XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

El concepto actual de la novela romántica

lunes 2 de julio de 2018
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Elinor Glyn
Elinor Glyn, una de las grandes autoras de la novela romántica clásica.

La novela mal llamada romántica en la actualidad no tiene nada que ver con el romanticismo al que se estaba acostumbrado a principios del siglo XX, cuando comenzó el auge de la novela rosa que, como su denominación indica, era eso, rosa, es decir, historias sentimentales, amables, con un punto muy acusado de ingenuidad casi infantil, de cuento de hadas, que se resolvían invariablemente en happy ends con boda incluida, ellos eran apuestos y ellas bellísimas. Todo era suavemente hermoso y suavemente increíble, sin grandes problemas que provocaran pesadillas o desasosiego. Eso era la novela romántica, rosa, y había grandes autoras como Elinor Glyn o Florence Barclay, Berta Ruck, y en España Luisa Maria Linares, por mencionar sólo a una cuantas, también ya lejanas en el tiempo; eso sin olvidar a Marisa Villardefrancos, indiscutible reina de la novela rosa, bien escrita, en los años 50.

Lamentablemente hoy en día el concepto romántico de novela rosa, novelas amenas e ingeniosas, se ha ido perdiendo con el tiempo, denominándose ahora novela rosa o romántica a cualquier historia pornográfica escrita para consumo rápido de personas que sueñan con ser las protagonistas. Estoy cansada de ver anuncios que traen fotos en las cuales las portadas de los libros parecen un reclamo para voyeurs, parejas en posturas de lo más explícito, o bien caballeros que lucen sus encantos hasta el límite que permite la bajada de pantalones; en cuanto a ellas, cancha libre porque el desnudo femenino ya es un clásico si está repleto de sugerencias… Y no es que me escandalice el desnudo humano, lo que me repugna es ver determinadas posturas, no precisamente artísticas, que se emplean como gancho de ventas. Porque lo que importa es vender, según parece, confundiendo la literatura con una venta al por mayor de patatas.

La falta de buen gusto literario en la masa lectora ha propiciado que surjan autores de leer y olvidar rápidamente. Lectores que compran cualquier cosa si la portada les seduce al primer vistazo, con títulos que son un auténtico señuelo. En eso se ha quedado la novela romántica actual. En libros que se venden rápido sin tener en cuenta su calidad, manjar selecto para las editoriales comerciales.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio