Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Su libro Nadie te lo dirá antes de partir da orientación al migrante
Ronald Guzmán y la humildad como valor

jueves 14 de julio de 2022
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Ronald Guzmán
Ronald Guzmán: “Para reiniciar una vida fuera de tu país tiene mayor importancia la humildad que cualquier acreditación académica”.
“Nadie te lo dirá antes de partir: sugerencias durante el exilio del venezolano”, de Ronald Guzmán
Nadie te lo dirá antes de partir: sugerencias durante el exilio del venezolano, de Ronald Guzmán (Letrame, 2021). Disponible en Amazon

Nadie te lo dirá antes de partir:
sugerencias durante el exilio del venezolano

Ronald Guzmán
Testimonio
Letrame Editorial
Madrid (España), 2021
ISBN: 978-84-1114-006-5
72 páginas

La vocación de servicio siempre ha sido un insumo escaso. Poca gente está dispuesta a dedicar tiempo y esfuerzos a hacer que el mundo sea más humano para sus semejantes. A este exiguo pero valioso contingente pertenece el venezolano Ronald Guzmán, un hombre que a partir de su condición de migrante comprendió la necesidad de tender una mano a quienes emprendieron este camino o planean hacerlo.

Nacido en 1985 en San Félix, ciudad del estado Bolívar a orillas de los ríos Orinoco y Caroní, Guzmán es licenciado en Estudios Liberales. Poco después de graduarse, gracias a una oportunidad laboral, partió como migrante a Túnez, para recalar posteriormente como trabajador humanitario en Paquistán luego de que el país fuese azotado por las inundaciones en 2011.

Radicado en Alemania desde 2015, ha cursado estudios complementarios en Acción Humanitaria y se desempeña desde entonces como coordinador de recepción e integración de refugiados para el gobierno del Estado Federado de Bavaria en Baja Franconia. Confrontado con las duras realidades de estos grupos humanos, tomó la decisión de escribir Nadie te lo dirá antes de partir, un libro pensado para quienes, como él, aspiran a un futuro mejor y consideran que deben buscarlo fuera de su país.

 

Nadie te lo dirá antes de partir y la encrucijada del migrante

—Te fuiste de Venezuela antes de la gran ola migratoria que comenzó en la segunda mitad de la década pasada. Sin embargo, conoces de primera mano la situación del migrante. ¿Cómo tomas la decisión de escribir Nadie te lo dirá antes de partir?

—Aunque existían algunos esbozos y ensayos que complementaron lo que al final se convirtió en el libro, la decisión como tal nace durante el punto más álgido de la crisis venezolana de refugiados. Mientras las olas migratorias se tornaban indetenibles, muchos familiares y amigos buscaban mi consejo ante la encrucijada de si partir o no. Fue en una de estas tertulias que apenas pude entrever mi privilegiada posición en la temática al ser simultáneamente migrante, trabajador humanitario y de nacionalidad venezolana.

—Sé que por tu formación y por tu vocación de servicio has desempeñado diversos tipos de voluntariado. Pero, por favor, cuéntale a nuestros lectores: ¿cómo pasas de ser un inmigrante a dirigir un centro para refugiados en Alemania?

—Honestamente no fue un cambio radical. Luego de trabajar como humanitario en Paquistán, decidí continuar en este sector y así cursé una maestría en Alemania, lo cual me permitió especializarme en esta rama. Poco después se desataba la crisis migratoria siria en Alemania. La oportunidad tocó a la puerta y con mi background no fue difícil obtener mi primer cargo en asuntos humanitarios en Alemania.

—¿Puedes contarnos cómo fue que terminaste inserto en el estatus migratorio de apátrida?

—No contar con un pasaporte vigente en el extranjero representa un serio problema; además, lamentablemente las autoridades venezolanas no emiten o renuevan el documento con la celeridad que corresponde. Esta situación siempre me invitó a sopesar la posibilidad de aplicar a la ciudadanía alemana, lo cual finalmente hice. Sin embargo, las leyes alemanas exigían en mi particular caso la renuncia de mi nacionalidad previa, y eso mucho antes de que se llevase a cabo mi nacionalización. En consecuencia, transcurrió un tiempo en el cual fui literalmente apátrida.

 

Ronald Guzmán y los valores esenciales

—Una de las cosas que deja ver tu libro es que no es la formación profesional lo más importante para un proceso migratorio lo menos traumático posible, sino una sólida formación en valores. ¿Qué piensas de esto?

—Tienes razón. A mi modo de ver para reiniciar una vida en el exterior tiene mayor importancia la humildad que cualquier acreditación académica. Sostengo que lo anterior es clave para adaptarse a una nueva y exigente realidad. De forma paralela, lo anterior fomenta la aceptación local y combate pasivamente la xenofobia.

—En tu libro emites este diagnóstico: “Tanto países receptores como migrantes pueden beneficiarse si muchos de los gobiernos vacilantes terminan por adoptar medidas que procuren esta simbiosis”. ¿Puedes profundizar un poco en este tema?

—La historia pareciese ser algo cíclico y en un futuro próximo no es disparatado pensar que los que hoy son países receptores de migrantes mañana bien podrán ser los protagonistas de oleadas de migrantes condicionados por las consecuencias del calentamiento global. Imagino un mundo en que levantar cercos, muros fronterizos y el custodiar fronteras de la forma en que lo hacen algunos países en la actualidad se tornará en algo insostenible. Una perfecta simbiosis entre países receptores y refugiados quedó evidenciada en el campo de refugiados de Zaatari; una zona desértica y despoblada en Jordania mutó de la noche a la mañana en un campo para refugiados que paulatinamente se ha refundado como un asentamiento de más de setenta mil personas en donde muchos han rehecho sus vidas y negocios. Otro caso inspirador es el de la ciudad italiana de Venecia, que fue fundada y construida por refugiados.

—¿Cómo fue la experiencia de la pandemia de Covid-19 en tu trabajo al frente del centro?

—Fue un gran reto; el trabajo que llevamos a cabo fue definido como vital, en consecuencia, los que trabajamos en materia de refugiados no paramos durante la pandemia. Reubicar en tiempo récord a los solicitantes de asilo con enfermedades crónicas y respiratorias preexistentes fue una ardua tarea. El desconocimiento general y lo alarmante de la situación complicaba nuestras labores; hay que tener presente que el número de refugiados que llegaron a Alemania se redujo brevemente a principios de la pandemia; no obstante, las llegadas nunca cesaron por completo.

 

Comienzo a darle forma a lo que puede ser la siguiente obra y debo confesar que esa es una idea que me ha seducido por un tiempo.

Vuelta a la patria

—Algo que destaca a primera vista son tus lecturas. El libro abunda en referencias a los griegos e incluso en el capítulo sobre el chico afgano haces un guiño a Moby Dick, la obra inmortal de Melville. ¿Cuáles son tus autores predilectos?

—Guardo una profunda admiración por las obras de Horacio Quiroga, Edgar Allan Poe y Ernesto Sábato. De igual forma considero que obras como Hernán Cortés, de Salvador de Madariaga, y Boves, el urogallo, de Francisco Herrera Luque, son textos excepcionales, que nutren al lector y que pueden ser leídos en innumerables ocasiones. Me gusta pensar que de una u otra manera estas fuentes han influido mi forma de escribir. En la actualidad comienzo a descubrir un gran gusto por Abdulrazak Gurnah.

—En las setenta páginas del libro cuentas varias historias propias y ajenas, tanto de venezolanos como de personas de otras nacionalidades que en diversos momentos han tenido que emigrar. Sin embargo, por tu trabajo en ese “microcosmos”, como defines al centro en algún momento, estoy seguro de que conoces muchas más. ¿Has pensado en recoger todas esas historias en otro volumen posterior?

—De momento comienzo a darle forma a lo que puede ser la siguiente obra y debo confesar que esa es una idea que me ha seducido por un tiempo. Además, ya han sido varios los lectores que me han manifestado sus ganas de conocer más historias de aquel microcosmos.

—¿Volverías a Venezuela?

—¡Definitivamente!

Jorge Gómez Jiménez

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio