XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

A vueltas con Einstein

domingo 29 de abril de 2018
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Albert Einstein
“La única razón para que el tiempo exista es para que no ocurra todo a la vez”, dijo Albert Einstein.

La admiración que siento por Albert Einstein y sus teorías me viene de antiguo, aunque éstas se me hagan muy difíciles de entender, y se basa en que, siendo como era un científico, había en él un punto de mágico que le apartaba de la rigurosidad de su trabajo; él mismo no se recataba en decir que los estudiosos no debían nunca rechazar cualquier hipótesis sin haberla investigado en profundidad y este no rechazo a lo que pudiera resultar absurdo a primera vista fue lo que le hizo llevar a la elucubración de teorías audaces, e incluso inconcebibles, para sus colegas. Sin embargo el tiempo le ha dado la razón y está por dársela todavía más; el tiempo, sí, ya que del tiempo se trata este artículo, exactamente de espacio y tiempo.

“La única razón para que el tiempo exista es para que no ocurra todo a la vez”. Estas son palabras de Einstein que, en su momento, me dieron mucho que pensar hasta que creo que llegué a comprender su significado al dar con una solución muy poco ortodoxa al uso. Esta solución se basa en un ejemplo real e históricamente comprobable por demencial que pueda resultar.

No creo que nadie ignore la profecía de Nostradamus, el famoso vidente cuyas predicciones, incluso ahora, siguen estudiándose.

Lo que no existe no se puede ver y cuando se ve es que existe; no es que se vea el futuro, es que el futuro ahí está.

Nostradamus se alejaba de París por el camino de Varennes y, de repente, se detuvo, iba a caballo, y sus acompañantes se sorprendieron preguntándole entonces:

—¿Qué sucede, maestro?

A lo que él respondió:

—Acabo de ver a los reyes de Francia que huyen de París y que son apresados aquí mismo por las tropas.

Los reyes eran Luis XVI y María Antonieta, que huían de la revolución francesa y que en el camino de Varennes serían capturados doscientos años más tarde y llevados a París.

Lo que no existe no se puede ver y cuando se ve es que existe; no es que se vea el futuro, es que el futuro ahí está, ¿?; “la única razón para que el tiempo exista es para que no ocurra todo a la vez”, y es aquí donde interviene el llamado espacio-tiempo; el tiempo ordena el espacio, lo cual nos lleva a considerar las cosas de muy distinta manera. Ante esto podríamos llegar a la conclusión de que todo preexiste y está aguardando su turno. Comparémoslo con la idea del argumento que tiene un novelista en su imaginación; esa línea argumental sigue un orden y el desenlace no puede estar delante del principio porque sería ilógico. El orden, en este caso, lo pone el mismo escritor y así los tiempos no se mezclan, porque de lo contrario se organizaría un gran lío, lo cual nos lleva a la conclusión de que el futuro está siempre delante de nosotros esperando su momento y de ahí también, entonces, que personas muy sensibles lo puedan captar.

Tal vez el ejemplo sea difícil de entender, pero si desechamos ideas preconcebidas y nos saltamos el “esto es absurdo y no puede ser”, captaremos en profundidad su significado.

En la antigüedad se decía que el destino nos regía a todos y ello se aceptaba como una verdad incuestionable; ahora no, pero eso no quiere decir que tengamos razón.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio