
Estrella Cardona Gamio

Textos recientes de Estrella Cardona Gamio (ver todo)