XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

María Luz Morales

martes 22 de enero de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!
María Luz Morales
María Luz Morales se adelantó a su tiempo.

María Luz Morales y yo coincidimos hace muchos años la primera vez que leí un libro traducido por ella, lo que me hizo creer durante largo tiempo que era simplemente una traductora, excelente, pero sólo traductora, y ni siquiera el haber leído una novela juvenil suya, Rosalinda en la ventana, me hizo cambiar de opinión. Mas ha transcurrido el tiempo, demasiado, para no descubrir que tuvo una vida apasionante por entero dedicada a la literatura, el periodismo, o que incluso llegó a ser directora del Diario de Barcelona.

María Luz había nacido en Galicia pero sus padres se trasladaron con ella a edad temprana, y en Barcelona residió hasta su fallecimiento, lo que no le impidió que viajara llevando una existencia muy activa e independiente, pese a haber nacido en 1889, con lo que eso significó para una mujer como ella nada atada a convencionalismos ni a prejuicios atávicos, una mujer que debió haber nacido hoy en día porque se adelantó a su tiempo. Detalle de la época es que llegara a escribir en prensa usando tres seudónimos masculinos, Felipe Centeno, Ariel y Jorge Marineda.

María Luz Morales sigue viva entre nosotros a través de la letra impresa.

Después de la guerra civil española sufrió cuarenta días de prisión que empleó en escribir varias novelas, y al término de su condena pudo retomar sus trabajos.

Yo he leído muchas novelas traducidas por ella y también escritas; podría decir que María Luz fue uno de mis maestros en el buen hacer literario convirtiendo en asequible el oficio de escritora a través de los mejores autores, entre ellos al francés Andre Maurois, de quien soy ferviente admiradora.

Me hubiera gustado mucho conocerla personalmente, e intenté hacerlo pero fue demasiado tarde. Encontré su número de teléfono en la guía y llamé una tarde. Yo ignoraba su edad e incluso si el número al que llamé le pertenecía, podía haber otra con su mismo nombre, pero acerté, se puso una señora que me comunicó que ella estaba muy enferma. Ante aquello me excusé y deseándole que se restableciera me despedí.

Nunca más volví a saber de ella hasta que hace un par de semanas la descubrí por Internet en una biografía y entonces me enteré de que había fallecido hace muchos años, contaba ochenta al morir, en Barcelona, y nadie, me refiero a la prensa, se había hecho eco.

Por suerte María Luz Morales sigue viva entre nosotros a través de la letra impresa.

Estrella Cardona Gamio
Últimas entradas de Estrella Cardona Gamio (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio