Letralia, Tierra de Letras Año VIII • Nº 101
6 de octubre de 2003
Cagua, Venezuela

Depósito Legal:
pp199602AR26
ISSN: 1856-7983

La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Sala de ensayo
El desierto está creciendo
Carta abierta a Carlos Barbarito

Oscar Portela

Comparte este contenido con tus amigos
El desierto está creciendoLos que no entiendan sobre lo que reposa la Política con mayúscula, no entenderán cuál es el acto por el cual se funda la polis. Vivimos en un mundo de marionetas muertas, pero igualmente letales. A la muerte de Dios, la muerte del sujeto, el descentramiento de todo logocentrismo, el abierto abismo de la nada que hace imposible morar —no construir— (cada día se construye más y mejor), a este dominio indiscriminado del hombre sobre el ente, lo llamó Nietzsche —como sabes muy bien— nihilismo. "Ay del que alberga desiertos": ¿no te das cuenta, querido amigo, que "consumación de la metafísica" significa que jamás salimos de la caverna platónica y que la oculta esencia de la técnica no es otra cosa que las infernales saturnales que impone la técnica? No hay ni habrá orden en el sentido de la "phisis", pero naturaleza en griego (presencia), mientras reine la lucha tribal, en pleno desierto del nihilismo. Una nueva forma de tribalización adviene, de gregarismo inercial y de nomadismo bárbaro. Este es el mundo moderno. El modelo del sujeto débil que predican algunos desde Europa. El desastre económico es sólo un síntoma para ciertas regiones, del progresivo e implosivo modelo de expansión, concentración, el poder de este nuevo modelo, en el cual no existen respuestas para las preguntas más hondas sobre las que reposa toda verdadera "polis", anclada en la paideia clásica. ¿Para qué estamos acá? Cuál es el sentido de la vida. Una norma forma de "enui", de "noia", invade el mundo de prosumidores: el placer es sólo un gozo virtual y por cierto que la psicosis cunde: vía informática no existen ya diferencias culturales o de clases o castas: el mundo es una canastita a lo Moisés que espera que alguien la encuentre, para volver a buscar la tierra prometida. Frente a este panorama, todavía exaltamos la democracia —nos creemos helenos— y el parlamentarismo a lo Cromwell: vuelvo a repetir, vivimos en un cementerio de marionetas parlantes como la novia de Chucky y como nos los anunciaron los "videntes y pensantes", donde el desierto crece, nada puede volver a crecer. Este y no otro es el verdadero sentido del nihilismo y no sólo como creía Heidegger, la muerte del mundo de las ideas platónicas: qué hacer frente a este panorama realmente escatológico. Nosotros, volvernos, antiplatónicamente, a recordar la frase de Novalis que da sentido a nuestra existencia: "Los poetas. Los jueces no reconocidos de la humanidad", seguir buscando entre Dioses y Mortales, entre cielo y tierra, el verdadero lugar donde debe morar el alma.

16 de septiembre de 2003. Corrientes, Argentina


       

EDITORIAL
INFORMACIÓN
LITERATURA EN INTERNET
ARTÍCULOS Y REPORTAJES
SALA DE ENSAYO
LETRAS
EL BUZÓN
POST-SCRIPTUM

Letralia participa en el Stockholm Challenge 2003/2004



Creada el 20 de mayo de 1996 • Próxima edición: 20 de octubre de 2003 • Circula el primer y tercer lunes de cada mes