Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Cinco poemas

lunes 26 de septiembre de 2016
¡Compártelo en tus redes!

Mis zapatos

Mis zapatos están rotos
y ya no se pueden
volver a arreglar.
Tienen la edad del tiempo
y de las eras,
la desventura del hombre pobre.

Pobre no es quién no tiene
qué comer,
sino el que no tiene la
posibilidad de elegir.
Y mis zapatos ya no tienen
puntos cardinales.

Mis zapatos están rotos.
Y ya no podré colocarles
diarios adentro
para que no se me congelen
las costillas.

Ahora mis zapatos, que tienen
la edad del viento,
me muestran, al costado
de mi cama, el dolor del mundo,
la triste desventura humana.

 

Desempleo

Abro el diario buscando el aviso
que no me dará un empleo.

Llueve afuera
y el frío golpea como un puño
sin piedad
las paredes cada vez más débiles
de una casa transitoria
como todo en la tierra.

No hay trabajo.
No hay empleo.

Sólo he visto
vendedores de humo,
contadores de suicidas
(siempre hay vacantes en la morgue)
rociadores de campos de soja
sin problemas de horario
y traslados a cualquier parte
del país del hambre.

Abro el diario buscando el aviso
que me dará de comer hoy,
acaso mañana.

Ya van tres semanas que vuelve
a salir el aviso de los rociadores
de agrotóxicos.

 

Crímenes

Dos horas antes
que el cielo se encienda,
Caín, desesperado
por más droga, deambula
como un perro rabioso
con un cuchillo
en el lugar del corazón.

 

El antiguo paraíso

Un ángel, bebiendo café
en mi cocina
me dice
que algo no anda bien.

Tomo un vaso con agua
y vuelvo al calvario
de mi cama solitaria
y fría
musitando si será
en el cielo
o en la tierra.

 

Agua negra

Agua negra que estás en el cielo
y desciendes con furia
en las bocas de los pobres…
Agua de los desperdicios
agua de las cloacas
agua negra del dolor
agua negra de las confesiones
del apremio físico
del costillar mordido
del golpe cobarde y sordo,
del hematoma.

Agua negra que sacude
la vida
el aire
las 7 capas del cielo.
Agua negra, espesa, difícil
de tragar.

Agua negra que duele
Agua negra que marcha
como una sombra helada
delante y detrás
de un cuerpo lacerado
sin fuerza ya para gritar
porque el agua negra
baja con furia
sobre la vocación humana
de los hombres.

Jorge Palma
Últimas entradas de Jorge Palma (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo