Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

26 poemas de Rolando Revagliatti: Colección T (4)

lunes 14 de diciembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!
Rolando Revagliatti
Rolando Revagliatti (Buenos Aires, 1945). Fotografía: Flavia Revagliatti

Mis detractores me inquietan
el desdén me da estupor
un poquito me conforta
este falo inspirador.

 


 

ESTO
es todo lo que es

Llegados al futuro
cabe asumirlo:
el futuro es ESTO.

 


 

¡Formateada que ha sido la vida
como carrera de obstáculos!

Y careciendo de participantes
con chances de triunfar.

 


 

“De una vez por todas”
no existe:
nunca hubo:
no hay.

 


 

Mis detractores me inquietan
el desdén me da estupor
un poquito me valora
este recio estibador.

 


 

¡Oh, tú, entregadora de primicias, las tuyas!

En canje, yo:
este incunable.

 


 

Mis besos
mis caricias te pusieron contra la pared

Asúmelo:
soy espada y
……………………tu única salida.

 


 

Trinidad (cancioncilla)

Todos los patitos se fueron a bañar
La homeopatía, el psicoanálisis, la poesía
se quisieron quedar
y la alopatía los quiere medicar

Todos los patitos se fueron a bañar
El psicoanálisis, la poesía, la homeopatía
se quisieron quedar
y la psiquiatría los quiere enchalecar

Todos los patitos se fueron a bañar
La poesía, la homeopatía, el psicoanálisis
se quisieron quedar
Un Poder prosaico y expeditivo los quiere
….acallar

y los tres patitos gritan a cual más.

 


 

Los padres de mierda de estos pibes
en lo suyo son perfectos:

aniquilan.

 


 

Así es como lo prefiero yo
Que no es como vos lo preferís
No hay paisaje detrás de la ventana
Que no es que no haya ventana.

 


 

No es exactamente el amor lo que es ciego:
es más bien exactamente lo que no es el amor
lo que es ciego.

 


 

Cuando mi esposa
huyó con el Diablo
supe que un Dios
existía.

 


 

¿Cómo se abren los hombres?:

con dificultad.

 


 

Estamos ganando nuestra mayor derrota:
el incuestionable triunfo sobre la Naturaleza.

 


 

De jovencita
naufragó en la desdicha

Y aún persiste.

 


 

Cuando decidas acabar conmigo
ya sabés:
invitame.

 


 

Todo lo que tocas de mí
me es ajeno.

 


 

¡Rayos y centollas!:

la electricidad y los crustáceos
me dan de exclamar.

 


 

El primero no he sido
pero sí el último
hombre de tu vida

Después de mí:
la inundación.

 


 

¿Qué deberé hacer para gustarte por siempre?

Para gustarte
¿qué más
por siempre

deberé?

 


 

Hubo crímenes perfectos

No todos los míos lo fueron
Por lo que me pudro en esta celda

perfecta.

 


 

Me fueron quedando de camino
algunas verdades

y un resto de paisajes
estupefacientes.

 


 

Un apagón
un relámpago
me dirigí en dirección a donde estarías
a donde deberías haber estado.

 


 

¿Cómo hacer para que yo te guste de nuevo?

Pero, sobre todo:
¿cómo hacer para que yo te guste de viejo?

 


 

¿Qué es buscarse
desde haberse encontrado?:

un gran
coito.

 


 

El Revagliastés

Es en el Pequeño Revagliastés Deslustrado
donde sabremos hallar fácilmente
la fuente inagotable de nuestro absoluto
desconocimiento

Aprenderemos a sospechar, por ejemplo
de dónde no provenimos
y sin piedad
hacia dónde no vamos

Adquiéralo con tan sólo su rotundo desinterés
por hacerlo suyo:
el Pequeño Revagliastés Deslustrado
no es precio lo que tiene
sino valor (coraje)
y, sin embargo, siempre que puede
huye.

Rolando Revagliatti
Últimas entradas de Rolando Revagliatti (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo