Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Despertar las palabras

viernes 29 de noviembre de 2019
¡Compártelo en tus redes!
José Gregorio González Márquez
El poeta y narrador José Gregorio González Márquez escribe tomando en cuenta esa inocencia cortante del niño.

Un escritor-abuelo (o viceversa) mencionó que un día intentaba escribir en su habitual cuaderno escolar. Interrumpió varias veces el roce del lápiz dibujando las palabras en el papel. Tachaba. Volvía a empezar. Luego supo que la algarabía doméstica, producida por sus hijos y nietos, sacaba de balance su concentración. Sin querer parecer un viejo cascarrabias se asomó a la sala, epicentro del bullicio: “Por favor, requiero algo de tranquilidad y silencio, trato de escribir”. Regresó a su cuarto y volvió a su trabajo de escritura. De repente una de sus nietas, con apenas cinco años, entra a la habitación de puntillas y moviéndose con lentitud de cámara lenta. Extrañado, el escritor-abuelo le pregunta: “¿Por qué entras de esa manera?”. La niña le dijo: “No quiero hacer ruido. Las palabras pueden despertarse”.

Astronomía submarina y otras historias, compuesto por apenas cuatro breves historias, y cuyos protagonistas son niños, hace un retrato afable de ese universo escolar.

Cuando se escribe es necesario sacarles el sueño a las palabras. Además si se escribe para niños hay que sacudirlas doblemente para despertarlas y que sean capaces de trasmitir cierta música inteligente. Esa torpe creencia sobre la inocencia estúpida de los niños es un error en el cual caen muchos adultos. La inocencia de los niños es exploradora, despierta, clarividente y altamente creativa. El poeta y narrador José Gregorio González Márquez escribe tomando en cuenta esa inocencia cortante del niño, y su libro Astronomía submarina y otras historias (Caravasar Libros; portada, edición y diseño de Armando José Sequera) es un buen ejemplo.

El libro, compuesto por apenas cuatro breves historias, y cuyos protagonistas son niños, hace un retrato afable de ese universo escolar. Son relatos que dan cuenta sobre las vivencias y peripecias de niños en esa edad en que la realidad parece subrayada con líneas coloridas del sueño. Aunque el eje primordial de todas las narraciones, en verdad, es el amor.

Todos los incidentes por los cuales atraviesan los protagonistas de las distintas narraciones son vistas/trasmitidas desde la perspectiva infantil. En el relato “Astronomía submarina” el protagonista tiene una idea bastante extravagante sobre lo que quiere estudiar en el futuro. Luego de explicar eso de la astronomía submarina, con una lógica bastante creativa, se gana no sólo el respeto de sus compañeros, sino el primer beso de una niña. En el relato “Batalla campal”, el protagonista participará en la escenificación de unas de las batallas de la independencia con su escenografía, sus espadas de madera y sus uniformes. Lo raro es que Pablo, gran amigo del protagonista, lo reta a duelo a causa de una niña. Por supuesto el duelo se lleva a cabo al finalizar la representación teatral, con un final sorpresivo y poético. No es gratuito lo escrito por José Gregorio González Márquez: “Leer más que una obligación es un acto de disfrute. El lector cuando comienza a caminar las rutas de la lectura goza con plenitud cada página que engulle. Las aventuras más disímiles las vive en las historias que lee. Una vez que se adentra en un texto, el niño se desentiende de la realidad y se sumerge en la ficción”. Estos cuentos son una ruta innegable para el deleite.

“Astronomía submarina y otras historias”, de José Gregorio González Márquez
Astronomía submarina y otras historias, de José Gregorio González Márquez (Caravasar Libros, 2017). Disponible gratuitamente en la web de la editorial

La literatura infantil tiene en José Gregorio González Márquez un promotor inquebrantable. De igual modo es un gran lector de libros infantiles y difusor de esos autores preocupados por escribir para los más pequeños; mantiene la web La tinta invisible, en la cual los interesados pueden bajar sus libros sin costo alguno y enterarse de los nuevos derroteros por los que transita la escritura para niños. También puede visitar su blog Papeles de la insidia.

Octavio Paz dijo alguna vez: “Los árboles sirven para muchas cosas, como el lenguaje, pero también para quemarse e iluminarnos y calentarnos; esa es una de las opciones de la poesía, que debe ser un poco seca para que arda bien. Esto lo aprendí tardíamente, es el arte de la reticencia; no usar demasiadas palabras y saber escoger los silencios”. En tal sentido el libro de poemas Falso ejercicio (Negro sobre Blanco Grupo Editorial, 2016), escrito por José Gregorio González Márquez, arde de la mejor manera posible. El amor parece un tema gastado en la poesía, sin embargo el amor en la vida saca, en algún momento, lo mejor de cada quien, y en el poema deja al desnudo esa intimidad de lo que realmente somos. En el amor estamos siempre a la intemperie y como un tanto desmantelados. En el libro Falso ejercicio hay una exploración de este desmantelamiento:

Ya no quiero
caminar por las ciudades
que jamás conocimos
por las calles que presagian
el paso de amantes lejanos
Me abstengo
de visitar viejos hoteles
donde mis historias de amor
caducan con el paso de las palabras

Libro de amor y desamor por excelencia; desprovisto de recursos metafóricos, pero que apelando a la claridad va al encuentro del deseo y el amor a pesar de todo:

Ahora que la niebla
se esfuma entre las hendijas
y la casa derrotada
se derrumba por el paso feroz
de la historia
sobrevives en el país
donde te amo cada noche
y no amanece

Octavio Paz escribió que “la poesía es conocimiento, salvación, poder y abandono”. De todo eso está hecho también el encuentro amoroso con el otro:

Porque osamos
transcribir las palabras escindidas
y olvidamos el desenfreno de los instantes
marcamos la ruta que conduce
al cataclismo de la tristeza
Falso ejercicio el del amor
que me separa de tu lecho
y me convoca a la incertidumbre.

Despertar las palabras es un fino arte que José Gregorio González Márquez ejercita cada día, y él sabe que primero se debe entrar de puntillas y con cuidado para luego hacer todo el ruido posible y así despertar a las palabras para que puedan compartir sus sueños y sean capaces de revelar ese mundo de la interioridad, tanto del escritor como del lector, que coloca todo de revés y devuelve sentido a un mundo cada vez distante en la locura y la ausencia de los valores más elementales de convivencia.

 


 

José Gregorio González Márquez (La Azulita, Mérida, Venezuela, 1965) es licenciado en Educación egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). Magister en Tecnología Educativa por la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana (Unefa). Poeta. Narrador. Articulista. Ensayista. Especialista en literatura infantil. Promotor de lectura. Editor. Ganador del Premio de Poesía XI Concurso de Literatura del Instituto de Previsión y Asistencia Social del Ministerio de Educación, Ipasme (2003). Ganador del Certamen Mayor de las Artes y las Letras (2004) del Ministerio de la Cultura de Venezuela. Ganador del Concurso “Caminos del Sur” de literatura infantil, del Ministerio de la Cultura (2006). Ganador, mención publicación, del Concurso de Literatura Infantil “Miguel Vicente Patacaliente”, Barinas (2010). Ganador, mención publicación, del I Premio de Poesía “Elena Vera”, de la Red Nacional de Escritores, Caracas (2010). Ganador del VIII Premio Nacional del Libro en la mención Promoción del Libro y la Lectura (2014). Ganador del Premio de Poesía XIX Concurso Nacional de Literatura Ipasme (2015). Ganador del Premio de Poesía para Niños XIX Concurso Nacional de Literatura Ipasme (2015). Ganador del concurso de Becas de Estímulo a la Creación Literaria, literatura infantil 2015. Ha publicado Alegoría del olvido (Mucuglifo, 1991), Mujer profana (Universidad de los Andes, 1995), Caballito de madera (La Casa Tomada, 2004), En cualquier estación (La Espada Rota, 2004), Espejos de la insidia (Fondo Editorial Ipasme, 2005), La ranita amarilla (El Perro y la Rana, 2006), Rostros de la insidia (Ediciones Gitanjali, 2007), Rabipelao (Fundecem, 2007), La tinta invisible y otras historias (El Perro y la Rana, 2008 y 2012), Golondrinas (Ipasme, 2015), Transeúntes (Ipasme, 2015) y Vida y poesía: la promoción de textos poéticos en el aula (La Casa Tomada, 2016). Miembro fundador de la Editorial La Casa Tomada. Poemas suyos han aparecido en revistas de Cuba, México, Perú, Argentina, Brasil, España, Francia y Dinamarca.

Carlos Yusti
Últimas entradas de Carlos Yusti (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo