XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

El horizonte blanco

jueves 28 de septiembre de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Lentamente se aproxima la niebla, ya no posee un lenguaje ni un cuerpo, pertenece a un sueño interminable que se vuelve aburrido y agotador. Ya no puede hacer nada. Lo que no podía llegar a ser ha llegado suscitando una realidad inevitable. Se va a repetir sin saberlo, a la misma edad y con el mismo sentimiento… Intentándolo.

La niebla lo envuelve haciendo delinear gradualmente una visión fantasmal.

Subraya un instante que funcionó bien, resume enfados, satisfacciones, pérdidas de tiempo, echa en falta a los que no están, estalla en preguntas sin respuestas con todos los indicios pero sin ningún testimonio, adquiere el contexto de una ilusión, hace un reexamen de sí mismo, se enrolla en una desesperante actitud casi embrionaria mientras empieza a perder el aire. Imbuido en la nada entiende que se encuentra al final del camino. Un frío atroz cala en sus huesos. Lo abrazaron y lo arrastraron a través del umbral. Lo conducen a un lugar sin respuestas, sin relojes. Por inercia intenta palpar algo. Su entendimiento ocupado empieza a ceder. Ha pasado una eternidad desde que lo sepultaron. Él y su pedestal se han cubierto de musgo. Atraviesa grandes espacios divididos con sábanas. Las plantas microscópicas abundan entre los nombres cincelados sobre las lápidas. Asiente, empieza a tomar forma de manera reveladora.

La niebla lo envuelve haciendo delinear gradualmente una visión fantasmal. Las últimas instrucciones están dadas, había decidido vivir sin él. Los cuellos se estiran para apreciarlo a través del vidrio… Quiere abrir los ojos, agradecerles su interés, pero no puede. Después de semejante impacto colapsar es inevitable, es inútil que familiares y conocidos guarden una esperanza. No hay oración que valga. Muchos tienen la impresión de franquear un viaje, de discernir los contornos de un mundo fantásticamente nuevo y extraño. En una caja todo es limitado. A pesar de las intrigantes reacciones externas prefiere asociarse al designio instalado en su casa de dos dimensiones. Proyecta un reflejo fuera de la superficie, un acontecimiento que todos considerarían como un milagro. Hay llanto y desolación. No se manifiesta a simple vista pero sabe que tarde o temprano incursionará en el mundo imaginario de todos, después cerrará la noche y la naturaleza abrirá.

Saldrá a volar, en el mundo cotidiano sería algo imposible desdoblarse para acudir a un extremo mientras se está encerrado en otro. Levita en público, piensa que no pueden verlo pero un grupo manifiesta su espanto ante la aparición, imposibilitados de sustentar con razonamientos esa fuerza gravitatoria llegan al cero absoluto. El blanco constituye una especie de prolongación del sujeto, se desplaza absorbiendo para multiplicarse, tiene un aspecto amorfo pero puede también amoldarse. Un cortijo de fuerzas atraviesa las paredes, el ataúd, neblinas sobre neblinas se esparcen cubriéndolo todo, no distingue las formas, todo ha desaparecido. Se pierden los nombres, el silencio, la soledad, impera con fuerza sosteniendo el vacío con un equilibrio perfecto. Todo parecía tan normal y cotidiano pero no lo era.

Juan Carlos Vásquez
Últimas entradas de Juan Carlos Vásquez (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio