Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Otro país, de María José Ferrada

jueves 20 de diciembre de 2018
¡Compártelo en tus redes!

Otro país
María José Ferrada
Literatura para niños
Planetalector
Chile, 2018
ISBN: 9789563601244
60 páginas

Chile siempre ha recibido migrantes, esa es una premisa que no debemos olvidar. Incluso antes de que Chile fuera Chile. Pocos lo saben: el pueblo mapuche que tanto ama esta tierra y que luchó trescientos años contra el dominio del Estado español, primero, y del chileno, después, fueron migrantes que desplazaron a otras etnias que se encontraban aquí desde antes. A lo largo de nuestra historia hemos recibido oleadas de inmigrantes españoles, italianos, alemanes, croatas, palestinos y, más recientemente, peruanos y ecuatorianos. Ahora recibimos a hermanos que vienen a formar un hogar y una vida provenientes principalmente de Bolivia, Colombia, Haití, República Dominicana y Venezuela. La inmensa y abrumadora mayoría de ellos son gente buena, honesta y trabajadora.

Desde hace un tiempo nuestras aulas se han ido refrescando con acentos y colores nuevos. Los niños y jóvenes nos demuestran a diario que son ellos mucho más acogedores y receptivos que los adultos.

En Otro país, los niños se van dando cuenta de que este lugar nuevo tiene una bandera que no es la que está en su corazón.

Por eso es importante que en las salas de clases se vea este tema desde diversas perspectivas y una de ellas, muy importante, es abordarla desde la literatura. Otro país es un interesante libro de María José Ferrada que se hace cargo de este tema y lo retrata con particular acierto. Pensado y escrito como un libro para niños, puede ser disfrutado por todos.

En este bello libro aflora una cierta poesía que le viene muy bien a la mirada infantil que propone la autora. En Otro país, los niños se van dando cuenta de que este lugar nuevo tiene una bandera que no es la que está en su corazón, que tal vez se parece a otras, pero que es distinta, que el idioma se escucha distinto, pero se entiende casi bien, aunque hay palabras y expresiones que resultan incompresibles; que las comidas y los paisajes son otros, que los padres no olvidan la tierra que dejaron y que hay nostalgia siempre.

Hermoso y necesario libro que ojalá nuestros niños puedan leer en las aulas, porque es uno de esos raros textos que van más allá del ejercicio literario, que se convierten en un aporte a los problemas de su tiempo.

Benedicto González Vargas