Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Austero cumpleaños. Celebramos nuestro cuarto aniversario haciendo lo que más nos gusta: construyendo la Tierra de Letras.

Material especial
Se ausentaron durante nuestra ausencia. Los escritores venezolanos Isaac Pardo y Argenis Rodr¡guez murieron en marzo, mientras la Tierra de Letras estaba de reposo obligado.

Noticias
Presentados títulos de Laguna Negra. Los primeros cinco títulos de la editorial Laguna Negra fueron presentados en marzo.
Veredicto de la Bienal del Ateneo de Valencia. El argentino José Eduardo Machicote, los venezolanos Eleonora Requena y David Antonio Ruiz Chatain y el uruguayo Fernando González.
Eco gana el Príncipe de Asturias. El autor de El nombre de la rosa recibirá 5 millones de pesetas.
200 diccionarios en una base de datos. La Real Academia Española reunirá 200 diccionarios, desde el siglo XV hasta la actualidad, en una base de datos para el estudio de la evolución del lenguaje.
Poemas póster en Canadá. La Academia Iberoamericana de Poesía realizará en St. Thomas University la III Exhibición de Poemas Póster.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Librusa. La agencia de noticias Librusa mantiene informados a lectores y escritores de habla hispana.

Artículos y reportajes
La voz de un gran sentimental. El español Francisco Arias Solís hace una semblanza de Édgar Neville.
Lubio Cardozo: la poesía como videncia. El crítico venezolano Rafael Rattia analiza la poesía del último libro de Cardozo, Ver.
Goldoni vuelve a la Comedia Italiana de París. La escritora argentina Luisa Futoransky comenta el montaje de Las damas puntillosas, de Goldoni, en París, a finales de 1999.
Notas para un retorno a casa. La entrega del Premio Borges en Buenos Aires es comentada por uno de sus ganadores, la argentina Gladys Ilarregui.

Sala de ensayo
Deseo y postergación; una lectura de Colibrí de Severo Sarduy. La escritora colombiana María Mercedes Andrade analiza la obra de Sarduy en la que "todo cuerpo es tatuaje".
El derecho irrenunciable al ejercicio de la reflexión. Una protesta nudista en La Victoria (Venezuela) permite al escritor venezolano Héctor Torres realizar un interesante manifiesto en contra de las políticas oficiales en materia de cultura.

Letras de la
Tierra de Letras

Los silencios de Leo
Santiago Parres
Govinda
Lourdes Rensoli Laliga
El escapista
Carlos Oriel Wynter Melo
Poemas
Agustín Labrada
Fortuna
Alberto Chimal
Tres relatos
Clara de la Fuente
Cacofonía
Andrés Villaseca
Dos relatos
Hilario Feria
Árbol del olvido
Jorgelina Guglietti
Sin titular (por cábala nomás)
Matías Gastaldi
Cuentos
Marta Catalán
Poemas
Armando Limón
Dos cuentos
Amílcar Adolfo Mendoza Luna

El buzón de la
Tierra de Letras

Editoriales especializadas en sociología jurídica
La casa de los espíritus
Encuentro poético en Paraguay
Poema de infancia


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 88
15 de mayo
de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Árbol del olvido

Jorgelina Guglietti

    (Nota del editor: En 1999 la revista literaria bilingüe publicó una selección de poemas de Jorgelina Guglietti, extraídos de su libro, aún inédito, Árbol del olvido. Hoy la Tierra de Letras muestra algunos de esos textos).

22

Marcó el aire
con sus dedos
/ y ella asintió /
oscuros juegos
para largas noches
radiantes ultrajes
/ al amanecer /
cuando la luz agota
el resplandor
del mediodía

Ahogás el polvo
en la garganta
y es la sed
quién vuelve
/ siempre /
a pedir por tu sangre.


33

Maldita
he aprendido
a jugar con los demonios
quemamos almas
en los patios
desperdiciamos vidas
celebramos funerales en mi cuerpo
/ tantos /
que ya no recuerdo...
¿cómo contar las buenas intenciones?
ahogadas de risa
los domingos en familia.


38

a Adriana Giacobbe

Proscripta está
la memoria
de los labios
muertos de muerte
/ sin coronas /
colores impíos
actos aprendidos
elecciones no tomadas
cedidas al temor
a la decisión
/ que alguien más tomará /
alguien a quién
agradecer y culpar
el inútil ofrecimiento
la asfixiante vanidad
de creer / poder / tomar
la vida con sus manos.


52

Donde hay de vos
hay de mí
donde hay tu aire
hay mi aire
donde hay tu sangre
hay mi sangre
y vino
y gloria
y ausencia / de presencias
que perdimos
/ los dos /
bajo la impávida calma
de la memoria.


66

Si no fui aquello que
debería haber sido

/ es /

porque errar
es mi mayor deleite
mi gran virtud

mi gozo y el tuyo.


72

a Paula Ceraldi

Los ojos del paraíso
se acercaron al alma mía

nos encontramos en la cocina

/ buscábamos libros / que explicarán
por qué penaban tanto las penas
por qué nos reíamos hasta las lágrimas
por qué deseábamos
dejar clavada la vida
en el paladar de los que amamos

las voces volvían a la cocina

los muertos que nunca habían muerto
hablaban por su boca y por la mía

el cansancio no pudo agotar la lengua
repetimos las historias de las manos
saciamos corazones y siestas
contamos cubiertos / doblamos manteles
planchábamos servilletas a la orilla del viento

nos rendíamos con la tarde
/ buscábamos álamos para contar estrellas /

jamás nos preocupó lo que sería
tanto como lo que había sido

nunca hubo un Dios en quien confiar
la piedad era para otros cristos / mas cristianos

un té caliente calmó los dolores del cuerpo
cuando el alma saltó vestida en llamas sobre la mesa
comprendimos el silencio / pero nunca las recetas /

ya no habría otra función el domingo
el día nos dejó / al borde del abismo /


82

Abandonamos la tarde
/ brillantes /
resplandecientes de dolor

El viento llevó los cuerpos
que nos acompañaban
lejos de las palabras.


88

El humo golpea tus anteojos
y en las paredes del bar
juegan las imágenes

/ lo que dejás ver / lo que ocultás /

y alrededor humo
y bocas
y alardes
y gritos
y soledad
y deseo
y cuentos / que nadie dirá /

Movimientos lentos
caminan vértigos
y cada cual atiende su juego.


95

El espanto saltó sobre la mesa
aturdido como la primera vez

no quedan rastros de las repeticiones
de las palabras de sus manos
ni aliento en su cuerpo
mudo de gritos
solo de ausencias
danzar en la fiebre del hastío
con zapatos nuevos

diluvia / siempre diluvia /
los días del sol

el cuerpo detrás del alma
/ asediado /
cantos fuera de la voz
mecen rondas vespertinas
/ los ayunos y el adiós / cada día /

La gloria llegará y tocará otros cuerpos
/ ígneos / tal vez más piadosos
tal vez más malditos

Inofensivos cuentos
cada tarde / se tejen en tus ojos

he venido al sur por el desierto

y las respuestas cambiaron
y cambiarán con las horas
/ los secretos serán los mismos /

tan parecidos a los que fuimos
ahora somos tan distintos.


101

La palabra olvidó su voz
en el desierto / cierto
de tu ausencia

Inmensa es la soledad
imposibles son los encuentros
que igual sucedieron.


107

El olor de la piel
recuperó el goce de tu cuerpo
lamiendo la alegría
de las equivocaciones posibles
libre de los actos heroicos
/ de los héroes vacuos /

los miedos andan sueltos
y llevás lilas los recuerdos
y sedientas las manos

deseando tomar el deseo
del deseo

/ inevitable / mágico /

Animal que pace en el tiempo
de las historias perdidas
en la inmensidad del delirio
/ y la fiesta /
de haber encontrado tus ojos en los míos

 
Saltarás

/ radiante /

con la vida en llamas
al abismo de tus sueños.


110

El espejo señaló la hora de las manos
los reflejos giraban alrededor

/ fuegos /
rondan las horas de la siesta

la sed busca la sombra
de los árboles más brillantes

los pies desnudos sobre el banco
las páginas revueltas
de los libros contra el pecho

/ prolongar / detener / asir /

la calma

aquel lugar perdido
en la ostentación de la memoria.


125

Cansancio de mí
bajo la calma de los vértigos

/ afuera /
la casa de los tormentos
muros pálidos desgranan rosas
en las sombras
/ feroz es, la imagen del silencio /

Sucia entre los limpios
/ blanca /
en la hora más oscura
esperaré el asalto de los instintos
de los que asesinan vidas en tu aliento

Dar la sangre
sabiendo que te irás
antes de partir
/ a otros brazos /

sostener el aire
refregado en los pulmones
buscando cada intersección
del deseo

asir / violar
la imaginación y el placer
de ver
girar locos los ojos
en tus dedos

las alegrías se han ido
por los pasillos

hay otros ecos en el hastío.


134

Al altar de tu pecho
me remito

al que esconde la pasión
irreverente
exhibiendo su dolor
sin pudor
sin un solo gesto
que pueda amparar la duda

a la eterna luz
capaz de cegar
con absoluta certeza
la claridad del día

a tus ojos
que guardan
en cada una de sus miradas
el mar desesperado y fugaz
  de mi alma.


144

a Nélida Etcheverry

Vago en el viento
vago en las penas de mis ojos
y en las voces de otras bocas
que murmuran sobre los actos
de este cuerpo

Vago cada noche entre los sueños de tus sueños
en el influjo infinito de la luz
buscando las sombras

vago en los cuerpos de los libros
al respirar sus implacables letras

vago en la hondura y la impotencia
de los actos fortuitos e irreparables
que rondan las voces
al desatar certezas

vago sin la protección de Dios
que me niega su presencia

vago quieta / a la deriva
agolpando vidas y muertes continuas

vago en el deseo pugnaz de destruir
/ la inercia /


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras