Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Austero cumpleaños. Celebramos nuestro cuarto aniversario haciendo lo que más nos gusta: construyendo la Tierra de Letras.

Material especial
Se ausentaron durante nuestra ausencia. Los escritores venezolanos Isaac Pardo y Argenis Rodr¡guez murieron en marzo, mientras la Tierra de Letras estaba de reposo obligado.

Noticias
Presentados títulos de Laguna Negra. Los primeros cinco títulos de la editorial Laguna Negra fueron presentados en marzo.
Veredicto de la Bienal del Ateneo de Valencia. El argentino José Eduardo Machicote, los venezolanos Eleonora Requena y David Antonio Ruiz Chatain y el uruguayo Fernando González.
Eco gana el Príncipe de Asturias. El autor de El nombre de la rosa recibirá 5 millones de pesetas.
200 diccionarios en una base de datos. La Real Academia Española reunirá 200 diccionarios, desde el siglo XV hasta la actualidad, en una base de datos para el estudio de la evolución del lenguaje.
Poemas póster en Canadá. La Academia Iberoamericana de Poesía realizará en St. Thomas University la III Exhibición de Poemas Póster.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Librusa. La agencia de noticias Librusa mantiene informados a lectores y escritores de habla hispana.

Artículos y reportajes
La voz de un gran sentimental. El español Francisco Arias Solís hace una semblanza de Édgar Neville.
Lubio Cardozo: la poesía como videncia. El crítico venezolano Rafael Rattia analiza la poesía del último libro de Cardozo, Ver.
Goldoni vuelve a la Comedia Italiana de París. La escritora argentina Luisa Futoransky comenta el montaje de Las damas puntillosas, de Goldoni, en París, a finales de 1999.
Notas para un retorno a casa. La entrega del Premio Borges en Buenos Aires es comentada por uno de sus ganadores, la argentina Gladys Ilarregui.

Sala de ensayo
Deseo y postergación; una lectura de Colibrí de Severo Sarduy. La escritora colombiana María Mercedes Andrade analiza la obra de Sarduy en la que "todo cuerpo es tatuaje".
El derecho irrenunciable al ejercicio de la reflexión. Una protesta nudista en La Victoria (Venezuela) permite al escritor venezolano Héctor Torres realizar un interesante manifiesto en contra de las políticas oficiales en materia de cultura.

Letras de la
Tierra de Letras

Los silencios de Leo
Santiago Parres
Govinda
Lourdes Rensoli Laliga
El escapista
Carlos Oriel Wynter Melo
Poemas
Agustín Labrada
Fortuna
Alberto Chimal
Tres relatos
Clara de la Fuente
Cacofonía
Andrés Villaseca
Dos relatos
Hilario Feria
Árbol del olvido
Jorgelina Guglietti
Sin titular (por cábala nomás)
Matías Gastaldi
Cuentos
Marta Catalán
Poemas
Armando Limón
Dos cuentos
Amílcar Adolfo Mendoza Luna

El buzón de la
Tierra de Letras

Editoriales especializadas en sociología jurídica
La casa de los espíritus
Encuentro poético en Paraguay
Poema de infancia


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 88
15 de mayo
de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Govinda

Lourdes Rensoli Laliga


I

Languidece Radhika.
Caídos sus adornos,
sus ojos se marchitan
sin vislumbrar el rostro del amado
que danza en la floresta.   Los recuerdos
de su historia de amor sólo provocan
el insomnio más largo.
Krishna, a lo lejos, lleva en su semblante
los rayos de la luna, que ilumina,
aun en la soledad y el abandono,
las mejillas de Radha.


II

—Mi amiga más querida, ya no existen
ni fuerza ni alegría.
Él se burla de mí.   Nada le importa
que he dejado mi casa, mis parientes,
olvidado mi honor, al escuchar un día
el mágico sonido de su flauta.
Soy una hoja de hierba entre sus manos,
soy el agua que baña sus miembros adorables,
soy el loto que brota de su frente,
¿qué harías por mí, pastora, compañera,
para que regresara?


III

—Señor Krishna, me postro ante tu eterna
majestad, ante el sol de los tres mundos,
dígnate oírme, dios de nueve máscaras,
Radhika se consume, su mirada no brilla,
su rostro palidece.   Inspira compasión
a quien consigue traspasar su puerta
cerrada a todas horas, porque el mundo
se resume en tu nombre
donde la oscuridad cae vencida.
Devuélvele la luz con tu presencia
mientras no sea demasiado tarde.


IV

—Radhika, la de senos que se rozan,
la de amplias caderas como bimbas,
la que lleva en sus labios el sabor del amrita
y en la piel el del soma,
mírame aquí, a tus plantas,
bríndame el néctar que en tu boca nace.
Mi amor es infinito, con mil rostros,
puede multiplicarse sin dejar de ser uno.
Vivo dentro de ti, surgí a tu sombra
y moriré contigo.
No existiría yo sin ti, perfecta
figura de la maya,
juntos hemos pasado siete veces
por el reino del cambio
antes de reencontrarnos en el bosque
donde me diste toda tu hermosura
en forma corporal.   Yo soy la clave
de misterios y enigmas, y tu nombre
es uno de mis pasos.

—¿Por qué has dado tu amor, Señor del loto,
a las demás pastoras?
¿quizás me has despreciado
para llevarme al reino de la muerte
donde Kala confunde pensamientos y gestos?
No tengo más aliento que tu música,
más alegría que el giro de tu danza.
Sin duda alguna falta terrible he cometido
en vidas anteriores
que ahora pago sufriendo
al verte entre los brazos de las gopis
burlándote de mí.


V

—Radhika, mi elegida entre las bellas,
tus ojos no me engañan,
la dulce languidez que te recorre
es mi propio reflejo,
mi apariencia mortal está contigo
como siempre lo ha estado mi ser último.
Abandónate a mí.   ¿A qué le temes,
si juntos perpetuamos la creación y damos
a cada criatura su energía y su tiempo?

—Haz de mí lo que quieras, tú, bienaventurado,
divinidad eterna resumida
en la sílaba Om.
Mi pecho es el cristal que multiplica
la luz que de ti emana
como yo misma soy una palabra
de tus sagrados sutras.

Los trinos del kokila,
los elefantes ebrios por el mada
acompañan la fiesta de Ananga, las abejas
fecundan los azokas.
Todo revive, el mundo se renueva
por el fulgor de Hari, confundido
con el cuerpo de Radha.

    (Del poemario inédito Libro de los ritos, 1994).


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras