“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

El cuento más largo, de Francisco Aguiar

miércoles 11 de abril de 2018

El cuento más largo
Francisco Aguiar
Cuentos
Fundación Editorial El Perro y la Rana
San Carlos, Cojedes (Venezuela), 2017
ISBN: 978-1984370198
106 páginas

Varios autores han dicho que al cuento lo caracteriza su intensidad, así como su brevedad. Ambos elementos han sido examinados de forma separada, pero Juan Bosch los unió en sus célebres “Apuntes para escribir cuentos” y logró verlos no como partes independientes del cuento sino como elementos consecutivos.

Así, destaca que todo cuento requiere de intensidad y como consecuencia de ello resulta breve, pero no al contrario, es decir, un texto breve no será por ello intenso. La intensidad es como una llama que brilla y se consume, por eso su existencia es finita.

El cuento breve necesita ser como un fogonazo en la oscuridad y lograr con pocas palabras deslumbrar al lector. En El cuento más largo, Aguiar lo logra al formular textos que caminan justo por la línea que divide al aforismo y la narración. Historias que beben de las dos aguas y deslumbran al lector a veces con imágenes conmovedoras de la casa de su infancia, otras con reflexiones sobre Dios, la existencia o la vida en pareja.

El cuento más largo tiene la intensidad suficiente como para atrapar a ese lector acostumbrado a la inmediatez.

Cada texto es de apenas unas líneas, pero causan ese estupor que obliga a detenerse y a reflexionar sobre lo leído. Aguiar logra que el fogonazo de cada texto se transforme en una brasa que se queda en la mente del lector, iluminando, dando calor a la cueva interna que se construye a lo largo de la vida dentro de cada uno.

Cuentos como “El ludópata” y “Último aliento” son atractores extraños alrededor de los cuales la atención se queda girando. Sorprende que Aguiar logre este efecto con apenas un puñado de palabras.

Otra cosa interesante de este libro es que es un hijo de los tiempos que corren en los que la brevedad del tuit, el comentario en redes sociales o el meme luchan por atrapar la atención de un público que sólo da vistazos a lo que encuentra en línea. El cuento más largo tiene la intensidad suficiente como para atrapar a ese lector acostumbrado a la inmediatez y quedarse en él ardiendo como una brasa que se consume lentamente.

Últimas entradas de Javier Domínguez (ver todo)